GDK – Capítulo 1007

0

Capítulo 1007: Él pidió verme


Han Shuo y Donna no se quedaron en el Valle del Aullido del Viento por mucho tiempo. Después de haber estado charlando con Han Hao y se dio cuenta de que tan diferente era su Epítome del de los Doce Dioses Supremos, ya no se preocupó y dejó que su hijo explorara su poder tanto como quisiera.

Él y Donna no regresaron a la Franja de inmediato. En su lugar, tomaron su tiempo y viajaron tranquilamente de acuerdo con el deseo de ella. Aparte de no ser capaz de mezclar todas las energías, él no tenía mucho por lo que preocuparse. Mientras no pudiera encontrar la manera de unir las trece energías, no había progreso que pudiera hacerse. Desde que su cuerpo principal estaba haciendo progresos rápidos en la Franja, a él no le importaba gastar tiempo con Donna utilizando sus encarnaciones.

Como no podían intimar mucho gracias a la constitución única de sus encarnaciones, Donna se sentía bastante afortunada por la oportunidad de estar a su lado todo ese tiempo. Siendo capaz de dar paseos casuales con sus manos en las suyas era una bendición que le había sido negada desde hace mucho.

En los muchos años que Han Shuo había pasado en el Elysium, sólo había visitado los Dominios de la Oscuridad, Muerte y Espacio, aparte de la Franja. En cuanto al resto de los dominios, nunca había puesto un pie en esos lugares. Mientras que había obtenido la información sobre ellos, verdaderamente nunca había experimentado nada allí.

Ahora, tenía un amplio tiempo y la batalla de los dioses no era tan devastadora como imagino anteriormente, involucrando sólo a los Dominios de la Muerte, Destrucción, Vida y Agua. Los restantes todavía no habían comenzado a pelear y aquellos que lo hacían todavía no iban con todo.

Todavía era difícil decir cuándo podría acabar la batalla y cuándo se abriría Aethernia. Por no mencionar que incluso si terminaba pronto, sería imposible para Han Shuo abrir las puertas de Aethernia mientras su cuerpo principal no alcanzara todavía el Reino del Diablo.

Con su tiempo libre recién encontrado, decidió que viajaría a través de los doce dominios junto a Donna. Mientras tanto, su cuerpo principal continuaba utilizando el poder generado por la formación para hacer una metamorfosis a una nueva forma.

Dentro de un silencioso patio en el Pandemonio, Rose estaba sentada tranquilamente en un banco de piedra, dejando que su largo cabello plateado colgara por su cabeza como una cascada. Observaba en silencio las diversas plantas y decoraciones en el patio. Repentinamente, alguien entró en el patio, destruyendo la serenidad que había antes.

Rose giró y vio que Romon se acercaba a ella. Observando su cuerpo metálico único, ella arrugó sus cejas. “Romon, ¿por qué has venido? Tu cuerpo parece haber cambiado de alguna manera”.

Él rio y dijo, “cuando fui a visitar a Han Jin, Andrina también estaba en ese lugar. Quería preguntarle sobre algo, pero no pensé que me darían una paliza sin ninguna razón. Luego, mi cuerpo se sintió increíble después de la pelea. ¡Es como si hubiera entrado en un nuevo reino! ¡Quiero que ellos me golpeen todos los días!”

Rose fue tomada por sorpresa hasta que recordó que Han Jin y Andrina usaban energías únicas con las que Romon podría beneficiarse de alguna manera. “Tu reino es un poco extraño. ¿Sabes en qué etapa se encuentra tu poder actualmente?”

“Realmente no conozco las etapas de mi cultivación, pero, jeje, trate de probarlo – al asustar a Salas. No sabía que era yo y fue bastante duro conmigo. Después de tomar su ataque de rayo, noté que realmente no lastimo mucho mi cuerpo. De hecho, me recuperé completamente después de algunos días”, dijo alegremente.

Acariciando su cabello, Rose respondió, “¡Salas es un dios supremo! ¡Si su ataque con todo su poder no te lastimo, ahora debes ser realmente poderoso!”

“¡Jajaja! ¿Piensas que eso es impresionante? Después de eso, peleé de nuevo con él y su rayo ya no fue efectivo en mi contra. Esto sólo hizo que mi alma se adormeciera un poco. Incluso él se sorprendió por esto. Realmente no sé cómo lo hizo Bryan y cómo fue capaz de modificar mi cuerpo para hacer que esto ocurriera”.

Después de vacilar un poco, Romon dijo alegre, “gracias a dios le pediste a Lord Bryan para que me buscara en aquel entonces. De lo contrario, todavía estaría acechando en ese pantano, sin alcanzar donde estoy ahora incluso después de miles de años”.

Después de escuchar que se mencionaba a Han Shuo, Rose pareció un poco deprimida. “Yo no lo he visto por años, desde que fue bajo el suelo. Incluso aunque ahora soy una diosa alta en la etapa terminal, él sin duda es mucho más poderoso que yo de lo que solía ser.

Sonaba un poco agria en ese asunto. En aquel entonces cuando llegó por primera vez a la Montaña del Demonio, él no pudo resistirla y tuvo que escapar. Diez años después, finalmente, se las arregló para derrotarla y convertirla en su sirvienta. Y ahora, él se encontraba en el nivel de los Dioses Supremos con el Epítome. Ellos se estaban alejando más y más.

En aquel entonces cuando estaban en el Dominio de la Oscuridad, él a menudo pasaba tiempo con Rose, ya que era la única diosa alta a su alrededor. Pensando en la ocasión que azotaron Ciudad Hushveil y crearon un infierno para Hofs, así como su viaje a la Franja, hacia que ella se sintiera nostálgica.

Hoy en día, Han Shuo desde hace mucho había acabado con los enemigos de Rose e incluso se las arregló para gobernar sobre la caótica Franja. Sus temerarias promesas hacia ella en aquel entonces, ahora eran una realidad. Pero cuando ella recordaba que tan distantes eran ahora, se arrepentía incluso de haber ido a la Franja junto a él. Quizás la brecha entre ellos no sería tan ancha si él no fuera tan poderoso. Ella no podía evitar encontrarse a sí misma observando el suelo, preguntándose qué estaba haciendo allá abajo.

“Rose, ven aquí”, dijo una voz en lo profundo de su mente. Aturdida, ella reconoció que era Han Shuo y no sabía qué hacer.

“¿Qué ocurre?” Preguntó Romon cuando vio que se quedaba en blanco.

“¡Él pidió verme! ¡Lo acaba de hacer!” Ella no pudo contener sus sentimientos mientras se apresuraba al camino que conducía al subterráneo, dejando a Romon de pie en ese lugar, sorprendido y confundido.