EAA — Capítulo 48

0

Capítulo 48: Enfrentando a la Multitud (4)


Los espectadores estaban cada vez más nerviosos mientras contemplan sin pestañear la batalla entre las dos chicas.

Mu Yi Xue apretó con fuerza sus pequeños y delicados puños, y con una mirada preocupada, preguntó: “Padre, ¿cree que la hermana mayor Ting Er podrá ganar?”

Frotando la cabeza de Mu Yi Xue, Mu Qing sonrió con confianza. “A pesar de que esa infeliz realmente nos dio un susto, ¿cómo puede Ting Er perder ahora que ella es una practicante de la Quinta Etapa Marcial? Por lo tanto, ella definitivamente alcanzará la victoria, al final. Después de todo, ella solo necesita ganar y los comentarios negativos sobre ella desaparecerán.”

Mu Yi Xue parpadeó con sus adorables ojos mientras asentía seriamente. La hermana mayor Ting Er era un ídolo en su corazón, definitivamente no perdería ante Mu Ru Yue.

En este momento, Mu Ru Yue retrocedió y creó cierta distancia entre ella y Mu Ting Er. Soltó la espada que tenía en la mano, haciendo que la espada se moviera en el aire.

De repente, una espada idéntica se separó de la espada larga. Las dos silbaron cuando cortaron en dirección a Mu Ting Er. En ese momento, las dos espadas resplandecieron con capas de luz, tomando el aspecto de dos ardientes bolas abrasadoras. Parecían iluminar los alrededores.

Esta era una técnica de espada que Mu Ru Yue había aprendido durante su vida anterior: Diez Mil Espadas Como Una. A pesar de que era solo la primera etapa de las Diez Mil Espadas Como Una, esta sería suficiente para lidiar con Mu Ting Er, quien no se había convertido genuinamente en una experta de quinta etapa.

“¡No!” La tez de Mu Ting Er se volvió mortalmente pálida por el miedo. Sus piernas temblaban sin control mientras levanta apresuradamente su espada de hielo. Cuando esa espada entró en contacto con el calor abrasador de las espadas duales, la espada de hielo en su mano se derritió inesperadamente.

Esa costosa espada había sido comprada por Mu Qing, e incluso se dijo que esta espada había sido tallada en hielo, que fue traída desde una montaña de hielo, y que no se derretiría durante mil años. Esta espada le permitió sacar más poder en su técnica de espada de hielo durante muchos combates.

¿Quién podría saber que esta espada realmente sería derretida por la llama de Mu Ru Yue?.

Al ver las dos espadas acercarse a ella, Mu Ting Er apretó los dientes mientras retira el cinturón que ata sus ropas para enfrentar a las dos espadas. Pero antes de que el cinturón pudiera acercarse a las espadas, se convirtió en cenizas.

‘Estoy acabada. Todo está terminado. ¡Con la perversidad de Mu Ru Yue, ella definitivamente me matara! ¡Pero no quiero morir!’

Al pensarlo, a Mu Ting Er no le importó su orgullo cuando gritó en voz alta: “¡Padre, Su Alteza el Príncipe Heredero! Por favor, salvenme rápido. Mu Ru Yue dijo que si yo fuera a morir, el Príncipe Heredero sería suyo, ¡así que ella quiere matarme!”

Después de escuchar lo que dijo Mu Ting Er, Mu Ru Yue sonrió con burla, pero no tenía intención de retirar su ataque. Aún así, definitivamente no tomaría la vida de Mu Ting Er.

¡Silbido!

¡Silbido! ¡Silbido!

Se escucharon un par de sonidos distintos y nítidos cuando las dos espadas cortaron en pedazos la ropa de Mu Ting Er, dejando al descubierto su blanco y delicado cuerpo. Lo que se hizo más claro fue una marca clara y distintiva de chupetón junto a su ombligo. Parecía ser de hace algún tiempo, de acuerdo con su color y brillo.

“¡Ah!”

Mu Ting Er chilló mientras trataba de cubrir rápidamente su pecho. Su acción, sin embargo, había permitido a la multitud ver que ya no había un Sello de Castidad en su brazo.

Esto le hizo saber a todos que Mu Ting Er, de la Familia Mu, inesperadamente no era virgen.

En ese momento, aquellos que eran lascivos en la multitud tenían miradas llenas de indiferencia hacia ella. Los hombres rara vez veían un cuerpo tan magnífico y delicado, así que no podían apartar la mirada de su cuerpo, mientras que las chicas la miraban desdeñosamente.

Inicialmente pensaron que Mu Ting Er era una chica excepcional, pero ahora sabían que era una puta que se sometió a relaciones sexuales antes del matrimonio.

“Feng’er, ¿esta es la chica con la que quieres casarte?” La mirada del Emperador de Zi Yue se heló. Con una expresión desagradable, continuó, “ofende la moral pública que una niña pierda su castidad antes del matrimonio. Mi familia real definitivamente no permitirá que una niña así ingrese a la familia.”