EAA — Capítulo 44

0

Capítulo 44: Practicante de la Cuarta Etapa Marcial


Era de noche cuando Mu Ru Yue dejó de cultivar. Para entonces, suavemente dejó escapar un suspiro mientras levanta la cabeza para mirar la brillante luna, la cual podía ser vista al otro lado de la ventana, brillando con un inestable flujo de luz.

Una sola noche de cultivación finalmente le permitió abrirse paso a través de la Tercera Etapa Marcial, y convertirse así en una practicante de la Cuarta Etapa Marcial. Ahora tendría la fuerza suficiente para la autopreservación, a pesar del hecho de que un practicante de la Cuarta Etapa Marcial no podría considerarse tan fuerte en ese continente.

Tres días pasaron en un respiro. La clasificación del resto de los competidores restantes se habían publicado en esos tres días; algunos estaban abatidos mientras algunos estaban eufóricos. Por supuesto, ese evento imprevisto tres días atrás todavía se discutió con entusiasmo.

Todos pensaron que Mu Ting Er no participaría en esta competencia, pero ella todavía vino con Mu Qing hoy.

Hoy, Mu Ting Er estaba más tranquila en comparación con su comportamiento increíblemente delicado, el cual era habitual en ella. Fue solo cuando miró a Mu Ru Yue que un odio penetrante se expresaría desde sus hermosos ojos.

Cuando Ye Tian Feng vio a Mu Ting Er aparecer, su corazón se agitó. Parecía como si quisiera dirigirse a ella para decir algo, pero aún así se sentó al final. En cuanto a Mu Ting Er, ella había esperado que él viniera y hablara con ella, pero cuando vio sus acciones, su corazón no pudo evitar relajarse.

“Claramente había prometido hace tres días que después de la competencia vendría a buscarme, pero no lo hizo.”

Pensando en eso, Mu Ting Er sintió un sabor amargo en su boca. No había esperado que el hombre al que amaba de todo corazón ni siquiera se mantuviera a su lado cuando más lo necesitaba.

Pero ¿por qué no podía dejarlo ir, incluso cuando la trataba de esa manera?.

De repente, se escuchó una voz, haciendo que Mu Ting Er retrajera su mirada.

“Oye, mira… Es Mu Ru Yue de la Familia Mu. ¿Qué está planeando hacer?”

Cuando Mu Ting Er escuchó el nombre ‘Mu Ru Yue’, el odio brilló en sus ojos.

‘¡Eso es, todo es culpa de esa perra! Si no fuera por su existencia, ya sería la Esposa Principal del Príncipe Heredero Jing. ¿Por qué necesitaría participar en esta competencia entonces? Además, si no fuera por esta competencia, ¿cómo podría haber sido deshonrada en tal medida?’

‘Ella debería haber muerto hace mucho tiempo.’

‘Esa puta no tenía ningún amor paterno o materno e incluso el Príncipe de la Corona está disgustado con ella. Como nadie se preocupaba por su existencia, ¿por qué no decide morir?’

¡Una persona inútil no tiene derecho de vivir en este mundo!

Sintiendo una molesta mirada desde algún lugar, Mu Ru Yue miró ligeramente hacia abajo y detuvo su mirada en Mu Ting Er por un momento antes de cambiar su línea de visión sin siquiera un leve indicio de importancia.

“Las competiciones de uno en uno son demasiado aburridas. ¿Cuántas personas han pasado la primera ronda? ¡Todos vengan hacia mí! No tengo tiempo para desperdiciar en peleas individuales con todos ustedes.”

Las palabras de la joven fueron como un trueno que golpeó sin piedad los corazones de la multitud. Todos entrecerraron sus ojos con sorpresa mientras miraban incrédulos la figura extraordinariamente hermosa de la joven en el escenario marcial.

¿Desafiando a todos a la vez?.

¿Quién se creía ella? Solo era una simple practicante en la Tercera Etapa Marcial. ¿De verdad se atrevió a desafiar a todos? ¿Su mente realmente funcionaba correctamente? Una persona normal no habría dicho lo que dijo.

Todos, por no mencionar a los practicantes de Cuarta Etapa Marcial como Mu Ting Er, podrían aplastarla con sus números.

La piel de Mu Qing pasó a ser del color de un hígado de cerdo mientras reprimía su impulso de darle una lección a Mu Ru Yue. En su lugar, le gritó con furia: “¡Niña desgraciada, deja de avergonzarte y sal del escenario ahora!”

¿No creía ella que ya se había deshonrado lo suficiente? ¿Qué joven se comportaría con tanta arrogancia como ella? Hubiera estado bien si ella tuviera la habilidad, pero sus actuales acciones solo cortejaban a la muerte.

Las cejas de Mu Ru Yue se alzaron cuando bajó la mirada para mirar a Mu Qing, quien tenía una tez pálida. “Ya he sido expulsada de la Familia Mu debido a tus ordenes, así que, ¿qué derechos tienes para disciplinarme?”

“Tú…” Mu Qing señaló y sacudió su dedo hacia Mu Ru Yue. Realmente lamentaba haber permitido que una niña tan delincuente e imprudente naciera. Al instante, su mirada se intensificó antes de sonreír enojado y gritar, “¡Bien, muy bien! ¡No te vayas a arrepentir de haber dicho eso después de hoy!”