EAA — Capítulo 73

0

Capítulo 73: Píldora de Purificación (3)


«Wu Chen, deberías alejarte. Te ensuciaras.» Mu Ru Yue frunció levemente las cejas después de bajar la cabeza y ver el sucio y negro líquido que estaba siendo excretado de su cuerpo.

La Píldora de Purificación no solo ayuda al usuario a deshacerse de su cuerpo mortal y estructura ósea, sino que también hace que el practicante marcial expulse las impurezas de sus cuerpos. Por lo tanto, desde el momento en que Wu Chen apareció, un líquido negro y sucio salía constantemente de su cuerpo.

Mu Ru Yue no podía soportarlo, así que ¿cómo podría hacerlo Ye Wu Chen?.

Pero Ye Wu Chen no tenía la más mínima intención de despreciar el olor cuando abrazó con fuerza a la joven frente a él con una deslumbrante sonrisa retratada en su hermoso rostro.

«No me importa estar sucio si eso significa que puedo estar con mi esposa.»

La mirada inocente en el rostro del joven no encajaba con su edad, pero por alguna razón, esa frase atravesó gran parte de las defensas en el corazón de Mu Ru Yue, el cual empezó a latir más rápido gradualmente.

Yan Jin rodó los ojos. ‘Incluso si quieren coquetear, ¿no pueden encontrar un lugar apartado? ¿No pueden ver que todavía estoy aquí?’

Cuando los efectos de la Píldora de Purificación se establecieron en su cuerpo, Mu Ru Yue sintió una comprensión sin precedentes en todo lo que respecta al cultivo, y levantó su cuerpo cubierto de inmundicia con el igualmente sucio Wu Chen. Al ver su lamentable estado, no pudo evitar reírse.

Ye Wu Chen estaba momentáneamente aturdido mientras la observa.

«Wu Chen, ¿qué estás mirando?» Mu Ru Yue se frotó la cara mientras lo miraba con curiosidad.

«Mi esposa luce muy bien cuando sonríe.» Ye Wu Chen bajó la cabeza con timidez pero no pudo evitar mirar a Mu Ru Yue por el rabillo del ojo mientras continuaba, «No sé por qué, pero siempre sentí que las sonrisas de mi esposa en los pasados días eran como si estuviera usando una máscara. Ahora, la sonrisa de mi esposa se ve realmente genial.»

Mu Ru Yue suele sonreír, pero dicha sonrisa hacía que las personas sintieran escalofríos.

Sin embargo, su actual sonrisa realmente podía describirse como devastadoramente bella e incomparable.

«Si a Wu Chen le gusta mi sonrisa, siempre le sonreiré a Wu Chen». Mu Ru Yue sonrió antes de continuar, «Pero primero, deberíamos tomar un baño.»

En el enorme baño, Mu Ru Yue sumergió por completo su cuerpo en el agua, permitiendo que el agua caliente limpiara su cuerpo. Tal vez el agua era demasiado cálida y cómoda, pero en ese instante ella bajo la guardia, entrando a un estado de total calma.

«Niña, tengo algo que decirte.»

Justo cuando Mu Ru Yue quería descansar bien, sonó una voz extremadamente dominante. De inmediato abrió los ojos y vio a unos ojos negros mirándola.

«¡Sal!»

Mu Ru Yue agarró con enojo a Yan Jin y lo arrojó afuera antes de gritar furiosamente, «¡De ahora en adelante, cuando me bañe, no puedes pisar este baño!»

¡Peng!

El cuerpo de Yan Jin se estrelló contra un árbol, para después caer en un grupo de arbustos de manera miserable. Después de esa terrible experiencia, él miró el baño herméticamente cerrado, sintiéndose ofendido.

En el Reino Bestia, los machos y las hembras podían bañarse juntos.

‘¿Por qué la raza humana es tan problemática? Olvídalo, le contaré sobre ese asunto más tarde…’

Justo después de que Mu Ru Yue acabara de arrojar a Yan Jin, sin darle un respiro, la puerta se abrió una vez más. Cuando Mu Ru Yue se volvió para mirar a la puerta entreabierta, Ye Wu Chen entró en su vista.

Era innegable que la complexión del joven era genial: Su piel blanca y tierna emitía débiles rayos de luz, mientras que nada parecía ser capaz de alterar su belleza en lo más mínimo, excluyendo esas cicatrices siniestras en su pecho.

¡Hong!

Después de que Mu Ru Yue mirara a Ye Wu Chen, su cara y orejas se pusieron completamente rojas. De hecho, su cerebro dejó de funcionar en ese momento.

‘Ye Wu Chen, él… ¿en realidad vino aquí sin ropa?’