EAA — Capítulo 79

0

Capítulo 79: El Encantador Feng Jing Tian (1)


“¿Rey Hua? ¿Ye Yi Hua? La mirada de Mu Ru Yue se heló. “Entonces es él, ¿eh…? Wu Chen, simplemente aléjate de él en el futuro, ni siquiera lo mires. De lo contrario, podría corromperte.”

El lamentable Rey Hua no sabía lo que había sucedido, pero ya había sido incluido en la lista negra de Mu Ru Yue.

“Voy a escuchar lo que mi esposa diga”. Ye Wu Chen sonrió. Su sonrisa era tan llamativa como la luz del sol e hizo que el corazón helado de Mu Ru Yue se descongelara gradualmente. Además, sus ojos se veían sinceros…

“Wu Chen, debes cuidarte por el tiempo en que no estoy cerca”. Mu Ru Yue agarró las manos de Ye Wu Chen mientras continuaba con una sonrisa, “Te prometo que regresaré rápidamente.”

Ye Wu Chen miró a la chica frente a él. Realmente quería mantenerla escondida para que nadie pudiera verla, pero entendió que esta chica estaba destinada a ser deslumbrante.

Se adelantó y agarró las manos de Mu Ru Yue antes de decir con un tono dominante e infantil: “Mi esposa, eres mía. Eres mía para siempre.”

Mu Ru Yue sonrió, pero no puso esas palabras en su corazón. Quizás hubo algunas ocasiones en que se desconcertó por las acciones de Ye Wu Chen, pero ella lo trató como a un niño que dependía de ella. Por lo tanto, ella no pensó mucho en sus palabras y solo pensó que las había pronunciado un niño que no quería perder a su familia.

Tal vez la posición de Ye Wu Chen en su corazón había cambiado inconscientemente, pero aún no se había dado cuenta. A pesar de que en la vida pasada de Mu Ru Yue ella era rica, todavía no tenía siquiera una leve idea sobre este tipo de relaciones.

Viendo la figura de Mu Ru Yue marchándose, la inocencia dentro de los ojos de Ye Wu Chen desapareció con lentitud, siendo reemplazada con un aura diabólica.

Él curvó la esquina de sus labios ligeramente hacia arriba y usó un dedo delgado para acariciar sus labios. Esa sonrisa suya lo hizo ver cada vez más hechizante.

“Parece que tengo que trabajar más duro para ganar su afecto…”

En la Mansión Mu, Mu Yi Xue se puso de pie con entusiasmo, haciendo que la silla roce el suelo. Con júbilo en sus ojos, dijo, “¿Es esta la verdad? ¿Esa zorra, Mu Ru Yue, realmente se está yendo de la Ciudad Fénix? Eso es genial. ¡Haré mi movimiento para que nunca pueda regresar!”

Mientras decía esto, su adorable rostro revelaba una crueldad sin precedentes.

‘La odio. ¿Cómo no puedo hacerlo? Nunca olvidaré ese día, el día en que Padre y yo fuimos con gracia a invitarla a casa. ¿Quién podría adivinar que la puta me haría perder la cara ante el hombre que se había ganado mi cariño?’

“Pero Joven Maestra…” Su criada dudaba, ya que la Joven Maestra más grande, Mu Ru Yue, era la hermana de sangre de la tercera Joven Maestra después de todo. ¿Por qué la tercera Joven Maestra la odiaba tanto cuando nacieron de la misma madre?.

“Puedes retirarte ahora, no necesita preocuparse por este asunto, ni debe informar esto a padre. Naturalmente, tengo medios para lidiar con esa zorra.” Destellos de luz bailaron en los ojos de Mu Yi Xue mientras sonreía.

‘Mu Ru Yue, tú eres la que no quería caminar sobre el camino de los cielos e insistió en caminar por la ruta del infierno. Como estás buscando la muerte, misericordiosamente te despediré. Pero sería demasiado amable despedirte tan fácilmente.’

Después de que Liu Huan se fue, Mu Yi Xue sacó un silbato. Un hombre le había dado ese silbido como pago por salvarle la vida.

En realidad, Mu Yi Xue no sabía cómo lo había salvado, ya que una vez, y por accidente, había entrado en una casa abandonada en el patio trasero de la Familia Mu, encontrándose a un tipo acostado en una cama dentro de esa casa.

Cuando ese tipo abrió los ojos y la vio, le había agradecido por salvarle la vida y luego le había dicho que si alguna vez necesitaba ayuda, todo lo que tenía que hacer era llamar con ese silbato para encontrarlo. Él estaría dispuesto a ayudarla con un asunto.

Como es natural, Mu Yi Xue no se molestó en aclarar la situación, lo que resultó en un encuentro fortuito para ella, por lo que ella aceptó alegremente su gratitud por haberlo salvado.