GDK – Capítulo 1003

0

Capítulo 1003: ¿Ella?


“¿Por qué me cuentas de la relación entre el mar de la fe y el Epítome? ¿Y qué tiene que ver la batalla de los dioses con la apertura de Aethernia?” Preguntó Han Shuo.

“Solo quería que supieras que quienes se encuentran en la cima del Elysium no son irreemplazables y que están atados por el Epítome”, dijo Amon.

“Al igual que obtenemos la fe de nuestros creyentes, alguien más recibe adoración de nosotros. ¡Una enorme parte de la fe que recibimos es canalizada por el Epítome hacia la Madre de Todo!” Nestor dijo con una apariencia sería. “Resumiendo, nosotros los Dioses Supremos con el Epítome somos simplemente esclavos de la Madre de Todo. A través de nosotros, ella monopoliza la fe de toda la vida y en el momento en que ya no somos capaces de generar suficiente fe para ella, seremos reemplazados”.

Después de decir eso, Amon y Cratos se ensombrecieron. Han Shuo abrió ampliamente sus ojos al descubrir eso. Al parecer el ser un Dios Supremo con el Epítome no era tan asombroso después de todo. La Madre de Todo que creó el mundo tenía un estrecho lazo sobre ellos y los utilizaba para cosechar el poder de la fe para ella. Mientras los Doce Dioses Supremos con el Epítome parecían impresionantes y poderosos, eso era solamente un beneficio colateral. Incluso parecían supremos para la mayoría y podían utilizar el Epítome, estaban encadenados por una obligación que no pidieron.

“¿Por qué se atreven a discutir esto conmigo?” Han Shuo pregunto después de pensar un poco, “lo hacen parecer como si no fueran capaces de escapar del agarre de la Madre de Todo sin importar que. ¿Qué pasa si ella descubre esto?”

Cratos sonrió y tomó una respiración profunda. “La situación ha cambiado. Hace muchos años, un ser realmente poderoso llegó a través de una grieta entre dos universos. Nosotros los Dioses Supremos con el Epítome y la Madre de Todo sentimos el aterrador poder de esa persona. Tú deberías saber de quién estoy hablando”.

Han Shuo sabía que ellos estaban hablando sobre Gu Tian Xie el Glorioso Señor Demonio. Como el poder de Han Shuo creció, llegó a entender verdaderamente qué tan poderoso era en realidad. Incluso podía asegurar que él no debería temer a los Dioses Supremos con el Epítome una vez que su ascensión al Reino del Diablo se completará, así que el Glorioso Señor Demonio, quien era un reino más alto, estaba seguro de que casi no tenía rivales en este universo. Sólo la Madre de Todo podría lastimarlo.

“Sé quién. Continúa”, dijo Han Shuo y pidió que continuara.

“Él irrumpió a través de las barricadas entre los dos universos. Justo después, la Madre de Todo nos ordenó unirnos a ella y acabar con esa persona antes de que pudiera recuperarse. Debe ser difícil para ti imaginarlo, pero esa batalla fue tan destructiva que muchos planos menores fueron completamente aniquilados. Nosotros doce sólo no las arreglamos para hacer que retrocediera mientras la Madre de Todo era la única que verdaderamente podía darle golpes finales.

“Después de muchos años, todavía recuerdo que tan angustiado me sentí cuando combatí con esa persona. No creo que nadie aparte de la Madre de Todo pudiera ser tan poderoso hasta el punto de ser capaz de destruir todo un plano con un solo gesto. ¡Está más allá de lo aterrador!” Dijo Cratos con un largo suspiro.

Era la primera vez que Han Shuo escuchaba a alguien más describir el poder de Gu Tian Xie. Siendo capaz de acabar todo un plano y hacerlo sonar tan fácil, en verdad no era una broma. En aquel entonces cuando él recibió por primera vez las memorias contenidas en las artes demoníacas, tenía dudas sobre si en realidad podría cambiar los terrenos con tanta facilidad, pero ahora sabía que incluso eso no era una completa muestra de su poder.

“Él fue completamente exterminado”, dijo Han Shuo en voz baja.

Amon y el resto no pensaban en absoluto que Gu Tian Xie hubiera perdido por ser débil. Intercambiaron miradas de dolor. Cratos continuó, “él no peleó debido a que era más débil que la Madre de Todo. Fue probablemente debido al hecho de que había gastado mucha energía rasgando a través de los universos, antes de la pelea. Si no hubiera hecho eso, habría sido difícil decir quién ganaría. Incluso así, la Madre de Todo resultó fuertemente herida por la pelea”.

El rostro de Amon se volvió más helado cuando añadió, “en ese momento, la Madre de Todo causó que nuestros Epítomes salieran de control. Nuestras almas y Epítomes volaron hacia ella. Durante ese momento, sentimos claramente que el poder de la fe y la energía divina que reunimos a lo largo de eones fluía rápidamente hacia ella mientras se recuperaba rápidamente”.

