GDK – Capítulo 1008

0

Capítulo 1008: Llamados


Decir que Rose estaba emocionada sería subestimarlo severamente. Completamente inconsciente de que tan diferente estaba actuando, salió apresuradamente, dejando a Romon viéndola estupefacto. Después de un buen tiempo, algo se le ocurrió mientras miraba el camino al subterráneo. “Creo que él es el único en el Pandemonio que es capaz de enviar mensajes directos con su alma…”

No era alguien nuevo en el Pandemonio y más o menos sabía que tan poderoso era Han Shuo. Incluso desde que el último asesino a Gyál hace más de una década, todo el mundo en el Pandemonio conocía su verdadera fuerza. A través de los años, Romon había visto a los Cinco Zombis de Élite aparentemente comunicándose telepáticamente, así que no estaba muy sorprendido de ver que Rose estaba repentinamente hablando sola antes de salir corriendo.

De pronto, él también escuchó algo en su mente. “Debes venir con nosotros al centro del palacio subterráneo”. Sobresaltado, miró alrededor por un tiempo antes de entender lo que estaba ocurriendo.

“Ummm… ¿Me necesitas para algo?” preguntó después de tartamudear un poco para aprender cómo responder telepáticamente.

“Tenemos que hablar sobre la batalla de los dioses”.

Romon no preguntó mucho y siguió el camino, preguntándose cómo Han Shuo podía hablar a través de su mente de esa manera, transmitiendo mensajes directamente a su alma.

Luego repentinamente se le ocurrió – si hubiera sido un ataque hostil en lugar de un mensaje benigno hacia el centro de su alma, ¿eso no significaría una muerte instantánea? ¿Tendría siquiera el tiempo para reaccionar? Esos pensamientos hicieron que su miedo creciera un poco. Repentinamente entendió que Han Shuo podría asesinarlo sin atacarlo directamente. Cualquiera dentro del rango de sus sentidos no sería capaz de escapar a menos que tuviera alguna manera de defenderse en contra de un ataque sin forma al alma.

Romon sentía que la mayoría de las personas en el Pandemonio no serían capaces de poseer algo así, por no decir él mismo. El reciente progreso de Han Shuo hacia el Reino del Diablo le había dado incluso más poderes místicos, tales como ser capaz de invadir la mente de cualquiera en la Franja y dar un golpe fatal al alma de cualquier forma de vida de manera remota. Cualquiera que él pudiera sentir no sería capaz de evitar ese ataque, así que podría acabar fácilmente con la vida de cualquiera que deseara sin siquiera levantar un dedo.

La excitación de Rose decayó significativamente cuando vio que Sanguis, los Cinco Zombis de Élite, Phoebe y Emily estaban allí. Ella pensó que él le estaba pidiendo que pasará algún tiempo a solas con ella, pero era claro que no sería el caso. Pronto, incluso más personas importantes en el Pandemonio se les unieron, incluyendo a Stratholme, Ayermike y otros miembros núcleo de la Casa Han. En esos días todos ellos estaban haciendo rápidos progresos en sus cultivaciones.

En los años pasados, habían estado entrenando duramente en el Pandemonio, que contenía decenas de veces más energía elemental comparada con la mayoría de lugares. Con el apoyo de los orbes arcanos que Han Shuo les proporcionó así como también las increíbles pociones de crecimiento, incluso el más bajo de los plebeyos podría experimentar un rápido crecimiento, sin mencionar a los miembros élite de la Casa Han.

Comenzaron a preguntarse por qué los llamaron para reunirse sin que Han Shuo diera muchas explicaciones, mientras se ponían al corriente sobre los eventos recientes, habiendo estado cultivando por su cuenta durante un tiempo. Sin embargo, tenían la impresión de que Han Shuo definitivamente tenía algo importante que anunciar. Mientras su anticipación se alzaba hasta su pico, el espacio en el amplio salón pareció doblarse por un momento antes de que Han Shuo apareciera en un destello de luz.

Sonrió y aclaró su garganta para romper el silencio. Todo el mundo inmediatamente se tranquilizó y lo observaron en blanco por un momento antes de que lo saludaran. Sanguis, los Cinco Zombis de Élite, Phoebe y Emily incluso se quejaron por no haberlo visto por un largo tiempo.

Haciéndoles gestos para que guardaran silencio, sonrió y dijo, “tomemos asiento y tengamos una charla”.

Había muchas sillas de roca de varios tamaños en el salón. Una vez que todos tomaron asiento, comenzaron, “les pedí a todos que vinieran aquí para decirles esto, incluso aunque dije que no estaríamos participando en la batalla de los dioses, me temo que no tenemos opción en este asunto. Desde que no podemos prevenirlo, debemos comenzar a prepararnos”.

La expresión de todos se volvió solemne cuando escucharon las noticias. Todos escucharon en silencio sin atreverse a interrumpir. Mientras la batalla actual sólo involucraba pequeñas escaramuzas entre seis dominios, estas incrementarían su escala con el tiempo. Las recurrentes batallas de los dioses siempre terminaban con grandes pérdidas, así que la perspectiva de luchar era sin duda preocupante.

“La batalla en esta ocasión quizás será más sangrienta que las anteriores. Aparte de los Dominios de la Muerte, Destrucción, Vida, Luz, Oscuridad y Agua, los otros dominios también se unirán. Habrá pérdidas”.

“¿Incluso los Dominios del Espacio y Destino no serán la excepción?” Preguntó Goron con asombro. Como un nativo del Elysium, había escuchado sobre esas batallas muy a menudo. Hasta donde él sabía, los Dominios del Espacio y el Destino siempre habían sido neutrales en las batallas de los dioses. Mientras el Dominio del Espacio guiaría las cosas en ciertas direcciones desde las sombras, nunca había escuchado sobre el Dominio del Destino involucrándose en algo más fuera de la mediación.

Asintiendo, Han Shuo dijo, “¡es correcto, nadie será capaz de escapar! ¡Esta batalla será mucho más sangrienta que cualquier otra que haya ocurrido!”