EAA — Capítulo 62

0

Capítulo 62: ¿Nos Conocemos Desde Nuestras Vidas Pasadas?


“Mi esposa, ¿cuándo crees que oficialmente podemos ser marido y mujer?”

Ye Wu Chen le sonrió a Mu Ru Yue.

Era innegable que su apariencia era excepcional, porque su aspecto era como la brillante luna en el cielo nocturno, pero también se parecía a una perfecta primavera. Esto fue especialmente así cuando sonrió, ya que parecía iluminar el mundo.

A un hombre tan apuesto le arrojarían pañuelos innumerables solteras cada vez que salía, o lo mirarían con una obsesión aterradora. Pero solo había unos pocos que sabían que él era el infame Rey Fantasma.

Cuando Mu Ru Yue se inclinó para examinar su cara, pudo sentir el cálido aliento proveniente de Ye Wu Chen. Sintiéndose ligeramente incómoda, volvió la cabeza y preguntó, “Wu Chen, ¿sabes el significado de ser marido y mujer?”

“¡Lo sé! Mi Padre Real me lo enseñó antes.” Ye Wu Chen no pareció notar la incomodidad de Mu Ru Yue mientras continúa acercándose a ella. “Padre Real dijo que, como esposo, uno debe adorar a su esposa y tratarla bien toda su vida. Él solo puede casarse con ella en esa vida, y no importa lo que diga su esposa, ella siempre estará en lo correcto. Incluso si está mal, sus pensamientos y palabras seguirán siendo correctos. También se deben seguir todas las instrucciones de la esposa con los detalles exactos.”

“Si alguien intimida a la esposa, él debe interceder por ella y no permitir que nadie diga nada malo acerca de ella. Ni una sola lágrima de mi esposa debe caer de sus ojos y siempre debe ser feliz.”

Los ojos de Ye Wu Chen brillaron intensamente mientras observa sin pestañear a Mu Ru Yue. “Mi esposa, puedo lavar la ropa y cocinar. ¿Vendrás conmigo a la mansión?”

“Wu Chen, debo decirte algo.” Mu Ru Yue colocó sus manos en los hombros de Ye Wu Chen mientras decía en serio, “No soy una buena persona, mis manos están manchadas con sangre… Eso no cambiará en el futuro. Tú, por otro lado, estás tan limpio como una hoja de papel blanca, así que no quiero ensuciar esa inocencia. ¿Lo entiendes?”

‘¿Limpio?’

Ye Wu Chen se rió con burla en su corazón. Desde esa noche, cuando murieron sus padres reales, estaba predeterminado que no estaría limpio nunca más. Si no fuera porque sus fuerzas enemigas eran tan poderosas, no habría necesitado actuar como un tonto durante tantos años.

Levantó la mirada para observar el rostro excepcional de Mu Ru Yue con una resolución sin precedentes en sus ojos.

“Mi esposa, te acompañaré para matar a quien quieras matar. Si quieres caminar en un camino sangriento, también te acompañaré… Yo no dejaré que nadie lastime a mi esposa.”

‘En este caso, ¿qué hay de malo en aniquilar los cielos y la tierra?’

Mu Ru Yue también era una mujer, y tales palabras conmovieron su corazón. A pesar de que no había conocido a Ye Wu Chen durante mucho tiempo, aún reconocía que él la trataba bien.

Quizás él no era tan fuerte como el resto, pero sus intenciones eran genuinas.

“Wu Chen, dame un poco de tiempo para pensar en esto.”

“Está bien, escucharé lo que mi esposa diga”, Ye Wu Chen curvó los labios en una sonrisa.

En este momento, Ye Wu Chen de repente empujó a Mu Ru Yue a la cama. De hecho, esa acción fue tan repentina que le dio un susto. Sin embargo, cuando ella levantó ligeramente la mirada, una apariencia extremadamente cercana y hermosa entró en su vista.

Cuando vio que los ojos de ese joven eran extremadamente inocentes sin un rastro de impureza, Mu Ru Yue se calmó.

“Mi esposa, ¿podría ser que nosotros… nos conociéramos en nuestras vidas anteriores?”

Mu Ru Yue estaba aturdida. Antes de que ella pudiera reaccionar, Ye Wu Chen dejó un fugaz beso en sus labios antes de decir con satisfacción, “Mi esposa, hueles muy bien.”

Mu Ru Yue sintió momentáneamente como si hubiera sido alcanzada por un rayo, y quedó aturdida debido a su posición actual. Por suerte, Ye Wu Chen no intentó más acciones íntimas y simplemente durmió mientras yacía sobre su cuerpo.

Al ver la apariencia del joven durmiendo, Mu Ru Yue no pudo evitar sonreír. Dichos días eran bastante buenos. Ella siempre se sentía extremadamente relajada y segura a su lado.