ELCL – Cap. 06

1

Capítulo 06: Trabajo

«¡Señor! Nosotros, los demirams, hemos estado criando cabras generación tras generación. Ese día, después de gastar mucho esfuerzo, finalmente encontramos un pastizal fértil. ¡¡Pero cuando estábamos aflojando las restricciones sobre nuestros queridos, llegaron los demonios!!»

«¡Eso es correcto! Se robaron nuestros queridos e incluso trataron de llevarse nuestras posesiones. Mire, incluso dijeron que eran agentes de la ley. ¿Dónde diablos encuentras a un policía tan ladrón?»

Frente a mí había un grupo de demirams indignados. Estos hombres bestia bajos y diminutos eran conocidos por ser astutos y molestamente locuaces. En este momento, las lágrimas corrían por sus mejillas y sus caras gritaban de indignación, era como si hubieran encontrado una gran injusticia.

«¡Mi Señor, debe reparar nuestros agravios! Toda nuestra fortuna ha sido robada por esos demonios».

«¡Tiene razón! Mi pobre pequeña Sia. Tenía apenas 2 meses, ni siquiera había pasado la edad de amamantar. Sin embargo, los demonios le quitaron a su madre. ¿¡Cómo se puede permitir esto!?»

«Cuando sopla el viento del sur, la nieve flota por lo largo. Nuestra cabra todavía es muy joven, pero ese lobo desalmado vino a nuestra casa y…»

Había visto muchas personas lastimosas en la corte, pero ver a los demirams reunidos en un grupo, llorar y lamentarse juntos, no era algo que pudiera ver todos los días. Como se esperaba de los demirams artísticos, incluso comenzaron a organizar un musical sobre sus agravios.

Inicialmente, todavía estaba bastante conmovido, pero después de verlo durante medio día, me di cuenta de que sus estándares eran regulares y sus líneas eran repetitivas. Perdí mi interés, bostecé y comencé a anunciar mi veredicto.

«Los agentes del orden público no son culpables de negligencia. La tribu demiram Camusi  puede recuperar a sus cabras bajo custodia después de pagar sus multas. Este es mi veredicto final. Los demandantes no pueden presentar ninguna apelación».

«¡¡Mi señor!!»

«¡¡Esto es injusto!!»

En el puesto del acusado, el vicecapitán de la Seguridad del Pueblo, Yawen, dejó escapar un suspiro de alivio. Los demandantes todavía estaban ocupados lamentando al cielo por el veredicto, pero me negué a ceder ante mi postura.

«Policía de la corte, sáquenlos. Siguiente».

«¡Funcionarios corruptos son rampantes, nuestro sistema de justicia no es para nada justo! ¡El juez tonto se pone de parte de los malvados oficiales!»

Sigh, siempre terminaba así. Sin embargo, me sentí un poco disgustado por haber sido llamado juez tonto.

«¡Calumnia intencional contra el juez! Te condeno con una multa de 10 monedas de oro. En una nota al margen, la próxima vez que sueltes tu ganado en la vegetación de la ciudad, tu ganado será confiscado directamente».

Si bien tenían los derechos para criar su ganado, habían usado los propios pastizales de la ciudad Montaña Azufre para ganadería. Ya no era un problema de libertad personal, sino más bien de daños a la propiedad pública.

Solo en los últimos 6 meses, habíamos gastado unos cientos de miles en los pastizales y jardines dañados, y esto solo estaba calculando el costo de los recursos y la mano de obra necesarios para la operación. Por otro lado, lo que los demirams salvaron fueron solo unos pocos cientos de monedas de oro para arreglar el pastizal.

Esta vez, la especialidad de los demirams de argumentar la bondad desde los males había funcionado contra ellos mismos. De hecho, trataron de demandar a la Seguridad del Pueblo por negligencia en la aplicación de las leyes; sin duda deben tomarme por tonto.

«Correcto, el que dijo que yo era un juez tonto hace un momento, ve al centro comunitario y te ofrecerás como voluntario durante 2 meses de trabajo sin paga. Cualquiera que agregue más basura terminará igual que él. La próxima vez, ve al mercado para comprar pasto o a un rancho fuera de la ciudad. Si continúas la ganadería a tu gusto, tu tribu entera será expulsada de la Ciudad Montaña Azufre».

Hacia los intrigantes pero perezosos demirams, tomar una siesta mientras sacaban las cabras para la cría en granjas ya era un trabajo extremadamente agotador para ellos.

