GDK – Capítulo 165

3

Capítulo 165: Una situación anormal dentro del hotel


Una débil fragancia llegó a la nariz y la boca de Han Shuo. Una fuerte sensación de atontamiento repentinamente lo asaltó y casi se desmayó.

Era algo bueno que la tenacidad de su cuerpo fuera mucho más fuerte que la de una persona común después de que la magia demoníaca hubiese reforjado su cuerpo. El yuan mágico tuvo un efecto aún más maravilloso. Su cuerpo comenzó a circularlo automáticamente en el momento en que se aturdió después de tomar en un soplo del olor de la débil esencia.

El demonio infante en su abdomen instantáneamente expulsó la fragancia de su cuerpo. La sensación de mareo en su cabeza también desapareció.

En ese momento, Han Shuo contenía el aliento y empezó a hacer circular el yuan mágico primero antes de tomar otro aliento de la fragancia. Cuando tomó el aliento, sus nervios inmensamente fuertes estaban mentalmente preparados y en el instante en que apareció el sentimiento de mareo, la sensación de querer desmayarse se volvió de fuerte a débil hasta que ya no se vio afectado por ella.

Ahora que estaba en el reino del verdadero demonio, su cuerpo físico había sido reforjado a una profundidad más allá de la imaginación normal e incluso esa fragancia fuerte y olorosa no era suficiente para afectarlo.

¡Oh no! ¡Me pregunto qué le ha pasado a Emily! Después de que su cuerpo perverso se acostumbrara a la fragancia, Han Shuo repentinamente recordó que Emily había estado en la habitación y empujó apresuradamente la puerta del armario.

Emily había estado dentro de la habitación, pero ahora no se encontraba en ninguna parte. No sabía a dónde había ido. Había rastros de que la habitación había sido revuelta, y juzgando por el nivel de desorden que se había hecho, alguien había estado allí.

La matriz de transportación de Han Shuo fue instalada dentro del armario y la ropa cubría los palos mágicos. Por lo tanto, incluso si alguien abría las puertas del armario, no serían capaces de discernir nada fuera de lo común sino inspeccionaban de cerca.

Cuando vio que alguien había pasado por la habitación y que Emily había desaparecido sin dejar rastro, Han Shuo inmediatamente comenzó a preocuparse. Ahora que planeaba salir de la habitación en busca de su colega del Manto Oscuro, de repente descubrió que todo sobre el hotel estaba un poco desordenado.

Alzó una esquina de la ventana para descubrir que ya era de noche. Sin embargo, mientras miraba a lo lejos, pudo ver que las habitaciones de la distancia estaban iluminadas. Esto significaba que no era demasiado tarde por la noche, pero todas las habitaciones dentro de ese hotel estaban envueltas en oscuridad. Había una débil luz que se emitía sólo de la habitación de Belinda mientras unas voces muy bajas participaban en una discusión venían de allí.

Cuando Han Shuo contuvo la respiración y se concentró, descubrió que había pequeños insectos voladores en el patio del hotel. Había docenas de ellos, y se extendieron volando en todas las habitaciones del hotel. Una niebla gris salía de sus colas, emitiendo la fragancia que casi había causado que Han Shuo se desmayara.

Arqueando su ceja, Han Shuo estaba casi seguro de que los eventos anormales dentro de la habitación tenían que ver con Belinda. Él abrió silenciosamente la puerta y sacó la túnica negra que los miembros del Manto Oscuro usaban durante las misiones. Llegó a la cima del tejado en la oscuridad y se deslizó lentamente hacia la habitación de Belinda.

Mientras lo hacía, Han Shuo utilizó hábilmente el yuan mágico para cubrir completamente los rastros de su presencia, ajustando sus latidos y respiración en una frecuencia muy difícil de detectar.

“Maestra Belinda, todos los huéspedes dentro de este hotel han sido reunidos en el salón de la suite”. Han Shuo oyó una voz baja hablar tan pronto como puso su oído al techo de la habitación de Belinda.

“Mm”. Belinda respondió a la ligera y pareció caminar hacia el vestíbulo.

Han Shuo movió cuidadosamente su cuerpo hacia el vestíbulo. Cuando llegó, extendió ligeramente un dedo y circuló el “Mystical Glacial Spellfire”. Una pequeña flama apareció en la punta de su dedo, quemando a través del denso material de madera en la parte superior y le permitió ver dentro.

Había más de diez personas totalmente desmayadas colocadas en el vestíbulo que era muy similar a la habitación en la que se encontraba Han Shuo. Emily estaba entre ellos, así como Chester, que había regresado de su misión de llevar a Lisa con Lawrence. La dueña del hotel Elaine, estaba entre esas personas, e incluso Candice y los otros miembros de la banda mercenaria Battlefire.

