EAA — Capítulo 83

0

Capítulo 83: El Encantador Feng Jing Tian (5)


De repente, una extraña fragancia llegó desde afuera. Mu Yi Xue inicialmente no percibió nada raro, pero poco a poco se dio cuenta de que algo andaba mal…

«Calor, hace mucho calor.»

La cara de Mu Yi Xue se enrojeció cuando un calor abrasador brotó desde el fondo de su corazón.

En ese momento, sin embargo, un sirviente masculino abrió la puerta. Quién sabía que una vez que entró, Mu Yi Xue se abalanzó sobre él como lo haría un depredador con su presa. Después de ser empujado al suelo, no hubo tiempo para sentir que algo andaba mal, ya que lo hicieron…

A pesar de que el sirviente era un hombre, su cultivación era inferior a la de Mu Yi Xue, entonces ¿cómo podría él resistirse? Además, Mu Yi Xue era muy seductora en ese momento. Un hombre no sería capaz de resistir tal iniciativa de todos modos, así que después de volver a sus sentidos él ya se había comprometido con su tarea.

Posado en un árbol en las afueras de la puerta, Feng Jing Tian, ​​con sus ropas rojas revoloteando en el aire, sonrió con frialdad mientras observa lo que estaba sucediendo. Su mirada aterrizó detrás de los oídos de Mu Yi Xue…

Estaban completamente limpios y sin una marca de nacimiento, o lunar característico. Era obvio que la chica que había conocido en ese momento de necesidad no era ella.

«¡Perra, realmente te atreviste a mentirme!» La apariencia hechizante de Feng Jing Tian se oscureció y sus dedos se cerraron con fuerza sobre una rama del árbol. Un destello siniestro brilló en los ojos de Feng Jing Tian. «Como tuviste agallas para mentirme, pagarás el precio.»

Lo que más odiaba en la vida era a las personas que jugaban con él como si fuera un mono de circo. Y Mu Yi Xue le mintió a este demonio, así que sus próximos días definitivamente serían tan miserables que nadie soportaría presenciarlo.

Después de lanzar una última mirada a Mu Yi Xue, quien no dejaba de besar al sirviente, un rastro de disgusto brilló en los ojos de Feng Jing Tian. Con un paso hacia adelante, esas ropas rojas desaparecieron del árbol. Como si nunca hubiera estado allí.

Después de un largo período de tiempo, los dos jóvenes en la habitación estaban tan agotados que no podían moverse. En ese entonces Mu Yi Xue instantáneamente volvió a sus sentidos, y chilló, cubriendo su pecho con fuerza mientras miraba ferozmente al hombre frente a ella.

‘¿Por qué… por qué hice eso?’

¡Su inocencia en realidad fue arruinada por un sirviente! En este caso, su vida había terminado. Si su padre supiera lo que hizo, definitivamente la haría casarse secretamente con este sirviente antes de mentirle a todos que había muerto de una enfermedad, para salvar la cara de la familia.

‘¡No! ¡No quiero eso!’

«Joven Maestra, ¿que ocurre?»

La voz preocupada de Liu Huan llegó desde afuera.

Mu Yi Xue reaccionó y apretó los dientes mientras decía: «No pasa nada, era solo un ratón. No tienes que entrar… Solo continúa haciendo lo que tienes que hacer.»

Liu Huan sintió que algo era extraño, ya que la tercera señora no era tan delicada como la segunda señora. ¿Por qué estaba asustada por un ratón? Sin embargo, ella no insistió más en sus pensamientos y se fue sin dudarlo.

«Joven Maestra, tu sirviente, Ming Xiang, definitivamente será responsable contigo». Ming Xiang parecía estar recordando lo maravilloso que fue la situación de hace unos momentos, mientras hablaba en serio.

¡Pa!

Mu Yi Xue levantó la mano y abofeteó con violencia a Ming Xiang. Dijo, aborrecida: «Solo mírate a ti mismo, te ves tan ordinario y tienes una complexión tan pequeña. Además, no tienes ningún estatus o posición, ¿cómo puedes ser responsable de esta señorita? Quiero matarte. Mientras estés muerto, no existirá nadie que sepa sobre esto.»

Definitivamente no podía dejar que nadie supiera que había perdido su inocencia. De lo contrario, ¿con quién podría casarse, excluyendo a este sirviente? Con su condición de noble, ¿cómo podría una persona de tan baja cuna tener el derecho de casarse con ella?.

Al principio, Ming Xiang tuvo la amabilidad de querer ser responsable de Mu Yi Xue. ¿Quién podría adivinar que esta chica quería matarlo? Él no quería morir así que, naturalmente, no continuaría siendo cortés.

«Joven Maestra, este sirviente solo quería informar algo, ¿como podía adivinar que una vez que la Joven Maestra se encontrara con este sirviente, se abalanzaría sobre él como si fuera un lobo hambriento capturando su presa? Usted obligó a este sirviente a hacer ese tipo de cosas, y todo fue iniciado por la Joven Maestra. ¿Qué tiene eso que ver con este sirviente entonces?”