EAA — Capítulo 84

0

Capítulo 84: Madam Sheng Yue (1)


“Tú…” Mu Yi Xue no esperaba que ese sirviente se atreviera a hablarle de esa manera, provocando que la rabia en sus ojos se intensifique enormemente. No obstante, ella reprimió su voz mientras gritaba: “¿Estás cortejando la muerte? ¡El estatus de esta señorita es muy noble, ni siquiera eres digno de ser comparado con los zapatos de esta señorita!”

Ming Xiang rió con frialdad. “Joven Maestra, no extenderé este asunto, pero una vez que haces algo que pueda amenazar a este siervo, este siervo sólo puede buscar protección. Este sirviente sabe que no se puede comparar con la Joven Maestra, pero escribiré sobre este asunto a alguien, por lo que si algo me sucede, esa persona anunciará lo que sucedió aquí al mundo y dejará que todos sepan que la Joven Maestra ha perdido su inocencia. Esta prenda que se usó para cubrir tu pecho y abdomen deberá ser tratada como una prueba simbólica que la Joven Maestra me dio como muestra de afecto.”

Al decir eso, no miró el rostro de Mu Yi Xue y simplemente recogió la prenda antes de salir volando de la habitación. Cuando Mu Yi Xue volvió a sus sentidos, él ya estaba lejos… había perdido la mejor oportunidad de matarlo.

Si tuviera que salir ahora, definitivamente habría mucha gente que sabría lo que hizo.

Mu Yi Xue se mordió los labios rosados mientras un profundo odio llenó su corazón. ¡Ella culpara de este asunto de Mu Ru Yue! Era la única que la odiaba en la Ciudad Fénix, por lo tanto, debió ser ella quien planeó todo.

“¡Mu Ru Yue, te haré vivir una vida peor que la muerte!” Fríos destellos de luz brillaron en los ojos de Mu Yi Xue cuando pronunció esas palabras, hasta el punto en que su encantador y adorable rostro se volvió malévolo.

Ella estaba determinada a cobrar esta humillación con intereses.

“Mi señor, debería estar bien de esta manera, ¿verdad?”

Mientras Mu Yi Xue maldijo a Mu Ru Yue, Ming Xiang abandonó la Mansión Mu. Después de dar algunas vueltas, se encontró con un hombre.

Este hombre llevaba una máscara de plata, revelando unos bellos ojos que estaban llenos de un aura siniestra, además de unos labios tentadores que se curvaron hacia arriba en una extraña sonrisa que podría hacer temblar a innumerables personas de miedo.

“Lo has hecho muy bien, así que no te preocupes, enviaré personas para protegerte. Tu tarea es ir y acosarla todos los días.”

El hombre miró fríamente hacia el lejano horizonte con un destello en sus ojos.

‘Mu Yi Xue, te atreviste a intentar hacerle daño. ¡Te haré vivir una vida peor que la muerte!’

Al recordar que un hombre vestido de rojo, similar a un hechicero, se había escondido detrás de un árbol, la mirada del hombre se oscureció levemente. Con sus labios curvados hacia arriba, ordenó: “Yun Han, ve a investigar la identidad de ese hombre.”

“Si señor.”

Una voz helada resonó detrás del hombre, pero en el momento en que se retiró, la atmósfera recuperó su tranquilidad y el viento dejó de soplar.

El hombre sonrió mientras usaba un dedo delgado para acariciar sus labios. Su sonrisa era increíblemente hipnótica, capaz de hacer que la gente quisiera saber qué tan hermoso sería el rostro detrás de la máscara.

“No importa quién sea ese hombre, siempre serás solo mía.”

Él definitivamente no permitiría que otros hombres la tomaran, puesto que su corazón sería para siempre suyo, y solo suyo. Después de todo, ese hombre fue más rápido que él en drogar a Mu Yi Xue, pero nadie se movería más rápido que él la próxima vez.

“Yun Tian, ​​llama a Yun Ying de regreso. Me iré por un tiempo.”

Al pensar en la sonrisa de esa chica, el hombre enmascarado sonrió, ya que él sabía que debe usar este período de tiempo para ganar su corazón a fin de evitar que otros hombres lo reemplacen. Él no la perdería de esta manera.

La Ciudad Dan era el lugar para la Asamblea de Píldoras.

Probablemente fue debido a la Asamblea de Píldoras que la Ciudad Dan estaba llena de gente. De hecho, cuando Mu Ru Yue entró por primera vez en la Ciudad Dan, pudo sentir el aura de numerosos expertos.

La Asamblea de Píldoras era, sin lugar a dudas, un evento que reunió a expertos de todo el país.

Y cuando pensó en ello, un carruaje de caballos cargó desde el frente. En ese instante, la gente se apartó al mismo tiempo del camino, a excepción de una niña de aproximadamente 3-4 años de pie en el centro de la carretera, inmóvil. Al parecer, no vio el carruaje de caballos que se acercaba…