EAA — Capítulo 50

0

Capítulo 50: Inesperado Crecimiento de Sentimientos


Ye Tian Feng frunció el ceño porque no entendía. Si él sabía que ella era tan talentosa, ¿por qué habría querido retirarse de su matrimonio?.

“El Rey Fantasma no es adecuado para ti. Casarse conmigo será tu mejor opción.”

Mu Ru Yue no esperaba que Ye Tian Feng fuera tan desvergonzado. ¿Era ella una chica cualquiera que puede ser lanzada y devuelta? Si ella no hubiera tenido la capacidad de encargarse del veneno en su cuerpo, entonces Ye Tian Feng ni siquiera la habría mirado.

“¿Cómo sabes que el Rey Fantasma no me conviene? Estaría más dispuesta a casarme con el Rey Fantasma que a casarme contigo.”

Las palabras de la niña sorprendieron a Ye Tian Feng; esta chica siempre había sido tan persistente con él y utilizó cualquier método para llamar su atención. ¿Por qué se había detenido ahora?.

Se desconocía cuándo, pero Ye Tian Feng la observó con una fría mirada; su corazón se sentía extremadamente incómodo. ¿Quién sabía que se sentiría desagradable cuando una niña, una que lo había amado tanto, de repente tuviera un gran cambio en sus sentimientos?.

“¡Tos! ¡Tos!” El Emperador de Zi Yue se aclaró la garganta y observó a la multitud con una mirada dominante. “Dado que el ganador de la competencia se ha decidido, la competencia concluye. En cuanto a Mu Ru Yue, ven con Nosotros al palacio. Nosotros personalmente te premiaremos.”

En la sala del trono, el Emperador de Zi Yue se sentó en el Trono del Dragón, tocando suavemente el diseño del dragón de la silla. Miró con calma a la multitud debajo del trono con una mirada ligeramente imponente.

Excluyendo a Mu Ru Yue, también había un par de príncipes talentosos y miembros de la familia real en la sala del trono, incluido Ye Tian Feng.

Cuando la mirada del Emperador de Zi Yue se detuvo en el cuerpo de Mu Ru Yue, se quedó en silencio por un momento antes de decir: “La competencia esta vez fue organizada por la Secta Qing Yun. Nosotros, como el Emperador, solo podemos premiarte en su lugar. El premio entregado por la Secta Qing Yun esta vez es una bolsa de almacenamiento.”

Al oír esto, los príncipes y miembros reales miraron con envidia a Mu Ru Yue, ya que las bolsas de almacenamiento eran extremadamente valiosas, y entre los presentes, solo Ye Tian Feng poseía una.

Cuando Mu Ru Yue salió a buscar la bolsa de almacenamiento de un eunuco, echó un vistazo al artículo y supo que este no estaba nada mal. Ya no tenía que darle más vueltas a cómo almacenar sus ingredientes medicinales en el futuro.

“Además, hay una cuestión más”. El Emperador de Zi Yue frunció el ceño levemente mientras decía con indiferencia: “Hemos decidido revocar la orden sobre la retirada del matrimonio entre Mu Ru Yue y el Príncipe Heredero.”

Al escuchar eso, Mu Ru Yue sonrió con burla mientras levanta la cabeza para observar al Emperador de Zi Yue. Ella dijo, con un tono de voz neutral: “Su Majestad, como Emperador usted debe entender lógicamente lo que significa tener una boca dorada y palabras de jade.” ¿Es esta la forma en que un Emperador debería actuar? ¿Volver una y otra vez en su palabra?.

Mu Ru Yue no fue del todo cortés, causando que la atmósfera dentro de la sala del trono se tensara. La multitud limitó su respiración, ya que no se atrevieron a decir una palabra con miedo de enojar a la persona con el estado más elevado y exaltado de la habitación.

La expresión del Emperador de Zi Yue se oscureció mientras miraba con una palpable frialdad a Mu Ru Yue. Simultáneamente, un aura que solo pertenecía a un Emperador estalló, presionando hacia abajo sobre la joven.

Sin embargo, no hubo ningún cambio en la expresión de la niña cuando ella lo miró con indiferencia.

“Mu Ru Yue, ¿estás planeando desafiar Nuestra orden?” El Emperador de Zi Yue se enojó, y era obvio que estaba enojado porque Mu Ru Yue rechazó su orden.

¿Emperador? Él era, de hecho, un Emperador. Sin embargo, no importa cuán poderosa es su posición, ¿cómo podía competir con el poder de las sectas? Además, él claramente sabía las razones por las cuales los padres del Rey Fantasma habían muerto.

Hubiera estado bien si ella fuera una basura, pero como ella no lo era, definitivamente no podía dejarlos estar juntos.

Si ella persistía en hacerlo, él solo podría matarla y erradicar así futuros problemas.

De repente, se escuchó un clamor desde fuera de la sala del trono, causando que el Emperador de Zi Yue frunciera el ceño levemente.

“¡Déjame ir! Mi esposa está allí. Debo entrar para ver a mi esposa, ¡ni siquiera pienses en intimidar a mi esposa!”

“¿Wu Chen?” El corazón de Mu Ru Yue se estremeció cuando escuchó la última parte de lo que había dicho. Un rastro de calidez se elevó desde el interior de su corazón…