ELCL – Cap. 01

4

Capítulo 01: Soy realmente una buena persona

«Soy una buena persona.»

Aunque todos sabían que yo era una buena persona y un ciudadano respetuoso de la ley, ¿Por qué el oficial de seguridad pública frente a mí todavía me acosaba sin fin?

«Como residente respetuoso de la ley de la Ciudad Montaña Azufre, pago mis impuestos a tiempo y trabajo diligentemente. En mi lugar de trabajo, soy un empleado muy trabajador. En esta localidad, soy conocido por ser un buen vecino y un buen amigo. ¡Incluso soy un ávido amante de las mascotas! Mira esta medalla: ¡Mi Ah Bao es el campeón de la competencia Mascota Superestrella de la Comunidad!»

La medalla y la cinta colgada en la pared sirvieron como evidencia de mi gloria pasada. Talladas en la medalla estaban las palabras «7mo campeón anual de competencia Mascota Superestrella de la Comunidad de la Ciudad Montaña Azufre» y «Bendiciones a nuestro lindo y animado Ah Bao para que siempre se mantenga saludable».

Al mismo tiempo, Ah Bao, de quien obviamente estaba muy orgulloso, estaba disfrutando alegremente de su comida al pie de la pared.

Sin embargo, sin importar cuánto intentara explicarme, la Oficial de Seguridad Pública Elfo Oscuro simplemente me miró en silencio, era como si ella ya hubiera decidido que estaba mintiendo.

«¿Mascota? ¿Ah Bao? ¿Te refieres a ese temible monstruo? ¡Es uno de los motivos por los que recibimos quejas sobre ti! ¡La familia Lop se ha quejado de que tu mascota está atacando a su hijo!»

Debajo de la medalla, mi Ah Bao estaba lamiendo fervientemente un hueso mientras su saliva goteaba de su boca. Cuando notó que su dueño lo miraba, me sonrió. ¡Una mascota tan linda!

«¿Familia Lop? ¿Quiénes son? Realmente no tengo ningún recuerdo de ellos».

Justo cuando estaba dudando sobre si debería usar un Hechizo de Reconocimiento para refrescar mi cada vez peor memoria, la Oficial de Seguridad Pública Elfo Oscuro pareció darse cuenta de mi error de memoria y esbozó una sonrisa fría.

«…¿No crees que tus palabras carecen de fiabilidad? Después de todo, la tibia de su hijo todavía está en la boca del monstruo que estás criando».

«¡Ah, sí! Así que estás hablando de la familia de soldados esqueletos vecinos. A su familia parece gustarle jugar con Ah Bao. Son personas tan amables».

Me volví hacia Ah Bao y traté de quitarle el hueso de la boca, pero fue en vano.

Frustrado, levanté mi puño y golpeé a este tonto perro en la cabeza.

«¡Déjalo ir, déjalo ir idiota! ¡Si no quieres que te encierren en la perrera, entonces déjalo!»

¡Ese perro obediente! Cuando vio lo obstinado que era, el lindo Ah Bao gimió y soltó su tesoro con una mirada lastimera.

«No te preocupes, Ah Bao. Después de quitarme a esta perra de la cola, me aseguraré de que toda la familia Lop juegue contigo durante todo un año», le prometí en un susurro.

Sería difícil refutarla con esta tibia que sirve como prueba del crimen. Traté de esbozar una sonrisa y adular a la Oficial de Seguridad Pública.

«Un malentendido, todo es solo un malentendido. Ah Bao es demasiado apasionado. Siempre le ha gustado hacer nuevos amigos y, cuando llega el momento de irse, siempre se muestra tan reacio. ¿No es normal recibir un recuerdo de un amigo?»

Traté de pasar la tibia, pero la Oficial de Seguridad Pública dio un paso atrás bruscamente.

«Aléjate, mantén una distancia segura de mí. ¿Quién sabe qué clase de maldiciones nefastas puedes estar preparando? Mis compañeros todavía están afuera. Si no regreso, enfrentarás la ira de todo el Ejército de Seguridad del Orden del Pueblo (Simplificado como la Seguridad del Pueblo)».

