EAA — Capítulo 72

0

Capítulo 72: Píldora de Purificación (2)


El Salón de Refinación de Píldoras emitía una leve fragancia medicinal a medida que pasaba el tiempo. Con un movimiento de la mano de Mu Ru Yue, unas pastillas que estaban encerradas en un aura de color verde volaron desde el horno y aterrizaron sobre sus manos.

Estas brillantes y translúcidas píldoras verdes emitían suaves rayos de luz bajo el sol, transmitiendo una tentadora fragancia. Mu Ru Yue contó, encontrando treinta y seis píldoras dentro del horno.

Si Wu Yu viera esto, probablemente se quedaría sin palabras: Ella había fabricado un total de treinta y seis píldoras en su primera producción de Píldoras de Purificación medio rango en Etapa Tierra. Tal talento no debería llamarse humano, sino la reencarnación de un demonio.

Mu Ru Yue tragó una Píldora de Purificación sin dudar.

Y al instante, una fuerza explosiva salió disparada por todo su cuerpo, haciendo que se escucharan sonidos crepitantes. Mu Ru Yue apretó los dientes con fuerza mientras un rastro de sangre salía de la esquina de sus labios.

El efecto de la Píldora de Purificación para los cultivadores era similar al de deshacerse de sus cuerpos mortales e intercambiar sus huesos, y este proceso de intercambio óseo definitivamente sería difícil de soportar. En este momento, Mu Ru Yue podía sentir los imponentes poderes purificar los meridianos en todo su cuerpo.

‘¡Duele! Parece que mis meridianos están siendo destrozados…’

Mu Ru Yue cerró lentamente los ojos con su cuerpo temblando por el dolor y su pequeña cara pálida bajo la luz del sol. Aún así, ella continuó soportando con fuerza el intenso dolor, por lo que apretó los dientes sin emitir ningún sonido, de principio a fin.

De repente, una energía cálida fluyó en su cuerpo, aliviando inesperadamente el intenso dolor. Poco a poco abrió los ojos y, en ese instante, un rostro excepcionalmente guapo entró en su vista.

“Wu Chen, ¿por qué estás aquí?”, Preguntó Mu Ru Yue con curiosidad, si ella no había visto bien, un rastro de angustia fue expresado por los ojos de Ye Wu Chen.

‘¿Angustia? ¿Cómo puede ser posible? Wu Chen no sabe nada, entonces ¿cómo puede expresar tal emoción?’

Mu Ru Yue negó con la cabeza. Cuando lanzó una segunda mirada al joven que la abrazaba, notó que sus ojos eran tan puros y brillantes como antes.

‘Debo haberlo imaginado.’

“He venido a buscar a mi esposa”. Ye Wu Chen sonrió inocentemente mientras parpadeaba y continuó: “Justo ahora, vi que mi esposa parecía estar incómoda, así que quería ayudar a mi esposa.”

Después de escuchar lo que Ye Yu Chen dijo, Mu Ru Yue se dio cuenta de que el dolor que sentía al purificar su cuerpo había desaparecido. No pudo evitar mirar al atractivo joven que tenía delante con curiosidad mientras preguntaba: “Wu Chen, ¿qué hiciste conmigo?”

Ye Wu Chen miró con inocencia a Mu Ru Yue. “No estoy seguro.”

“Olvídalo.” Mu Ru Yue negó con la cabeza ya que sabía que no podría obtener ninguna respuesta de él. “Wu Chen, debes regresar primero. Vendré a buscarte después de resolver mis asuntos.”

‘¿Salir? ¿Cómo puedo? Una vez que me vaya, ¿esta chica frente a mi no volverá a sufrir ese dolor? ¿Cómo puedo soportar dejarla sentir tanto dolor? También es la primera vez que veo a una niña tan fuerte como para soportar el dolor de deshacerse de su cuerpo mortal y estructura osea sin hacer ni un solo sonido.’

Yan Jin se centró profundamente en la cara de Ye Wu Chen, el cual tenía un brillo peculiar en sus ojos dominantes.

‘Este mocoso no es simple. ¿Debería decirle a esta niña? Pero él no parece tener malas intenciones… No le contaré nada a esa chica por ahora.’

Ye Wu Chen parecía haber sentido la mirada de Yan Jin mientras volvía su mirada hacia él, la advertencia en los ojos de Ye Wu Chen hizo palpitar ligeramente el corazón de Yan Jin.

‘El cultivo de este mocoso es muy alto.’

Yan Jin no entendía por qué todavía tenía que fingir ser un tonto cuando poseía tal fuerza. Era realmente imposible para la Raza de las Bestias comprender la mentalidad de la raza humana…