Hacer que funcionen como las otras razas podría considerarse un castigo severo, y para los codiciosos que hagan el trabajo voluntario gratuito para otros era definitivamente un castigo más severo que la pena de muerte.

Cuanto más hablas, más duro te castigan. Al instante, el llanto y el canto se detuvieron mientras se alineaban ordenadamente para salir del Tribunal.

Por lo tanto, asentí con la cabeza, satisfecho.

«¡Siguiente!»

Miré los archivos del caso para la próxima audiencia, pero mientras miraba al sonriente acusado, no pude evitar fruncir el ceño. No es de extrañar que los otros jueces me dejaran este caso. No era un caso fácil de abordar en absoluto.

«Demandado, Beifeng Herault, Cazador Dracónico. Acusado de secuestro y acciones sexuales inapropiadas».

La evidencia sobre este tipo era suficiente, y el hombre mismo había confesado el acto, pero este caso aún me dejó con un dolor de cabeza dividido.

Sus métodos pueden estar sucios, pero el Cazador Beifeng acaba de completar el sueño de los cazadores al lograr capturar a un druida como mascota. Sin embargo, después de que tuvo éxito, cometió actos obscenos con su ‘mascota’ en público en numerosas ocasiones. Además, a veces el druida se transformaba en un oso, a veces una pantera, a veces un pájaro; era solo que no había una sola vez que lo hicieran en forma humana… Además, el druida era macho, y Beifeng era un macho también…

«¡Demasiado sucio! ¡Demasiado repugnante! Esto afecta gravemente los valores sociales y la cultura de toda la Ciudad Montaña Azufre Le ruego que someta a este homosexual con un fetiche de bestias a la pena de muerte bajo el argumento de ‘corregir los valores sociales de la ciudad’.» El fiscal gnomo en el asiento del demandante habló apasionadamente. Este caso había sido llevado desde el nivel del suelo al Juez Supremo, y ahora era el período crítico para impulsarlo.

«Debemos prestar atención a la identidad del acusado. En sus ojos, ‘ser parejas de las bestias’ es una tradición y una cosa natural que hacer. Los ciudadanos de la ciudad Montaña Azufre siempre se han enorgullecido de aceptar la cultura y las tradiciones El principio básico de nuestro códice establece que solo podemos castigar a aquellos que han pisado las leyes y en nuestro códice, ¿está prohibido el acto de participar en actividades sexuales con bestias salvajes? Como no está prohibido, entonces no es un crimen. Por lo tanto, no se lo puede señalar como culpable y más aún, ¡no se puede castigar!

Al leer sus interpretaciones sobre el códice, el Abogado Defensor de los Elfos, Krose, logró ganar esa ronda, a pesar de su aspecto de desprecio y asco hacia su cliente.

A los ojos de los elfos que respetaban la naturaleza, el comportamiento del Cazador Beifeng debería haber justificado su muerte miles de veces, pero en el tribunal no podía poner en peligro su profesionalismo como abogado por sus logros personales.

Justo como Krose mencionó, debido a la falta de una ley que dictamine que sus acciones fueran un crimen, los fiscales ni siquiera pudieron nombrar el nombre exacto de su crimen, mucho menos determinar el castigo que debería recibir.

«¡Qué códice de la ley prohibiría un crimen tan repugnante como la bestialidad! Si este bastardo resulta ser inocente, ¿cómo podemos continuar defendiendo la dignidad y la equidad de la ley?»

Al escuchar eso, el fiscal gnomo se llenó de furia. Aunque llevaba una máscara de plata que cubría sus expresiones faciales, por su tono de voz furioso y las venas que salían de la máscara, parecía estar a punto de explotar.

Pero esto era de esperar. Para este caso, gastó grandes esfuerzos y fue a la corte dos veces. Ahora que estaban frente al Juez Supremo, él estaba aún más decidido que nunca a no permitir que ese pervertido escapara de las garras de la justicia.

Miré la cara de lagarto del pervertido y él me miró. Su rostro estaba tranquilo, ni una sola señal de inseguridad o contención que normalmente tendría un acusado.

Además, mi túnica semi divina estaba todavía en su modo activado. Para exhibir tanta calma bajo la presión de un equipo de rango divino, solo podía demostrar que realmente creía que era inocente y que su corazón estaba libre de culpa. Por lo tanto, el equipo se volvió ineficaz.