A pesar de que me había puesto en una posición tan baja, esta muchacha todavía no estaba dispuesta a evitarme la cara, y mi buena intención de entregar la tibia se encontró con una mirada de disgusto. Incluso retrocedió dos pasos y asumió una falsa bravuconería a pesar de su cautela hacia mí.

«Soy una Oficial de Seguridad Pública que representa a la ciudad. ¿Conoces las consecuencias de atacarme?»

«Solo un malentendido, un malentendido. Realmente soy una buena persona». Silenciosamente suspiré y lamenté cuán sensible y alerta estaban los elfos oscuros a la magia. Sin otra opción, silenciosamente disipé el hechizo de hipnotismo y la maldición de serpiente de veneno que había colocado sobre el hueso.

«No me importa si eres una buena persona o no. De acuerdo con las Normas y Reglamentos de Seguridad Pública de la Ciudad Montaña Azufre, debes pagar una multa de cincuenta monedas de oro y entregar una disculpa por adelantado dentro de los tres días».

Esa perra. Después de dejar atrás algunas palabras duras, me arrebató la tibia, giró la cabeza y se fue.

«Será mejor que lo recuerdes bien si no quieres que vuelva a tocar tu puerta. ¡La próxima vez, toda la tropa de la Seguridad del Pueblo aparecerá en tu puerta!»

Después de cerrar la puerta, mi cara se agrió de inmediato.

«Esa perra debe ser más cuidadosa y no ser aplastada por un murciélago de madera y vendida a un mercado de esclavos. En este mundo subterráneo, los elfos oscuros siempre han sido un éxito de ventas, realmente un valioso producto comercial».

La maldije venenosamente en mi mente. Después de todo, si mis palabras fueran escuchadas y la perra fuese vendida, ¿no sería el principal sospechoso? No soy tan tonto como para cavar mi propia tumba.

«Hermana mayor, eres realmente increíble para poder enfrentarte a un monstruo tan aterrador. No puedo calmar mis nervios en su presencia».

«Bueno, Armin, estos tipos son en realidad todos iguales. Fuerte por fuera pero débil por dentro. Como miembro digno de la Seguridad del Pueblo, debes saber…»

La conversación de los dos elfos oscuros se podía escuchar desde no muy lejos.

«Tsk, para menospreciarme, si no hubiese decidido dar vuelta una nueva página y ser una buena persona, ya te habrían vendido a un burdel».

Cuando el lindo Ah Bao se dio cuenta de lo deprimido que estaba su dueño, se acercó y me lamió la cara con su gran lengua cubierta de espinas venenosas.

«Tómatelo con calma, tómalo con calma. Ah Bao, recuerda que eres un Chromaggus digno y no un perro tonto familiar que saliva por todo el lugar. Vamos a disculparnos con la familia Lop y comer nuestra cena mientras estamos en ello. Sí, ‘cena’ «.

Las dos cabezas de este perro tonto comenzaron a salivar al escuchar que habría algo para comer esta noche. Él se abalanzó sobre mí y comenzó a lamerme con entusiasmo.

No hay duda de que un perro es el mejor amigo de un hombre. Esto era aún más cierto para un perro del infierno de dos cabezas; era solo que su comida era un poco cara. Se decía que los huesos llenos de magia eran uno de los mejores tipos de comida para él, y con el apoyo apasionado de la familia Lop, probablemente podría ahorrar alrededor de un mes de comida.

Ah, claro, olvidé presentarme. Yo, Roland Mist, tengo 376 años y soy un buen hombre, para ser exacto, un buen lich.

Si uno preguntara a las personas de este mundo sobre sus opiniones sobre los liches, probablemente no habrá muchos comentarios positivos.

«Villanos atroces.» «Las últimas existencias de los muertos vivientes y la magia oscura.» «Las pesadillas de los vivos, los reyes de los muertos vivientes».

