EAA — Capítulo 5

0

Capítulo 5: Continente del Dios Marcial


En uno de los cuartos del lado oeste de la mansión, una joven chica estaba sosteniendo su cabeza con sus brazos mientras descansa en su cama, observando el techo. Ella se estaba tomando su tiempo para organizar los recuerdos que no le pertenecían a ella.

En ese Continente del Dios Marcial, la energía de cultivación era la principal forma de cultivación, aquellos que la practicaban eran llamados practicantes marciales. Los niveles del Continente Marcial eran simples. Empezando por el Reino Houtian, con Nueve Etapas que deben superar los practicantes marciales, seguido por el Reino Xiantian, para aquellos que habían avanzado a través de las Nueve Etapas Marciales del Reino Houtian.

Los expertos en el Reino Xiantian podían proclamarse a sí mismos como Monarcas, y era también imposible para un experto Xiantian aparecer dentro del clan real, ya que las Nueve Etapas Marciales del Reino Houtian representaban sus límites.

Por lo tanto, cuando un experto Xiantian aparecía, ellos serían tratados como importantes invitados en todos los países.

Excluyendo la profesión de artistas marciales, existía la opción de ser un alquimista.

Los requisitos para ser un alquimista eran extremadamente estrictos. Había que poseer no sólo el elemento fuego, una fuerza mental superior era también necesario. Solo los practicantes marciales que tenían ambos tendrían el talento y el don para ser alquimistas.

Sin embargo, en este continente donde la fuerza otorgaba respeto y honor, el cuerpo que ella poseía era una basura mientras sus meridianos estuvieran bloqueados, lo que significó que ella aún no era una Practicante de la Primera Etapa Marcial.

Esto también probó que ella no tenía ninguna posición dentro de la Familia Mu.

“¿Mis meridianos están bloqueados?” Mu Ru Yue salió de la cama para sentarse con las piernas cruzadas. Sus dedos presionaron con gentileza su pulso, y su expresión se tornó oscura a medida que averigua su condición. “Parece que este cuerpo no nació como una basura, sino que fue envenenado. El veneno se ha extendido dentro de los meridianos, obstruyendo el flujo de energía en mi cuerpo, haciendo imposible para mi el cultivar.”

No obstante, en Hua Xia, ella era la sucesora de una familia aristocrática experta en medicina, así que ese veneno no era algo muy difícil de tratar para ella.

“Si tuviera agujas de plata en mi mano, sería capaz de desintoxicar el veneno de mi cuerpo con seguridad, pero ahora solo puedo usar agujas de costura. Sería muy riesgoso usar esas agujas. Si cometo un error, no solo fallaria, las cosas serían mucho peor. Además, las agujas de costura eran más cortas, así que si soy descuidada, las agujas también podrían quedar atoradas en mi cuerpo.”

Sin embargo, ella no tenía más alternativa.

Si iba a una tienda de armas para comprar una aguja de plata, ella podría necesitar una gran cantidad de monedas de plata. Actualmente, ella era tan pobre que no tenía una sola moneda de cobre. Era increíble que la genuina joven maestra de la familia sufriera tal tratamiento.

Afortunadamente, ella no tenía pareja, así que tenía una enorme cantidad de agujas de coser en su habitación.

“El primer paso en la acupuntura es la desintoxicación.”

Con agujas de unos cinco centímetros en su mano, Mu Ru Yue encendió una vela para colocar las puntas de las agujas en la llama. Después de un corto momento, cuando todas las agujas estaban rojas del calor, ella las coloco en agua limpia.

“Este lugar no esta tan desarrollado como Hua Xia. No hay nada de alcohol o cualquier desintoxicante, así que solo puedo usar el método más primitivo de desinfección. Pero es más que suficiente… Ahora hacia la desintoxicación.”

Mu Ru Yue se sentó con las piernas cruzadas otra vez, usando dos de sus dedos para presionar varios puntos de acupuntura antes de perforarlos lentamente con las agujas.

El tiempo pasó lentamente.

Y durante ese periodo de tiempo, fue extremadamente difícil para Mu Ru Yue soportar el dolor. Mientras su cuerpo se desintoxica, sus cejas estaban fruncidas y sus labios temblaban ligeramente mientras que su adorable rostro mostraba una palidez mortal.

En el anochecer, la chica en el cuarto repentinamente abrió sus ojos penetrantes. Tenía una gran sonrisa en sus labios y sus ojos tenían un titilante y frío destello.

“El veneno ha sido finalmente eliminado.”

En ese entonces, ella se sintió relajada. Los sentimientos de su previa vida se encendieron en su corazón otra vez. Su alegre expresión se intensificó con una mirada escalofriante.

“No soy la Mu Ru Yue de este continente, pero ahora estoy viviendo en su lugar. Así que la ayudare con calma a devolver toda la ira a todas esas personas.”