EAA — Capítulo 80

0

Capítulo 80: El Encantador Feng Jing Tian (2)


Mu Yi Xue colocó el silbato entre sus labios antes de soplar, tocando una melodía maravillosa. Justo cuando estaba a punto de quedar atrapada por esta melodía, una figura roja se acercaba a ella desde lejos, como si una bola de llamas se estuviera dirigiendo a ella…

Un hombre, vestido con ropas rojas que se abrían ligeramente para mostrar un fuerte pecho, se sentó en la ventana más próxima a ella. El hombre parecía excepcionalmente hipnotizante, con una sonrisa encantadora y ojos que parecían tener el poder de seducir cualquier alma. Todos sus ceños fruncidos y gestos eran muy tentadores.

Era como un encantador sin par que fácilmente podía apoderarse del alma de una persona.

Sin embargo, esa tentadora sonrisa disfraza su tristeza y crueldad…

¡Shua!

Feng Jing Tian retiró el silbato antes de lanzar una mirada encantadora hacía Mu Yi Xue. Con un ligero fruncimiento de cejas, el asco pasó por sus ojos.

“Dime, ¿por qué me buscaste? Solo tienes una oportunidad.”

Mu Yi Xue salió de su estado de shock. Aunque este hombre era guapo, era demasiado triste… Él no era su tipo. El hombre que le gustaba era ese joven con una apariencia celestial.

“Quiero que mates a alguien por mí”. Mu Yi Xue apretó los dientes mientras continuaba brutalmente, “Es Mu Ru Yue de la Familia Mu. ¡Es mejor que primero la violes antes de matarla, y luego la cortes en innumerables pedazos!”

Feng Jing Tian la miró con calma mientras su rostro se oscurece gradualmente. “Aunque no me gusta hacer esto, ya que te lo prometí, debería cumplir con mi palabra. Pero solo tienes esta única oportunidad… Después de esto, no te deberé nada más.”

No le gustaba deber favores, así que por eso había puesto esta condición.

Al decir esto, ya no miró a Mu Yi Xue. Con un flash, su cuerpo desapareció de la ventana, y las ropas rojas desaparecieron al instante bajo la luz del sol.

La Montaña Bamboo era el único camino que existía hacia la Asamblea de Píldoras.

Y actualmente, en lo alto de la Montaña Bamboo, se percibia un ambiente tranquilo, donde hojas secas que Mu Ru Yue aplasto emitían crujidos. A menudo, la bestia negra dentro de su abrazo examinaba su entorno con ojos dominantes, los cuales poseen tenues destellos de luz.

De repente, un aura helada y opresiva se aproximaba, causando que la respiración de Mu Ru Yue se acelere.

“¿Quién?” Mu Ru Yue giró ligeramente la cabeza y examinó su entorno con cautela.

De repente, en este sereno valle de montaña, una risa ambigua sonó cuando apareció una persona vestida de rojo ante Mu Ru Yue.

El hombre ante ella era innegablemente bello, cuya apariencia era hipnotizante como un encantador sin igual. Mu Ru Yue, quien había vivido dos vidas, nunca vió a un hombre tan hermoso como este, e incluso muchas mujeres no se pueden comparar con su belleza.

Si no fuera por la nuez de Adán en su cuello, probablemente muchos pensarían que este hechicero es una mujer.

“¿Mu Ru Yue?” Feng Jing Tian curvó sus labios hacia arriba antes de evaluar a la joven frente a él. Con una sonrisa tentadora, continuó “Anteriormente le debía un favor a alguien, así que le prometí que te mataría por ella… Además, ella quería que te violara antes de matarte; sin embargo, violar a una niña no es algo que yo, Feng Jing Tian, ​​pueda hacer. También será muy desagradable dejar que otra persona te haga daño.”

La expresión de Mu Ru Yue se oscureció un poco, puesto que podía sentir que este hombre era extremadamente poderoso.

Él le dio un sentimiento familiar, pero no podía recordar dónde lo había conocido…

“Por supuesto”, Feng Jing Tian se rió entre dientes con una sonrisa encantadora, una tan hermosa que podría cautivar la mirada de cualquiera. “Si estás dispuesta a ser mi mujer, te dejaré ir. Este es, tal vez, un trato en extremo rentable, ¿qué dices?”

Feng Jing Tian usó sus delgados dedos para acariciar su mandíbula mientras lo decía con una leve sonrisa.