EAA — Capítulo 78

0

Capítulo 78: Invitación a la Asamblea de Píldoras (2)


Wu Yu tosió secamente dos veces antes de continuar, “Mi discípula, espero que te conviertas en el caballo oscuro de la competencia y muestres tu destreza en el momento más crucial para darle un susto a todos esos viejos.”

No pudo evitar reírse con sinceridad cuando imaginó las miradas estupefactas de aquellos viejos compañeros. ¿Quién le dijo al condenado anciano de la Asamblea de Píldoras que presumiera tanto sobre su nieto frente a él? No importa cuán talentoso fuera su nieto, no podía ser comparado con su preciosa discípula.

Mu Ru Yue negó con la cabeza, impotente. Realmente era un dolor de cabeza tener un maestro que no actuara como un anciano.

“¿Cuándo debería partir?”

“Deberías salir hoy, ya he planificado su itinerario para que llegue al lugar de la Asamblea de Píldoras en exactamente un mes. Jeje… ¡Discípula! Debes trabajar duro para ayudar a tu maestro a ganar algo de cara.”

“¿Hoy?” Mu Ru Yue apretó la invitación en su mano antes de asentir. “De acuerdo, le diré adiós a Wu Chen antes de ir a la Asamblea de Píldoras.”

Hojas de un árbol de flor de durazno descendieron cuando sopló el viento.

Ye Wu Chen estaba de pie en la dirección de este viento, mirando a la nada. Era extraño, parecía que él estaba soñando, con los hombros cubiertos de tiernos pétalos de rosa.

“Wu Chen.”

Una voz suave se escuchó detrás de él, por lo que Wu Chen gradualmente se dio la vuelta. Cuando vio a la joven doncella detrás de él, una sonrisa hipnótica se dibujó en su hermoso rostro.

“Mi esposa, has venido.”

No se sabía cuándo Mu Ru Yue se acostumbró a ser llamada de esa manera. Ella aceptó con calma su confianza en ella, porque desde que supo que se había quedado en la Residencia Mu, él tercamente quería quedarse con ella hasta el punto de que incluso estaba dispuesto a servirle té y agua, calentar su cama, ser ordenado por ella como un tonto.

“Wu Chen, estoy aquí para decirte adiós.” Mu Ru Yue levantó la cabeza para mirar a la hermosa figura frente a ella. Fue la primera vez que realmente descubrió que el aspecto de Wu Chen era, sin lugar a dudas, excepcional.

Su piel era indudablemente justa, pero no hasta el punto de no ser saludable. Era de un color blanco lechoso… Además, tenía un par de ojos llenos de inocencia, lo que lo hacía parecer muy encantador. Pero sus pestañas cayeron levemente mientras la miraba con dolor, como un cachorro abandonado.

“¿A dónde va mi esposa? No puede irse sin regresar como mis padres reales, ¿verdad?”

El corazón de Mu Ru Yue se ablandó. Ella nunca podría ser mala con él.

“Solo necesito resolver algunos asuntos, regresaré lo más pronto posible.”

Al escuchar eso, Ye Wu Chen dio un suspiro de alivio antes de caminar lentamente hacia Mu Ru Yue, haciendo que su corazón palpitara. Estaban tan cerca que podían sentir la respiración del otro.

Las miradas de Ye Wu Chen eran tan impecables que no había un solo defecto, incluso cuando ella lo examinó a una distancia tan cercana. Sus labios ligeramente fruncidos desde antes se formaron en una línea suave.

“Wu Chen… Wuu…”

Un par de labios sellaron los de ella antes de que pudiera terminar su frase.

No fue como el fugaz beso que Ye Wu Chen solía dar, esta vez él le dio un beso algo amateur. El cuerpo de Mu Ru Yue se estremeció levemente antes de apartar a Ye Wu Chen de su cuerpo.

Ella entrecerró los ojos para evaluar al joven ligeramente ruborizado que estaba frente a ella, pero no dijo nada. Era imposible saber en qué estado de ánimo estaba solo por su expresión.

“Mi… mi esposa…”. Ye Wu Chen entró en pánico porque parecía que siempre se excedía con las cosas que hacía con Mu Ru Yue, la mujer que tenía delante. Además, no podía olvidar que ella no era una niña ordinaria. ¿Podría ser que ella había descubierto algo?.

“Previamente en el Jardín Imperial, vi al Rey Hua empujar a una sirvienta del palacio en el suelo. Entonces, luego hizo esto…”

Ye Wu Chen bajó la cabeza, apareciendo como si hubiera hecho algo mal.