Aunque considero que esto es por la envidia de los mediocres y las calumnias de los hipócritas, estas discriminaciones, sin lugar a dudas, me causaron bastante problemas.

Al menos, en la Ciudad Montaña Azufre, donde se prohibieron los combates internos, tuve que lidiar con varios «Grupo de Heroes Erradicadores de Maldad» o «Los Aventureros Solitarios» cada mes.

La mayoría de las veces, sin embargo, fueron incapaces de romper la barrera de mi casa. Aun así, a veces, todavía les daría la bienvenida, especialmente cuando carecía de materiales experimentales. Como ahora…

«… Debo… matarte… ¡No me toques allí! ¡Maldito demonio tentáculo!… ¡Aquí no! Estoy sensible allí… Ja… ja… ja… no… Te lo ruego, mátame por favor, matame ¡Por favor! ¡Mátame si tienes agallas!»

Justo la semana pasada, la aventurera semielfo que actualmente está sufriendo frente a mí todavía amenazaba jactanciosamente con traer la retribución divina sobre este atroz villano. Ahora, ella solo podía permanecer inmóvil en la celda sucia.

«¡Déjame ir! Al menos… mátame… ¡No!» Durante demasiadas veces, ella sería enviada a la cima de la estimulación y alcanzaría un cierto estado antes de que un intenso grito resonara cuando su cuerpo se contrajera, y ella caería de nuevo al suelo débilmente.

A pesar de perder su enfoque, esos ojos llenos de odio continuarían mirándome sin vida. Después de medio día, sin embargo, sus ojos se llenarían de odio nuevamente.

«¡Aiyo, no me mires así! La sobreexcitación es mala para el cuerpo».

«¡Bastardo! ¡Bastardo! ¡Bastardo!»

«… ¿Los Elfos tienen un vocabulario limitado para insultos o tu maestro de idiomas murió demasiado pronto? Sabes, usar la misma palabra una y otra vez no me emocionará».

«Eres un bribón…» Los numerosos días de tortura en esta celda habían erosionado la voluntad de la aventurera, pero su orgullo como gran elfa aún permanecía. Incluso después de exceder los límites de su resistencia, la chica de cabello dorado continuaría murmurando sus maldiciones hacia mí.

«Bien, has descansado lo suficiente. ¡Deje que comience la próxima ronda!»

*¡Snap!* Con el chasquido de mis dedos, innumerables tentáculos negros comenzaron a moverse nuevamente. Estos demonios invocados del libro rosado ya no podían resistir el encanto de estar cerca de una mujer.

«¡No! … ¡Te lo ruego! ¡Déjame ir!»

Pero era una lástima que no había ninguna razón para que mis demonios convocados escucharan las súplicas de un prisionero.

«¡No soporto las cosquillas!»

Sí, son solo cosquillas. Soy un buen hombre, ¿sabes? No haría nada ilegal.

«No depende de ti. ¡Tentáculos, denle una dura sentencia a la cintura y al cuello! ¡Son sus puntos débiles!»

«Ha… Hee hee… ¡Mátame, bastardo!… ¡Jaja!»

Como se esperaba de un castigo del que las aventureras estaban aterrorizadas. Bajo el ataque de numerosos tentáculos, rápidamente terminó rodando por el suelo, riendo locamente.

«¡Bah! ¡Te lo mereces! Incursionaste en mi casa sin permiso, obviamente es un acto delictivo. Si no arreglo este asunto, ¡Todos me considerarían un blanco fácil!»

Por supuesto, no haría nada que no fuera beneficioso. Perdiendo mi maná solo para castigarla, ¿cómo podría ser posible?

«Te lo ruego, admito mi derrota… ¡Accederé a cualquiera de tus peticiones!»

«No es necesario; verte en agonía es la mejor forma de contribuir».

Al ver que los números en la pantalla aumentan gradualmente, no pude evitar suspirar.

