EAA — Capítulo 61

0

Capítulo 61: Una Promesa Para Toda La Vida


¡Clang!

En su habitación, Mu Yi Xue destruyó todos los juegos de té de cerámica sobre la mesa, enviándolos al suelo antes de recostarse sobre dicha mesa, llorando. Su aspecto lamentable debería haber tocado el corazón de las personas, pero ahora que tenía la apariencia de un cerdo, así que las personas temblaban con disgusto al verla.

“¡Mu Ru Yue! ¡Debió ser esa puta!”

¿Quién más le haría tal cosa a ella, excluyendo a esa zorra?.

¡Definitivamente debe devolverle esta humillación!.

La Residencia Mu era diferente de la ruidosa Familia Mu, siendo tranquila y serena… En ese momento, Mu Ru Yue se giro en la cama y accidentalmente tocó un objeto peculiar.

Gradualmente abrió sus ojos…

Y una cara hermosa, una que podía aturdir a cualquiera, estaba ante ella; sus ojos puros no tenían impurezas mientras le sonreía. Estaban tan cerca del otro que Mu Ru Yue incluso podía sentir el aliento de Ye Wu Chen.

“Ye Wu Chen, ¿por qué estás en mi cama?”

Mu Ru Yue se levantó apresuradamente mientras un sospechoso color rojo apareció en su rostro. Ella se dijo a sí misma en muchas ocasiones que la persona que tenía delante no era más que un niño inmaduro, lo que le obligaba a recuperar lentamente su antigua tranquilidad y controlar en cada momento los rápidos latidos de su corazón.

“Solo quería dormir con mi esposa, así que vine”. Ye Wu Chen parecía como un niño castigado. Él bajó la cabeza, diciendo: “Mi esposa, por favor deja de enojarte conmigo, ¿de acuerdo?”

Sin darse cuenta, esa acción suavizó el corazón de Mu Ru Yue.

“Wu Chen, todavía no nos hemos casado, así que no debemos dormir en la misma cama.”

“En ese caso, ¿no te puedes casar conmigo lo más rápido posible?” Ye Wu Chen levantó su mirada mientras observa expectante a Mu Ru Yue. “¡Mi esposa, cásate conmigo! Entonces podemos dormir juntos.”

Aunque era muy fácil dar un pensamiento equivocado cuando se habla de dormir juntos, Mu Ru Yue claramente sabía que él lo decía de la manera más ordinaria posible.

“¿Realmente insistes en dormir juntos?” Las cejas de Mu Ru Yue se alzaron cuando pensó que Ye Wu Chen era demasiado inocente y puro. Él era un joven inmaduro, mientras que las manos de ella habían sido manchadas con sangre en su vida anterior. Y esta ocurrencia definitivamente se repetiría en esta vida.

Un hombre tan perfecto la hizo reacia a corromperlo.

“Es porque quiero proteger a mi esposa.” Ye Wu Chen bajó la cabeza y frunció sus elegantes labios. “Padre Real y Madre habían muerto esa noche, dejándome solo para siempre. No quiero que mi esposa me deje atrás como lo hicieron ellos. No quiero estar solo otra vez…”

“Wu Chen”. La mirada de Mu Ru Yue se suavizó mientras extendía su mano para acariciar el cabello de Ye Wu Chen antes de decir tiernamente: “No te preocupes, no te dejaré.”

Ye Wu Chen parpadeó antes de levantar la cabeza para mirar a Mu Ru Yue, su apariencia excepcional emitía deslumbrantes rayos de luz, al igual que sus resplandecientes ojos.

“Mi esposa, no estoy triste… Mi nodriza dijo que los dioses tomaron a Padre Real y a Madre. ¿Por qué ellos me arrebataron a mis padres reales? ¿Van a arrebatarme a mi esposa después? Pero incluso si vienen esos dioses malvados, no dejaré que se lleven a mi esposa. Como mi esposa, eres mía.”

Su voz aún sonaba inocente, pero esas palabras contuvieron un sentimiento dominante.

Mu Ru Yue suspiró, puesto que no sabía cómo responderle. Si no fuera por ese incidente repentino e imprevisto, entonces, de acuerdo con la edad mental de Ye Wu Chen entonces y su gran talento innato, probablemente habría crecido hasta convertirse en una persona muy arrogante.

“Wu Chen”. Los ojos de Mu Ru Yue bajaron un poco. “Incluso si vienen los dioses, no iré con ellos. Es una promesa, una promesa para toda la vida.”

Mu Ru Yue nunca hacia promesas casualmente, y cuando hacía una promesa, definitivamente pasaría el resto de su vida protegiendo sus palabras.