EAA — Capítulo 40

0

Capítulo 40: Separación (2)


Al escuchar esas preguntas, Mu Ru Yue sintió que la situación era realmente graciosa. Naturalmente, ella se rió debido a eso. Con una mirada fría y llena de burla, miró a Mu Qing y dijo: «Sobre eso, ¿por qué no le preguntas a tu hija adoptiva?»

Cuando ella dijo «hija adoptada», Mu Ru Yue puso énfasis deliberadamente en esas palabras.

«Mu Ru Yue, realmente no tienes ningún respeto por tus mayores». La mirada de Mu Qing se volvió tan siniestra que realmente quería estrangular a esa hija hasta la muerte. «Si hubiera sabido que serías la raíz de un desastre, realmente te habría matado cuando naciste.»

‘Por lo que yo veo, esta chica mía realmente no parece ser mi hija. Realmente lamento criarla durante tantos años.’

Mu Ru Yue se rió otra vez; la burla en sus ojos era clara, haciendo que el corazón de Mu Qing se estremeciera. Para cuando se despertó de su sorpresa, su rostro fue dominado por una expresión de enojo. Su mirada hacia Mu Ru Yue se volvió aún más siniestra.

Justo cuando quería castigar a esta delincuente, sonó una voz tan celestial como la música de los dioses. «Mi esposa, he venido a buscarte.»

Una figura blanca apareció rápidamente: Ye Wu Chen ya había aparecido al lado de Mu Ru Yue.

Cuando Mu Yi Xue miró por primera vez a Ye Wu Chen, no pudo desviar su mirada.

Como hija de la Familia Mu, había visto a muchos hombres, pero nunca a uno tan guapo como este joven frente a ella. Incluso la apariencia del Príncipe Heredero, a quien amaba su hermana mayor, Ting Er, no podía alcanzar en lo más mínimo la apariencia de ese joven.

El joven parecía ser como una luna brillante, ya que su cuerpo entero emitía deslumbrantes rayos de luz. Incluso si lo comparasen con una mujer, la fémina no tendría un aspecto tan impresionante como el suyo.

En ese momento, Mu Yi Xue miró al joven vestido de blanco, quien parecía haber salido literalmente de una pintura.

‘¿Cómo puede haber una persona tan hermosa en este mundo?’

El corazón de Mu Yi Xue latió rápidamente, dando la impresión de que su corazón estaba saltando. Sus dos ojos estaban llenos de amor ciego, como si estuviera viendo al único hombre de tal clase en el mundo…

Un sinnúmero de jóvenes la habían rodeado a lo largo de todos estos años, pero las expectativas de Mu Yi Xue siempre fueron tan altas que nadie llamó su atención.

‘En este momento, sin embargo, entiendo por qué los cielos no me habían permitido enamorarme de nadie más: Fue para esperar su llegada. ¿Con quién será compatible este joven apuesto, si no es conmigo?’

‘Está predestinado que seamos una pareja perfecta.’

«¿Por qué viniste?» Mu Ru Yue expresó duda. ¿No estaba Ye Wu Chen mentalmente afectado? ¿Cómo había encontrado a la Familia Mu?.

Ye Wu Chen bajó la cabeza tímidamente y susurró: «Quería verte, así que he venido.»

Definitivamente no diría que fue debido a que no puede dejar de preocuparse por ella. Pero esas palabras hicieron que Mu Ru Yue sospechara. ¿Acaso no acabaron de encontrarse?.

«Mu Ru Yue, ¿quién es él para ti?» Mu Yi Xue miró violentamente a Mu Ru Yue, era como si quisiera desgarrarla en innumerables piezas en ese mismo momento.

Mu Yi Xue no sabía por qué, pero cuando conversaban de manera tan íntima entre sí, sentía como si alguien le estuviese arrebatando lo que era suyo. Eso intensificó la enemistad que sentía hacia Mu Ru Yue en su corazón.

‘¡Él es mío y solo puede ser mío! ¿Cuál podría ser el valor de esta zorra Mu Ru Yue cuando ni siquiera tiene el amor de un padre? Con una palabra, mi padre definitivamente me conseguirá a ese joven.’

«¿Quién crees que es para mí?» Mu Ru Yue se encogió de hombros cuando le devolvió la pregunta a Mu Yi Xue.

La cara de Mu Yi Xue se volvió completamente roja de ira, con una mirada dirigida hacia Mu Ru Yue ella tenía la intención de hacer su movimiento, pero fue detenida por Mu Qing al instante.

Con sus cejas levantadas, Mu Qing miró fríamente hacia Ye Wu Chen. «Señor, no sé su identidad. ¿Por qué has irrumpido en mi Familia Mu?”.