«Sigh, ya han pasado tres días, pero solo he ganado dos Evil Points. ¿Cuánto tiempo me tomará llegar a cien mil Evil Points para poder revivir mi cuerpo?»

Sufrir para tener una feliz vida sexual(1) que muchos esperan con ansias, miré hacia abajo, solo para ver mi propio cuerpo que consistía solo en huesos. Muy rápidamente, sin embargo, mi vista se volvió hacia los otros desafortunados en las celdas.

«Castigar a los malhechores es también un acto amable. Por mis puntos, no, por la justicia, por mi feliz vida sexual, no, para ser una buena persona, ¡Tu agonía es necesaria para mi felicidad! ¡Así que solo ríndete!»

En cada jaula había prisioneros de distintas razas, como los taurens, los elfos y los más poblados de todos, los humanos.

«¡Déjame ir!» «¡Soy inocente!» «¡No vengas aquí!» Se escucharon gemidos de agonía y llantos, pero el lich simplemente los ignoró a todos. De hecho, aquellos que eran más severos con sus bocas fueron azotados silenciosamente por los soldados esqueletos que custodiaban.

«Ruhr: Humano, violador, culpable de 6 crímenes y ha sido arrestado 3 veces. Sin embargo, debido a su buen hermano, el líder de una pandilla en el área del puerto, que intimidó a las víctimas, no hubo nadie dispuesto a denunciarlo. Al final, el Tribunal Supremo de la Ciudad Montaña Azufre se vio obligado a liberarlo debido a pruebas insuficientes».

Era solo que en este momento, el joven maestro de la pandilla era el que gritaba miserablemente.

«Dado que eres tan aficionado al apareamiento, te permitiré aparearte con el contenido de tu corazón».

Por lo tanto, encontré un par de ogros de tres metros para que jugaran con él todos los días… Sin embargo, todos eran hombres y cierta cosa era más gruesa que la pierna de un humano…

De acuerdo, ya que su estado actual en su jaula era tan terrible que incluso me siento disgustado solo por hablar de eso, hablemos de su vecino.

«Dia Gold: Gnomo, estafador profesional. Aunque tenía docenas de casos archivados en su contra, su forma de manejar los asuntos era tan excelente que sus víctimas a menudo carecían de evidencia decisiva contra él. Además, este muchacho estaba dispuesto a gastar el dinero para contratar a la mejores abogados en la Ciudad Montaña Azufre. Por lo tanto, ha logrado escapar de los alcances de la justicia hasta la fecha».

En este momento, este jugador estaba sentado con los ojos rojos, completamente ocupado en su duelo.

«¡Yo-yo gané! ¡Tu dinero es mío ahora! ¡Debes cumplir tus promesas de dejarme ir! ¡Tengo cuatro reyes!»

El jugador de cartas no muerto enfrente de él, sin embargo, simplemente se rió y mostró sus cartas. Cuatro ases, una mano ligeramente mejor que la de Dia.

«¡No-no-no-imposible! ¡Ya has ganado setecientos sesenta y siete partidos consecutivos! ¡Eres tramposo!»

«Un método de trampa que todavía no se ha descubierto es legal, ¿no es eso lo que se suele decir? De acuerdo, ¡qué tal si me dices dónde escondiste tu fortuna y tus secretos!»

«¡Yo-yo me redimiré en el próximo juego!»

El jugador de cartas no-muerto estaba, por supuesto, haciendo trampa con una baraja de cartas especial en la que yo había infundido magia. El jugador no-muerto fue capaz de manipular las cartas directamente, haciendo imposible que Dia ganara.

Si se tratara de otra persona normal, habrían renunciado por mucho tiempo después de perder algunos cientos de rondas. Sin embargo, Dia, cuyos ojos se pusieron rojos por el juego, estaba solo a un paso de su libertad y su fortuna. ¿Cómo iba a rendirse ahora?

El jugador de cartas no-muerto no tenía que usar ningún esquema para atraer a Dia a jugar su juego; solo tenía que mostrar sus cartas para atraer al Dia inactivo, que era codicioso hasta los huesos, para unirse por su propia cuenta.

