EAA — Capítulo 96

0

Capítulo 96: El Final de la Competencia (2)


El Anciano Flama le sonrió a Mu Ru Yue. “Niña, saca todo tu potencial, creo que aquellos con un poder mental tan tiránico definitivamente tendrán grandes destrezas como alquimista. Esta competencia no solo lo afecta a usted, sino que afectará a toda la Asamblea de Píldoras, por lo que este anciano le ruega que demuestre sus habilidades aquí y ahora.”

El Anciano Flama, un anciano muy respetado de la Asamblea de Píldoras, en realidad había rebajado su estatus para rogarle a una niña que aún seguía en la adolescencia. Todos estaban tan asombrados que sus mandíbulas se cayeron.

Qin Fei Fei apretó su puño con odio, ni siquiera sintió el dolor cuando sus uñas perforaron su palma. Ella calmó su furia y miró con extrema frialdad a Mu Ru Yue.

Entonces, ¿qué pasa si ella podía usar la energía para cultivar medicinas? Ella todavía era solo una alquimista de Rango Medio de la Etapa Humano. ¿Cómo podría ella derrotar a ese hombre vestido de negro con su habilidad? El Anciano Flama debe estar cada vez más senil, ya que si no, ¿cómo podría rebajar su estatus a alguien que no tenía ninguna posibilidad de ganar?.

“Anciano Flama, tengo una sugerencia”. Qin Fei Fei alzó sus cejas cuando dio unos pasos hacía adelante y dijo: “Ella es solo una alquimista de Rango Medio de la Etapa Humano, por lo que si ella pudiera entregarme sus plantas medicinales, la probabilidad de ganar esta competencia puede ser mayor.”

Desde el punto de vista de Qin Fei Fei, ella estaba haciendo esto para la Asamblea de Píldoras, por lo que el Anciano Flama no debería negar su sugerencia.

El Anciano Flama frunció el ceño levemente, pero no tuvo tiempo de responder antes de que la voz tranquila del Anciano Qin sonará desde su costado, “La sugerencia de Fei Fei es razonable, es obvio que si seguimos así es el equivalente a entregarle el campeonato a esa persona si su adversario está en el Rango Medio de la Etapa Humano. Además, hemos trasladado todas las plantas medicinales para la Asamblea de Píldoras de hoy, en esencia no hay tiempo suficiente para salir y comprar más plantas medicinales con el tiempo necesario para quemar un palo de incienso. En ese caso, la competencia habría terminado con un sin sentido.”

“Ella no puede, ¿pero Qin Fei Fei puede?” El Anciano Flama se burló. El Joven Maestro Qing Yu, quien estaba en el Rango Medio de la Etapa Tierra, no dijo una palabra. ¿Cómo podría ella, alguien en el Rango Bajo de la Etapa Tierra, ser capaz de hacer algo?.

El rostro encantador de Qin Fei Fei cambió ligeramente, y bajó la cabeza para no decir más.

“En realidad, no es imposible para ella competir.”

Justo cuando la atmósfera se volvió extremadamente tensa, se transmitió una voz indiferente desde el centro del lugar.

Mu Ru Yue se rió entre dientes, pero esa sonrisa no llegó a sus ojos, pues aún tenía una mirada gélida: “Si la Joven Maestra Qin puede determinar qué píldora puede prepararse con mis ingredientes medicinales, permitiré que la Joven Maestra Qin participe en esta competencia.”

“Muy bien, voy a echar un vistazo a los ingredientes medicinales en tu mano en este momento.” Qin Fei Fei no pensó mucho sobre eso y rió. ¿Cómo podría ella no saber sobre las humildes fórmulas de píldoras usadas por aquellos en la Etapa Humana?.

Pero después de mirar las plantas medicinales, su expresión cambió.

Señaló las plantas medicinales de Mu Ru Yue y levantó la cabeza para mirarla con furia. “¡Es imposible refinar cualquier píldora usando esto! ¿Cómo puedes ganar la competencia con estas plantas medicinales? También tienes en tus ingredientes la Fruta Ginseng de los Mil Años, y Hierba Violenta. ¿No sabes que es imposible fusionar esas dos plantas medicinales? ¿Cómo podrías hacer una buena pastilla si nisiquiera sabes esto? ¡Estás claramente regalando el campeonato!”

Qin Fei Fei estaba tan enojada que su cara se sonrojó. Sin importar qué, la Familia Qin siempre estuvo asociada con la Asamblea de Píldoras, por lo que si algo sucediera en la Asamblea de Píldoras, afectaría también a la Familia Qin. Por lo tanto, ¿cómo podría Qin Fei Fei no enfurecerse?.

¡Todo se debía a esta maldita chica!.

En ese momento, Qin Fei Fei había olvidado que sin Mu Ru Yue, la Asamblea de Píldoras ni siquiera tendría la posibilidad de obtener la victoria.

“Ancianos”, Mu Ru Yue cambió su mirada hacia los tres jueces y dijo con calma: “No es que no le haya dado la oportunidad, fue ella misma la que dijo que no sabía cómo refinar estos ingredientes medicinales.”