“De no haber sido por el artefacto divino de esa persona que liberó un último ataque antes de marcharse, nosotros doce habríamos perdido nuestras almas y Epítomes. Habríamos perecido completamente por el bien de su resurrección. Fue entonces cuando repentinamente nos dimos cuenta de que ella nos había estado usando todo ese tiempo. ¡Podríamos ser masacrados por ella en cualquier momento!”

“¡Gracias a esa persona, finalmente, supimos a donde pertenecíamos realmente!” Dijo Cratos. “El ataque final que desató esa persona hirió a la Madre de Todo incluso más, mientras que nosotros inicialmente leales comenzamos a vacilar.

Dijo Amon, “ella sabía mejor que nadie que ya estábamos pensando traicionarla, así que utilizó su último poder para entrar en Aethernia. Antes de sellar la entrada, dijo que ni siquiera todas las energías en este universo combinadas serían capaces de abrir Aethernia. También dijo que recuperaría todo lo que nos había dado cuando volviera a despertar. Naturalmente, no estaba hablando solamente de los Epítomes, sino también de nuestras vidas”.

“Tenía la absoluta certeza de que el ser de otro universo no sobreviviría incluso después de su escape debido a las energías que permanecían en su cuerpo”, dijo Cratos. “Y eso de hecho era verdad. Esa persona terminó pereciendo al final. ¡Lo que no predijo, sin embargo, fue cómo utilizo un último recurso antes de perecer para arrastrar tu alma aquí desde otro universo! Supimos sobre ti por la Diosa del Destino después de que ocurrió. Sólo pudimos estar seguros de que cultivaban la energía de esa persona después de que llegaste al Elysium. Como el Epítome se ha fusionado en nuestras almas, somos incapaces de cultivar otra energía aparte de la nuestra, así que pusimos nuestras esperanzas en ti. ¡Queremos que tú abras Aethernia una vez más!”

Esto era enormemente asombroso para Han Shuo. Sólo había aprendido sobre lo que ocurrió verdaderamente en aquel entonces y por qué Gu Tian Xie había tenido una lucha en contra de la Madre de Todo. Ella había estado recuperándose en su retiro privado todo ese tiempo y saldría de Aethernia una vez que ella sintiera que su poder se había recuperado lo suficiente. Luego, iría a ocuparse de los Doce Dioses Supremos, quienes seguramente no serían capaces de dormir bien por la noche sabiendo que el destino eventualmente los atraparía.

“¿Así que están diciendo que debemos irrumpir en Aethernia y asesinarla antes de que se recupere?” Dijo Han Shuo después de pensar un tiempo.

Cratos asintió sin ninguna intención de ocultarlo. “Es correcto. No tenemos opción. Una vez que se recupere hasta cierto punto, reclamara nuestros Epítomes junto con nuestras almas. Hemos sido sus marionetas por incontables eones y le dimos la mayoría del poder de la fe que recibimos, aun así ella quiere matarnos. No hay manera en que caigamos sin pelear”.

“Si esa persona no se hubiera mostrado, no habríamos sido capaces de hacer algo incluso si descubríamos que ella nos había estado criando como cerdos para el matadero. Su poder excede por mucho al nuestro e incluso nosotros doce trabajando juntos no seriamos capaces de lastimarla. Afortunadamente, esa persona nos dio una última esperanza y sus pesadas heridas nos permitirán tomar algo de iniciativa” dijo Amon.

Han Shuo miró de cerca a los tres y dijo, “suena como si no solo quisieran matarla. ¿Hay algo que deseen del interior de Aethernia?”

Los ojos de Amon, Cratos y Nestor brillaron, pero no respondieron, pero eso fue suficiente para que Han Shuo confirmara la existencia de semejante cosa. El hecho de que los Dioses Supremos con el Epítome como ellos mostrarán emociones involuntariamente al mencionar esa cosa, significaba que era tan impresionante que incluso sacudió su estado mental por un segundo.

Desde que parecía que no tenían la intención de revelarlo, Han Shuo no presionó. Ese asunto estaba un poco fuera de lugar y sólo podía preguntar sobre ello antes de que realmente partieran a Aethernia.

“Incluso después de saber un poco más sobre Aethernia, todavía no sé por qué iniciaron la batalla de los dioses tan pronto”, dijo Han Shuo.

“Sentimos que últimamente los Epítomes han estado demandando más y más fe y se están saliendo de control. Incluso aunque somos incapaces de sentir su presencia, al parecer su control sobre nuestros Epítomes sólo se ha incrementado con el tiempo. No hay mucho que podamos hacer sobre esto incluso si lo intentamos, así que significa que la Madre de Todo emergerá pronto de Aethernia”, dijo Amon con una apariencia sombría. “La batalla de los dioses es también la clave para abrir Aethernia, con eso, si ella va a emerger, tenemos que apresurarnos para mantener la ventaja.

Han Shuo sintió un poco de lástima por ellos. Le temían demasiado a la Madre de Todo. También está un poco asombrado al escuchar sobre su eventual resurgimiento. Como él representaba una enorme amenaza para ella, quizás se daría el caso en que sería el primero con quien ella lidiará en lugar con los Doce Dioses Supremos.