«Si… si tuviera que ganar solo un encuentro, podría recuperar todo».

Por lo tanto, al igual que las víctimas que había estafado antes, su codicia lo llevó al abismo, haciéndole perder sus ahorros de toda la vida en pocos momentos.

A decir verdad, no tenía ningún interés en sus tácticas de estafa o sus secretos. Pero cada vez que perdía un juego, la ira y la falta de voluntad desde lo más profundo de su corazón me daban más Evil Points. En comparación, su vecino, que ya estaba entumecido en este punto, me estaba dando cada vez menos Evil Points.

Esto era un infierno, un infierno que solo me pertenecía a mí. Era la prisión que albergaba a aquellos que habían llevado a cabo crímenes atroces, pero por numerosas razones, los jueces de la Ciudad Montaña Azufre no pudieron aprobar un juicio adecuado sobre ellos.

Mi Sistema no confiable fue capaz de extraer poder del dolor o la desgracia de otras personas, y como una buena persona, solo podía elegir la ruta de castigar al mal para alentar la bondad.

Por lo tanto, haciendo uso de ciertas conexiones, obtuve estos bastardos aquí como forraje para mi ‘Sistema Lich Malvado’.

Se podría decir que la aventurera ‘Solo Hell Raider’ ya tiene el mejor tratamiento aquí. De todos modos, ella solo había roto un par de macetas y había destruido algunos jardineros esqueletos. Después de jugar con ella unos días más, la liberaré.

En cuanto a los demás, todos eran villanos que justificaban la pena de muerte. Los haría sufrir tanto como a otros.

Por ejemplo, hacer que un violador sienta lo que era ser violado, dejar que un estafador disfrute de la sensación de ser engañado con los ahorros de su vida, haciendo que ladrones y bribones sientan cómo se siente que les roben algo, y causando que los especuladores  que actuaban intencionalmente para crear una hambruna saber cómo se sentía dormir en una montaña de oro, pero no poder comprar ni una sola rebanada de pan.

«¡Lunático! ¡Eres un lunático!»

«¡Por favor déjame ir!»

Hacer cosas que dañan a otros pero que no traen ningún beneficio no tiene ningún significado. Su dolor, a través de mi Sistema sin nombre, se convertiría en mi poder y sentaría las bases para mi resurrección.

«No estoy loco, ¡Tú eres el loco!»

«¡Estás loco, lich! Te lo ruego, déjame ir. ¡Estoy dispuesto a todo!»

¿Lich Loco? Muy pocas personas han afirmado que me he vuelto loco, pero el primero en decir que fue esa persona.

Acaricié mi barbilla con mi dedo índice mientras trataba de recordar.

«¿Cuándo empecé a volverme loco exactamente? ¿Fue durante mi vida anterior, cuando insistí en ser un juez justo, pero terminé siendo despojado de mi posición y desterrado de la industria, sin siquiera ser capaz de servir como un abogado?»

«Fue cuando reencarné en este mundo con este extraño Sistema, pensando que yo era el protagonista de este mundo y prometí traer prosperidad a mi familia y a mi gente, solo para descubrir que el destino cruel planeado para mí no podía ser cambiado, y perdí mi país, mi familia y seres queridos?»

«¿O fue cuando juré venganza de los dioses y los hipócritas cuando tracé un cuerpo incompleto y formé una gran legión de muertos vivientes, pero en esa misma ruta hacia mi venganza, me di cuenta de que mi espalda estaba llena de montañas de cadáveres y ¿Escombros y que yo no era diferente de esos hipócritas y personas ambiciosas, poniéndome en un frente justo pero causando desastres y tragedias?

«Ji ji, o tal vez, desde el principio, después de darme cuenta de la verdad de este mundo, el que tiene recuerdos de dos vidas ya se había vuelto loco».

__________________________________________________________________

(1) Feliz vida sexual -> Es un juego de palabras chino. Tiene la misma pronunciación que «Ser dichoso» en chino.