Aparte de la gente que Han Shuo conocía bien, también estaba el gran druida Caspian y la elfa Angelica. Han Shuo se topó con ambos en el Bosque Oscuro, pero los había encontrado por separado. Sólo supo que los dos estaban viajando juntos cuando vio a los dos allí.

No había nadie de interés particular en el resto de los huéspedes del hotel. Probablemente estaban allí para hacer negocios en la Ciudad Valen y no despertaron el interés de Han Shuo.

Las tres personas que habían estado siguiendo a Belinda estaban allí de pie respetuosamente, como subordinados esperando las órdenes de Belinda. Esto sorprendió bastante a Han Shuo ya que no había pensado que los tres que la seguían serían sus hombres.

Las delgadas cejas de Belinda se unieron fuertemente cuando ella llego al vestíbulo y barrió una mirada por encima de los que estaban debajo de ella. Ella dijo suavemente, “Sentí vibraciones del bastón de hueso numero 17 cuando llegué al hotel. Yo personalmente refine ese bastón de hueso blanco y se lo otorgué a Clarendon”.

“Sin embargo, la presencia del bastón se repente se desvaneció sin dejar rastro cuando llegué al final del pasillo. Parece que alguien de repente lo devolvió a su anillo espacial. Nadie ha salido del hotel desde que llegué, así que ese bastón de hueso blanco debe estar dentro de uno de sus anillos espaciales”.

“Maestra, ¿cómo debemos hacer esto?” El que parecía ser el más viejo de los tres hermanos preguntó dudoso.

Los ojos azules de Belinda miraron astutamente a las personas en el piso y señalo a Emily. “El bastón de hueso blanco debe estar con ella. Es la única con un anillo espacial”. Fuera de Emily, Candice, Caspian y Angelica, Candice siempre había estado con ellos, así que fue naturalmente descartada. Parecía que Caspian y Angelica habían llegado más tarde, por lo tanto, a los ojos de Belinda, Emily era la que tenía el bastón.

La persona que había hecho la pregunta se acercó a Emily después de las palabras de Belinda y le quitó su anillo espacial, entregándoselo respetuosamente a Belinda.

Cuando Belinda tomó el anillo espacial de Emily, lo tocó con los ojos cerrados durante un rato y dijo, “Ella coloco una barrera mágica dentro. Cárguenla y despiértenla”.

“Maestra, ¿Qué pasa con los demás?” Seguía siendo el más viejo de los tres quien hacia las preguntas.

Agitando su mano, Belinda dijo descuidadamente, “Lo mismo de siempre, maten a esos que no tienen valor”.

Han Shuo se puso inmediatamente nervioso al oír esas palabras. Aparte de Emily, Candice, Angelica y Caspian también estaban en el vestíbulo de abajo. Aunque Caspian no tenía ninguna relación con Han Shuo, él era amigo de Candice y de Angelica en diversos grados. No podía mirar como los mataban delante de él.

“¿No crees que vas a exagerar con tus acciones?”. Caspian, supuestamente en un profundo desmayo, repentinamente habló antes de que Han Shuo tomara acciones.

Caspian se levantó mientras hablaba y protegió a la pequeña elfa Angelica detrás de él.

Cuando Han Shuo notó esa anormalidad, inmediatamente se detuvo y continuó agazapado en el techo, observando lo que estaba sucediendo abajo.

“¿Eh? Todavía puedes permanecer consciente bajo los fuertes efectos de mi fragancia. Parece que el gran druida Caspian sí tiene algunas habilidades mágicas”. Belinda exclamó en voz baja, pero habló con calma.

“No me importa quién seas, pero tus métodos son muy desagradables para mí. Ignoraré el hecho de que nos hiciste daño antes si dejas que todos los que están aquí vayan, y yo te dejaré ir también”. Caspian miró a Belinda con desprecio y resopló.

“Fereeca, ustedes tres hermanos pueden aprovechar esto para ver qué clase de habilidades mágicas posee un gran druida de la divinidad de la naturaleza. ¡Mátenlo!” Belinda no desperdició ninguna tontería e inmediatamente agitó su mano, indicándole a los tres hermanos mataran Caspian.

Fereeca y sus hermanos repentinamente mostraron una mirada despiadada de intento asesino después de las instrucciones de Belinda y desenfundaron tres espadas largas, rodeando a el druida.

“¡No me culpes por lo que sucederá después, ya que no me escuchaste!” Caspian miró fijamente a los tres y sacó un extraño bastón viejo con la forma de una vieja raíz de su anillo espacial, planeando pelear contra los tres.

En ese momento, todos los insectos voladores dispersos en el pequeño hotel parecían ser convocados por algún poder y convergieron en la habitación de Belinda.

Al mismo tiempo, las gruesas ramas de un gran árbol al lado de la habitación de repente también parecían ser convocadas, enviando sus ramas nudosas en la habitación como serpientes flexibles.