EAA — Capítulo 47

0

Capítulo 47: Enfrentando a la Multitud (3)


“Mu Ru Yue, ¿sabes cuál fue el mayor error en tu vida?” Mu Ting Er se burló, gritando lo suficientemente fuerte como para que todos en el escenario marcial pudieran escuchar. “Tu mayor error fue nacer como la hija de sangre de la Familia Mu. Obviamente soy mucho más talentosa que tú, pero solo soy una niña adoptada. ¿Qué derechos tienes para heredar el linaje de la Familia Mu? ¡Es muy injusto! Si no fuera por mi estatus de hija adoptiva, no habría necesitado tanto esfuerzo para robarte a tu padre, a tu hermana e incluso a tu prometido.”

Odiaba a Mu Ru Yue, pero también odiaba a su padre biológico.

Debido a que su padre biológico era una basura que le impidió tener una gran formación. Ese tipo de basura no merecía ser su padre; era bueno que la basura todavía adorara a su hija y deliberadamente sacrificara su vida para salvar a la anciana de la Familia Mu con el fin de brindarle apoyo desde más allá de la tumba.

Pero si su padre fuera un dragón entre corderos como el Emperador Real de este Reino, ¿no podría obtener lo que quisiera? Ella no necesitaría trabajar tanto para obtener un buen futuro.

Por lo tanto, su padre biológico todavía era una basura. Todas esos temas inútiles sobre la familia habían sido despreciados por ella, pensando que carecían de valor.

“¿Eres realmente más talentosa que yo?” Mu Ru Yue sonrió, pero para Mu Ting Er, era como si estuviera mirando a un siniestro demonio. “Deberías saber mejor que todos lo que hiciste ese año.”

La expresión de Mu Ting Er cambió. ¿Podría ser que esta perra sabía sobre ese asunto? No, eso era imposible. Lo había hecho en completo secreto para que le fuera imposible saberlo.

Después de pensarlo, el corazón de Mu Ting Er se estabilizó mientras respondía con burla, “Mu Ru Yue, deja de acusarme. Es obvio que eres basura, así que ni siquiera pienses en competir contra mí solo porque puedes cultivar ahora.”

Dijo esas palabras con lentitud, por lo que la multitud debajo del escenario no tenía idea de a qué se refería su conversación.

Sin embargo, su conversación llegó a un final rápido, ya que Mu Ting Er apareció detrás de Mu Ru Yue. Ella blandió su espada, apuntando con la punta de su hoja al cuello de su oponente.

Pero Mu Ru Yue parecía tener ojos en la espalda cuando, con un movimiento de su larga espada, bloquea fácilmente el ataque de Mu Ting Er.

Una pequeña brisa de ese otoño atravesó el escenario, y hojas muertas de los árboles en los alrededores cayeron en grandes cantidades.

En este momento, solo habían dos figuras de pie en la competencia.

Cuando la multitud vio los muchos cuerpos esparcidos por el escenario, tragaron saliva. ¿Quién se atrevería ahora a decir que Mu Ru Yue es una basura? Incluso si Mu Ting Er derrotara a Mu Ru Yue, Mu Ting Er había aumentado previamente su poder consumiendo una pastilla.

Si Mu Ting Er no hubiera consumido esa píldora, ya habría caído como el resto.

“Su Majestad, ¿qué piensas de esa Mu Ru Yue?” Ji Ru Ya sonrió mientras jugaba con su cabello. El interés llenó sus ojos, y ella preguntó: “Tengo mucha curiosidad ya que definitivamente no era basura, entonces ¿cómo surgieron esos rumores?”

El Emperador de Zi Yue tampoco entendia lo que estaba pasando. “Si supiera que Mu Ru Yue tiene este talento, le habría otorgado un matrimonio con mi hijo o nieto. ¿Cómo pude haber dejado que ese Rey Fantasma obtuviera semejante ganancia?”

Al pensar en eso, el estado de ánimo del Emperador de Zi Yue se tornó un poco desagradable. Ji Ru Ya solo sonrió y no dijo nada más, y ella dirigió su mirada a Mu Ru Yue mientras su sonrisa se intensificó y se volvió cada vez más capaz de seducir el corazón de una persona.

Pero actualmente, las miradas de todos estaban en el escenario marcial…

Los ataques de Mu Ting Er eran tan rápidos que había sido difícil para la gente lidiar seguir sus movimientos. Su espada era capaz de confundir la vista cuando era dirigida hacia Mu Ru Yue. Dado que parecía tener múltiples formas ilusorias en las visiones de todos, no pudieron determinar la ubicación real de su espada.

No obstante, nunca se logró observar algún signo de pánico en la cara de Mu Ru Yue desde el comienzo del combate. Su cuerpo se movía constantemente de izquierda a derecha para evadir los golpes, evitando el complejo movimiento de la espada.