EAA — Capítulo 69

0

Capítulo 69: Una Predeterminada Relación Imperial (2)


«Señorita Ya, actualmente tengo muchos problemas por resolver. ¿Habrá más problemas para mí una vez que escuche tu historia?”

Ji Ru Ya mordió sus adorables labios, los cuales poseían colores brillantes. Su conmovedora apariencia expresaba melancolía, también.

«Señorita Mu, por favor no se preocupe, no tengo nada en particular con lo que necesite tu ayuda. Solo deseo tener un oyente… Por supuesto, si la Señorita Mu poseyera poder en el futuro, quizás puedas echarme una mano. Estaría extremadamente agradecida por eso; sin embargo, si esto hace las cosas más difíciles para la Señorita Mu, puedes olvidar por completo lo que he dicho hoy. Yo no presionaré a la Señorita Mu para que haga algo por mí.»

Su mirada era decidida mientras que sus hermosos ojos observan fijamente a la joven frente a ella.

«Está bien, voy a escuchar la historia de la Señorita Ya». Mu Ru Yue extendió sus manos y continuó: «Pero si este asunto resulta ser problemático, pretenderé que nunca lo he escuchado.»

‘¿Qué tipo de historias tendrá una chica del palacio real? Debe ser sobre relaciones románticas. Ji Ru Ya está en la flor de su juventud, por lo que es comprensible estar en esas situaciones.’

Ji Ru Ya se rió amargamente mientras sus recuerdos surgían como una marea …

«No nací en una familia aristocrática, sino en un pequeño clan familiar. Aunque el estado de este clan familiar no era alto, todavía tenía el amor de mi padre y el afecto de mi madre. También tuve un primo que se quedó en mi casa… Ambos lados de la familia habían comprometido a mi primo conmigo desde que éramos jóvenes. Después de eso, cuando la familia de mi primo cayó, mis padres no le dieron la espalda, sino que lo trataron como su hijo biológico.”

«Pero una planta medicinal, condujo a la caída de la familia.»

Apretando fuertemente los puños y con rastros de odio pasando los ojos de Ji Ru Ya, continuó: «Cuando tenía dieciséis años, solo faltaban dos meses para casarme con mi primo. Mi padre, casualmente, obtuvo una planta medicinal milenaria cuando salió a trabajar y fue visto por Mu Qing, ya que estaba pasando por allí. ¡No le importó aniquilar sin vacilar a mi familia, solo por esa planta medicinal milenaria! Ese día estará marcado para siempre en mi memoria. La sangre manchaba la mitad del cielo, ¡incluso mis padres cayeron bajo las manos del enemigo después de proteger a mi primo y a mí! Cuando mi primo y yo escapamos de la casa, nos separamos el uno del otro…”

«¡Maldije ese día! ¡No ha habido un solo momento en el que no piense en matar a mis enemigos para vengar la muerte de mis padres! Para vengarme, no me importaba perder mi juventud para participar en el reclutamiento de plebeyos para entrar al palacio, ni renunciar al compromiso con mi primo. El palacio es tan profundo como el mar, así que tal vez quedaré atrapada en ese lugar toda mi vida, pero en aras de la venganza, ¡no tengo quejas ni remordimientos!”

«Han pasado cinco años. ¡Jaja! Cinco años han pasado desde ese día, he tenido pesadillas repetidas todas las noches en estos cinco años. Mi enemigo está frente a mis ojos, pero soy incapaz de exigir mi venganza… Además, no importa cuánto me adore ese perro que llaman Emperador, él definitivamente no mataría a Mu Qing por mí.»

‘¡Ah! Han pasado cinco años. Quién sabe cuán miserablemente he vivido en estos últimos cinco años…’

Ella soñó con la muerte de sus padres, junto con los otros 136 miembros de la Familia Ya. Aparecían cada noche, cubiertos de sangre, ante ella; sus gritos desgarradores estrangularon brutalmente su corazón al punto en que no podía soportar la idea de no usar la sangre de sus enemigos para apaciguar a esas almas difuntas.

Inicialmente, ella tenía una familia afortunada; sin embargo, la caída de su familia se debió a una sola planta medicinal. Si esa tragedia no hubiera ocurrido, entonces tal vez ella habría estado casada con su primo, tal vez tuviera hijos realmente adorables.

«Detesto mucho a ese Emperador, pero aún tengo que sonreírle. Sé que lo que estoy haciendo decepcionará a mi primo, pero estoy dispuesta a soportar todo por mi venganza. Lo único que puedo hacer por mi primo es proteger mi castidad, así que no dejaré que nadie más toque mi cuerpo, excluyendo a mi primo.»

Ji Ru Ya se cubrió la cara con las manos, las lágrimas se filtraron por el espacio entre sus dedos. «Pero ya no quiero buscar venganza, ¿Qué se supone que debo hacer ahora? Realmente no quiero continuar exigiendo mi venganza…»