GDK – Capítulo 1009

0

Capítulo 1009: Pidiendo que se marchen


“¿Qué deberíamos hacer?” Goron dijo con una expresión sombría. Los otros miembros de la casa también se volvieron solemnes.

“Desde que no podemos evitarlo, debemos prepararnos lo mejor que podamos”. Han Shuo sonrió de manera relajada. “Ya he hablado con los Dioses de la Oscuridad, Muerte y Destrucción. La Franja estará aliada con ellos”.

Esas palabras enviaron una ola de confusión a través del resto, quien no sabía cómo demonios se las arregló para alcanzar a los tres dioses con el epítome.

“¿Y aceptaste?” Stratholme dijo con una apariencia sorprendida.

Han Shuo asintió. “Fui personalmente al Dominio de la Oscuridad para encontrarme con Amon, Cratos y Nestor. Al momento de que la batalla de los dioses se extienda a través del Elysium, nuestras fuerzas se unirán con las suyas en contra de la alianza del lado del Dios de la Luz”.

Ellos no tenían idea de cómo o cuándo él había ido a ese dominio. Las noticias sobre el acuerdo con los otros tres Dioses Supremos con el Epítome fue lo suficientemente sorprendente para ellos. La mayoría de ellos ni siquiera conocían sus nombres verdaderos, pero creían en el poder de Han Shuo y estaban emocionados de que él se las arreglará para formar una alianza con ellos.

Para ellos, los Dioses Supremos con el Epítome eran los seres finales que se mantenían en la cima del pedestal. Nadie más en este universo puede posiblemente ir en su contra. Todo el mundo no era más que sirvientes inferiores ante los doce grandes.

Aparte de algunas élites o señores de la ciudad de los Doce Dominios Divinos, algunos pocos verdaderamente habían visto a los Dioses Supremos con el Epítome, por no mencionar el ser conscientes del verdadero alcance de sus poderes, por lo cual estaban anonadados de que Han Shuo hubiera alcanzado un acuerdo con tres de ellos.

Romon y Goron fueron impulsados por la batalla por llegar, difícilmente eran pacifistas. Después de vivir en paz en la Franja por tanto tiempo, comenzaron a sentirse un poco decaídos por la falta de acción.

“Antes de que eso pase, tenemos que reunir a todas nuestras fuerzas a lo largo de la Franja”. Giró hacia Stratholme, Ayermike y algunos otros que conocían de estrategia. “Le diré a Salas y Wasir que también reúnan sus fuerzas. Se unirán con nosotros. En cuanto al resto de ustedes, ve a la Exópolis para coordinar los pasos que seguiremos en adelante”.

Dada la poderosa conciencia de Han Shuo y las poderosas almas de Wasir y Salas, eran capaces de comunicarse con bastante facilidad a través de la telepatía. Ahora que él les narró brevemente la situación, dijo, “esta batalla tiene el potencial para lanzarnos a la fama. Debemos comenzar a almacenar los bienes de la Empresa Goldstone y la Perla Celestial para nuestras propias fuerzas”.

Actualmente, Han Shuo era el gobernante verdadero de la Franja, con Salas y Wasir operando a sus órdenes. Sin embargo, los trataba como sus aliados en lugar de como carne de cañón. Reuniría cualquier cosa que pudiera darle a sus aliados una ventaja, para asegurarse de que estaban completamente armados y preparados.

Los habitantes en el Pandemonio se movieron rápidamente para acatar sus órdenes. Los Cinco Zombis de Élite fueron a la Exópolis para comenzar a fortificarla. Con Andrina y Han Jin allí, deberían ser capaces de incrementar las capacidades defensivas de la ciudad sustancialmente.

En cuanto a qué estrategia adoptarían durante la batalla de los dioses, hubo muchas sugerencias. Después de que decidieron la forma general, Han Shuo les pidió a todos que se marcharan, pero Sanguis, Gilbert, Bollands, Phoebe, Emily, Fanny y Jasper se quedaron. Los primeros le preguntaron a Han Shuo sobre los aspectos de las artes demoníacas que todavía los confundían, mientras que las mujeres querían tener una conversación en privado con él.

Rose, viendo que ellos lo rodeaban como un rebaño, se sintió un poco decaída. Ella quería charlar con él, pero sintió un poco de vacilación debido a cómo había crecido la brecha entre ellos. Repentinamente, dio un paso al frente y dijo, “Bryan, me gustaría dejar la Franja por algún tiempo”.

Han Shuo estaba en medio de su explicación de las artes demoníacas a Bollands cuando se detuvo y giró hacia Rose. “¿Qué ocurre? ¿No eres feliz viviendo aquí?”

Las otras mujeres a su lado parecieron notar algo extraño y giraron para observarla, antes de girar de regreso hacia Han Shuo e intercambiar miradas entre ellas.

“Estos días, el Pandemonio está lleno de gente poderosa. Por no mencionar que estás aquí, así que nadie se atreverá a meterse contigo. Ya no tengo mucho uso aquí y he llegado a un cuello de botella, así que planeo viajar a los Doce Dominios Divinos para nuevas experiencias”. Incluso cuando ella dio esas razones de forma natural, evitando la mirada de las mujeres.

“La densidad de los elementos aquí es mucho más alta que en cualquier parte y hay muchos cultivadores avanzados aquí de los que puedes buscar guía. Siento que aquí mejoraras más rápidamente”, dijo Han Shuo. “Por no mencionar, estos son tiempos peligrosos. ¿Por qué tienes prisa por irte en este momento?”

Emily sonrió y repentinamente sujetó fuertemente el brazo de Rose y dijo, “es cierto, ¿por qué la prisa por irte? Realmente estamos agradecidos por lo que hiciste por nosotros en el Dominio de la Oscuridad. Habríamos estado en muchos problemas de no haber sido por ti. Más tarde, hemos estado muy ocupados con la cultivación, así que realmente no hemos tenido tiempo para pasar juntos. Siempre podemos recuperar el tiempo más tarde”.

Rose se sintió un poco intranquila con Emily siendo tan íntima con ella, sin embargo. No sabía cómo reaccionar, ya que se sentía un poco conmovida.

En cuanto a Phoebe, Fanny y Jasper, inicialmente se sorprendieron por sus acciones, aunque reaccionaron rápidamente y se acercaron para convencer a Rose para que se quedara, llevando sonrisas brillantes en sus rostros. Ya fuera por sus razones para convencerla o sus repentinas muestras de camaradería, al final Rose aceptó quedarse sin perseguir más el asunto. Han Shuo sonrió sutilmente mientras escuchaba la conversación.