«Cultura diferente no, los otros draconianos no comparten el mismo pasatiempo que él. Probablemente tenga conocimiento de la ley o haya sido informado de ello, haciéndole consciente del hecho de que no podemos juzgarlo culpable. Como se esperaba, siempre hay crímenes interesantes en un mundo exterior».

«¡Hoho! ¿Entonces puedo volver ahora? Mi mascota todavía está esperando para ser alimentada».

Cuando comencé a reír, ese draconiano comenzó a reírse conmigo.

Esa expresión y risa aparentemente calmada fue una especie de desafío para mí, y me llamó la atención.

«¡Bam!»

El mazo cayó y decidí.

«Declarado inocente, el acusado debe ser liberado».

El códice no declaró que tal acto era ilegal, y dado que las leyes que escribí tenían una escapatoria en ellas, admití la derrota esta ronda.

Al oír esto, Beifeng Herault dejó escapar una risa sincera, pero su sonrisa estaba llena de alegría.

«Por supuesto, el sistema judicial de la Ciudad Montaña Azufre es el más justo del mundo».

Pero…

«Fiscal Lowe, no se enoje. Debió haber sabido antes que, como no se considera delito en el códice, no puedo juzgarlo culpable».

Lowe lo sabía, y era porque era consciente de eso y estaba tan furioso. Permitir a un pecador escapar de los alcances de la justicia era tan bueno como un insulto al Tribunal Supremo y al sistema judicial mismo.

«Pero, mi señor…»

«¿Terminó de prepararse para la reunión de redacción de leyes en el Salón de Legislación la próxima semana?»

«¡¿Hmm?! ¡Oh, lo entiendo!»

Debido a mi repentina pregunta aparentemente sin relación, Lowe se quedó atónito brevemente antes de darse cuenta y una sonrisa se dibujó en su rostro.

Como Tribunal Supremo, no solo éramos una organización que se ocupaba de juzgar criminales. Entre los 4 salones subordinados, el Salón de Legislación era responsable de redactar nuevas leyes. El Tribunal Supremo, además de llevar a cabo la inspección final, tenía la autoridad para crear nuevas leyes y definir su entendimiento legal.

«Sip, dado que nuestro amigo Herault aquí nos ha ayudado a encontrar una laguna en nuestra legislación, entonces vamos a llenarla. Krose, cuando la nueva ley sea efectiva, envíe algunos civiles para hablar con frecuencia con nuestro amigo para traerlo aquí pronto. Después de todo, tenemos que darle las gracias a él».

Estas palabras no parecieron haber pasado inadvertidas para Beifeng Herault. En este instante, su rostro se fortaleció, como si imaginara el momento en que sería atrapado y enviado aquí de nuevo.

¿En cuanto a decidir no volver a hacer un acto tan repugnante en el futuro? Desde el principio, para él, que consideraba ‘pisar animales’ como la mayor alegría de la vida, nunca fue una opción.

Al escuchar esto, incluso el abogado del acusado Krose se llenó de alegría y alivio.

«Sí, mi señor. Iré a manejarlo de inmediato. ‘Pisar animales’ es una acción tan antinatural y repugnante: ¡Debería ser castigada! ¡Haciéndolo en público, su castigo debe duplicarse!»

«Correcto, recuerde agregar una sección contra el abuso de animales. Tales acciones deberían justificar la eliminación de los derechos del propietario de poseer mascotas. Esto debería ser suficiente para servir como un seguro que bloquee todos los medios de ese tipo para cometer tales acciones.»

Como miembro honorario del Club Amante de Mascotas de la Ciudad Montaña Azufre, ¿cómo puedo permitir que esa persona siga oprimiendo a esos lindos animalitos?Eliminemos directamente sus derechos como propietario de una mascota.

Finalmente, Beifeng Herault comenzó a llorar. Si quisiera continuar quedándose en la ciudad, entonces su afición a ‘pisar animales’ tendría que ser detenida a partir de ahora.

Por lo tanto, bajo mis acciones, la dignidad de la ley fue preservada.

¿Qué pasa si ese tipo decidió pasar una nueva página? Primero, no hablemos de cómo personalmente pensé lo difícil que sería cambiar sus fetiches, pero si realmente lograra cambiar, sería una cuestión de celebración.

«¡Siguiente!» Aunque estos casos fueron problemáticos y aburridos, ¿no eran todos los trabajos iguales?

Aburrido e insípido, pero a veces, se sentía significativo y gratificante.

_________________________________________________

Nota:

[1]. ‘Beifeng’ literalmente significa Viento Doloroso. Draconiano es su raza y Cazador su trabajo.