EAA — Capítulo 51

0

Capítulo 51: Inesperado Crecimiento de Sentimientos (2)


La figura del Emperador de Zi Yue se hundió. ¿Por qué entró ese tonto? En realidad, sabía que Wu Chen no podía ser considerado un tonto, pero su mentalidad no se desarrolló más desde que cumplió los seis años, así que ¿no sería considerado un estúpido si se lo compara con un adulto?.

“Déjalo entrar”, dijo el Emperador de Zi Yue con pesar.

Inmediatamente después, se vio volar a una figura. Cuando vio a una Mu Ru Yue perfectamente ilesa, exhaló un suspiro de alivio antes de expresar una resplandeciente sonrisa en su rostro.

“Mi esposa, te protegeré.”

El joven tenía una cálida sonrisa en un rostro que poseía ojos limpios y puros, similares a los de un niño. Esa sonrisa podría hacer que cualquier persona elija, sin una aparente razón, creer en él.

“Wu Chen, vámonos a casa”. Mu Ru Yue sostuvo la mano del joven con una sonrisa en su rostro.

Era desconocido el por qué su corazón se calmó una vez que miró a los ojos de ese joven. Si se casara en este mundo, estaría dispuesta a casarse con el puro e inocente Ye Wu Chen.

La razón probablemente se debió a que su corazón estaba tranquilo y sereno una vez que estuvo a su lado. Este sentimiento era algo que no había experimentado antes en su vida anterior… así que incluso la propia Mu Ru Yue no sabía por qué tenía esos sentimientos.

Cuando se conocieron por primera vez, él dijo: “Hermana mayor, hueles bien”, en una voz limpia y juvenil sin ningún rastro de impurezas. Le recordaba a su hermano menor en su vida anterior, pero sabía que el joven frente a ella definitivamente no era él.

Ella pronto recordó el día que vio a un grupo de príncipes intimidando a Wu Chen. Su impotente y frágil apariencia todavía flotaba en su mente. Incluso en ese momento, ella descubrió su cuerpo cubierto de cicatrices y siniestro.

Esas cicatrices eran extremadamente feas, pero fueron causadas por un veneno especial. Los efectos de dicho veneno eran potentes, así que cada noche de luna nueva, definitivamente sería torturado con un dolor que nadie sería capaz de soportar.

Sus padres murieron sin previo aviso y él fue envenenado. Este joven era realmente lamentable… Pero solo eso.

Cuando Ye Wu Chen sonrió, su hermosa apariencia deslumbró. El actual él era como un villano que podía aturdir a todos, porque cada fruncimiento de ceño y sonrisa que hizo fue magnífico.

“Bien, volvamos a casa.”

Eso era correcto, se dirigían a casa…

“¡Detente ahí!” El Emperador de Zi Yue golpeó con su mano la mesa del trono mientras gritaba con furia, “¿Quién permitió que los dos se fueran? Sin Nuestra orden, ¡veremos quién se atreve a abandonar este lugar!”

Mu Ru Yue sonrió. Este Emperador de Zi Yue era en verdad un gobernante incapaz.

Realmente era un misterio cómo este tipo de Emperador fue capaz de sentarse firmemente en el trono sin ser abdicado en los últimos 20 años.

“¡Si quiero irme, nadie podrá detenerme!” Mu Ru Yue miró al Emperador de Zi Yue sin la más mínima señal de miedo. Su encantador rostro estaba lleno de una escalofriante voluntad.

Su tono hizo que el cuerpo del Emperador de Zi Yue se estremeciera cuando sus ojos brillaron con intención asesina. Como esta mujer no podía ser utilizada por él, necesitaba eliminarla para evitar cualquier futuro inconveniente. Definitivamente no podía permitir que Mu Ru Yue estuviera con Ye Wu Chen.

El ridículo Emperador de Zi Yue lamentaba mucho haber ordenado personalmente la retirada del matrimonio entre ella y el Príncipe Heredero en este momento…

Nadie se dio cuenta de que en este momento, un peculiar rayo de luz brillaba en los ojos de Ye Wu Chen. Casualmente, en este momento, un eunuco se apresuró a informar desde el exterior de la sala del trono.

“Su Majestad, ¡ha ocurrido algo terrible! La cámara del tesoro de repente se incendió. Todos se dirigen allí para extinguir las llamas y salvar los objetos.”

“¡¿Qué?!” El Emperador de Zi Yue se levantó violentamente. No había sólo innumerables tesoros en esa cámara, también eran tesoros inestimables, colocados personalmente por él.

¿Por qué la cámara del tesoro se había incendiado repentinamente ahora?.

No, no podía seguir esperando aquí. Él debe salir y observar la situación…

“Dirige el camino. Nosotros iremos allí ahora”. El Emperador de Zi Yue ya no podía molestarse con Mu Ru Yue y Ye Wu Chen. Dirigió apresuradamente a la multitud hacia la cámara del tesoro.