EAA — Capítulo 97

0

Capítulo 97: El Final de la Competencia (3)


El Anciano Flama y el Anciano He se miraron el uno al otro. Si no han adivinado mal, esa chica está intentando refinar una píldora de Rango Medio de la Etapa Tierra. Sin embargo, era un hecho que la Fruta Ginseng de los Mil Años y la Hierba Violenta no podían fusionarse.

Si todo esto ocurriera justo antes de la ronda de eliminación, entonces quizás ya habrían tenido pensamientos similares a los de Qin Fei Fei. Ahora, sin embargo, sin saberlo creían en la habilidad de esta chica después de ver las respuestas que había dado anteriormente.

Con su conocimiento actual sobre el refinado de píldoras, definitivamente no cometería un error de novato, y tal vez, ella realmente tenía una forma de fusionar esas dos plantas medicinales.

“Está bien, veré cómo logras refinar esa píldora”. Qin Fei Fei miró a Mu Ru Yue antes de darse la vuelta y regresar a su asiento. Ella realmente no podía imaginar una manera de fusionar esas plantas medicinales con atributos opuestos, pero si esa chica no sabía lo básico sobre refinaciones de píldoras, ¿cómo pudo ser la campeona de las dos rondas anteriores?.

No importaba cómo Qin Fei Fei regañara a Mu Ru Yue en su corazón, la ronda final de la competencia todavía comenzaría.

Ling Ye miró siniestramente a ella y sin palabras, posó una llama en su palma.

¡Thud! (ruido sordo)

La llama saltó al fondo del horno de píldoras.

¡Swish!

El horno se encendió por un momento.

Y en ese mismo momento, la gente de la Asamblea de Píldoras se puso nerviosa, ya que aunque dudaron que Mu Ru Yue saliera victoriosa, aún deseaban que ella derrotara a Ling Ye.

Una llama se encendió en la palma de Mu Ru Yue, con un aspecto impecable y un color rojo brillante que iluminaba su llama. Su expresión era seria en este momento y sus ojos eran como la noche, llenos de concentración.

De hecho, existe un proverbio: una chica que es seria se verá excepcionalmente hermosa. Actualmente, Mu Ru Yue, ya que ella estaba refinando la píldora con todo su corazón, ganó muchos de los corazones de los hombres en la multitud de los alrededores.

Su apariencia era exquisita, con unas largas pestañas que cayeron levemente, cubriendo dos destellos en sus ojos. Sus labios se levantaron ligeramente para formar una curva elegante, y junto con su ropa blanca, se amplificó su belleza.

En este momento, su apariencia ni siquiera podría describirse como simplemente incomparable.

¡Swish!

Una llama se elevó de nuevo, saltando y formando un arco perfecto. Para entonces Mu Ru Yue volteó su mano para aumentar el calor de la llama antes de agregar un ingrediente medicinal en el horno de píldoras.

Un olor suave y relajante salió desde el horno de píldoras. Los que inhalaron esa fragancia sintieron que su espíritu se estremecía, incluso podían sentir una tranquilidad sin precedentes mientras su corazón y su mente se relajaban por completo.

“¿Ya se formó la píldora?”

Miradas llenas de esperanza se posaron en el horno de píldoras.

“Todavía falta el ingrediente medicinal final, Hierba Violenta. Esa planta medicinal y la Fruta Ginseng de los Mil Años podrían enriquecer enormemente el cuerpo, pero no deberían refinarse juntas, o de lo contrario, con las características medicinales de la Hierba Violenta, definitivamente llevaría a una reacción violenta. ¡El resultado final del refinamiento de la píldora llevará al estallido del horno!.

Al ver las acciones de Mu Ru Yue, Qin Fei Fei rió fríamente.

Finalmente, bajo la mirada expectante de todos, Mu Ru Yue recogió la Hierba Violenta y lo introdujo con lentitud al horno de píldoras.

“¡Todos, levanten rápidamente la guardia!” Qin Fei Fei inmediatamente protegió su cuerpo, ya que el poder de la explosión de un horno puede poner en peligro a los espectadores inocentes.

Sin embargo, aparte de la Familia Qin, nadie se preparó como ella. De hecho, todos dirigieron miradas peculiares a Mu Ru Yue en su lugar…

“¿Eh?” Qin Fei Fei estaba aturdida cuando cambió su mirada a la pastilla verde en la mano de Mu Ru Yue, y en un instante sus ojos se abrieron ampliamente en asombro.

‘¿No explotó? ¿Cómo puede ser esto? ¿Qué salió mal?’

¡Lo que la hizo entristecer más fue que Mu Ru Yue era realmente capaz de refinar una pastilla con esos ingredientes medicinales!.

Mu Ru Yue ni siquiera la miró y simplemente guardó su píldora sin decir más. Del mismo modo, Ling Ye también había terminado de refinar completamente su píldora. Con una fría mueca en su rostro, apagó la llama en el fondo de su horno de píldoras…