EAA — Capítulo 67

0

Capítulo 67: La Escoria, Ye Tian Feng


El corazón de Mu Ting Er sufría un dolor tan increíble que su mente quedó en blanco en un instante. Miró a la chica que envolvía con sus manos el cuello de Ye Tian Feng, dominando el cuerpo del joven.

“Su Alteza, he sacrificado tanto por usted, ¿y así es como me trata?” Mu Ting Er sonrió amargamente, sus lágrimas fluían como una lluvia torrencial. Sus pestañas temblaban por las lágrimas, lo que la hacía parecer excepcionalmente frágil y, por lo tanto, atraía los sentimientos de ternura de una persona. “Inicialmente, si no fuera por mis esperanzas de casarme con Su Alteza, ¿por qué iba a participar en esa competencia? Si no fuera por ti, ¿por qué todo eso ocurrió, entonces?”

Había culpa en el corazón de Ye Tian Feng, pero su culpa no significaba nada. Ya no podía casarse con Mu Ting Er como su esposa, era incluso más imposible para él tenerla en toda su vida, por lo que no se sentía injustificado.

“Ting Er, te daré un título.”

Los ojos de Mu Ting Er se iluminaron. “¿De Verdad? ¿Su Alteza aún se casará conmigo?”

Al ver la mirada llena de esperanza de la joven, a Ye Tian Feng le resultó difícil ser cruel con ella; sin embargo, incluso si no podía soportarlo, aún tenía que endurecer su corazón. Una niña inmoral no podría ser parte de la familia real.

“Ting Er, ya he hablado con mi Padre Real. Estuvo de acuerdo en dejar que seas mi concubina.”

‘¿Concubina?’

El brillo en los ojos de Mu Ting Er se atenuó poco a poco, y de repente estalló en carcajadas. Con una sonrisa que la hacía parecer extremadamente enloquecida, exclamó: “Su Alteza, he hecho mucho por usted, ¿y este es su pago? ¿Concubina? ¡Jajaja! Entonces, después de todas las cosas que he hecho por ti, al final acabaré como una concubina.”

Al decir eso, Mu Ting Er apretó los dientes mientras el odio apareció en sus ojos.

“Su Alteza.” La hermosa niña hizo un puchero con una actitud infeliz mientras le echa un vistazo al pálido rostro de Mu Ting Er. “¿Puedes dejar que se retire primero? Tu sirviente todavía quiere continuar.”

“¡Puta!” La expresión de Mu Ting Er cambió cuando señaló a la hermosa niña. “Molestas a Su Alteza, ¡te arruinaré la cara y luego veremos si todavía podrás seducir a Su Alteza!”

Si fuera la habitual Mu Ting Er, ella no haría eso. Pero ahora, ella había perdido por completo su cordura, su mente seguía atrapada con la imagen de sus cuerpos enredados.

¿Cómo podría una chica soportar el hecho de ver a su amado haciendo ese tipo de cosas con otra chica? Actualmente, todo lo que ella quería hacer era matar a esa chica.

La delgada y firme mano de Mu Ting Er arrojó una tela blanca de su ropa y tiró de ella con fuerza. Mu Ting Er voló sin control hacia ellos, justo cuando su rostro palideció de espanto al ver que una mano golpea su cara.

Ye Tian Feng miró fríamente a Mu Ting Er, con una expresión sombría en su hermoso rostro, y su mano aún apretada con fuerza en aquella tela blanca. Tal vez, fue debido a su enojo que las venas en su mano se podían ver claramente.

¡Explosión!

Levantó su pierna y pateó brutalmente el estómago de Mu Ting Er, haciendo que su cuerpo volara y colisionara violentamente contra la pared en una fracción de segundo. Un reguero de sangre brotó de la comisura de sus labios.

‘Duele. ¡En verdad, duele!’

Mu Ting Er agarró su pecho mientras se acurrucaba en el suelo. Su hermosa tez era terriblemente pálida y era posible observar un poco de sudor frío por el delicado contorno de su rostro. Sin embargo, su corazón sintió un dolor aún más desgarrador que el de su patada.

“Mu Ting Er, ella es mi concubina, por lo que servirme es natural. ¡De verdad querías su vida! Tuve suerte de haber conocido tu verdadera personalidad ahora. Si no, ¿no hubieras molestado a mi mansión entera después de que me casara contigo?.