EAA — Capítulo 35

0

Capítulo 35: Practicante de la Tercera Etapa Marcial


Cuando se hizo ese anuncio, la multitud se calmó.

Nadie esperaba que, excluyendo a Mu Ting Er, hubiera alguien más que pudiera provocar tal efecto en la multitud.

En la arena, una persona vestida de blanco caminó hacia el centro. A pesar de que la niña parecía escasa en tamaño, su apariencia no podía ser ignorada. Mu Ting Er era como una débil y delicada flor blanca, pero esta niña tenía el temperamento de un bambú de pino en las montañas nevadas, erguido y sin temor al frío.

Era innegable para todos que en la Familia Mu, la hija más sobresaliente era Mu Ting Er. Pero si uno hablara de belleza, entonces definitivamente sería la basura número uno del Reino de Zi Yue, Mu Ru Yue, quien resaltaría sobre todas.

Su belleza era como la esencia de la luna, capaz de aturdir a todos.

“¿Eres Mu Ru Yue?” Li Lu sonrió mientras miraba audazmente a Mu Ru Yue. “Si pierdes ante mí, ¿qué tal si te conviertes en mi 13ª concubina?”

“Está bien.” Mu Ru Yue sonrió, pero no contenía ningún calor. “Pero si pierdes, te someterás a mí y me reconocerás como tu maestro. ¿Estás de acuerdo?”

“¡Jaja!” Li Lu rió sin moderación mientras miraba a Mu Ru Yue con una mirada llena de interés. “¿Y qué si te lo prometo?”

Después de decir eso, se detuvo antes de continuar, “¡No perderé!”

‘Mu Ru Yue es la famosa basura del reino, entonces ¿cómo podría perder bajo sus manos?’

Pero antes de que Li Lu pudiera hacer su jugada, Mu Ru Yue hizo la suya. Al ver la intensa aura de la espada en su mano, la respiración de Li Lu se tornó un poco lenta.

“¡Practicante de la Tercera Etapa Marcial!”

Y estaba en lo correcto, el aura que estaba siendo emitida por su cuerpo tenía un aura que solo un practicante de la Tercera Etapa Marcial tendría.

La expresión de Li Lu cambió cuando trató de usar su espada para defenderse de su ataque. En ese instante, sintió que algo golpeaba con fuerza contra su pecho. No pudo evitar exhalar un bocado de sangre, obligándolo a retroceder unos pasos.

Este inesperado resultado sorprendió a todos.

La habilidad de Li Lu no era fuerte, pero era un practicante de la Tercera Etapa Marcial. ‘¿La basura me hizo escupir un bocado de sangre?’

“¡Tercera Etapa! ¡En realidad es una practicante de Tercera Etapa Marcial!” Mu Qing apretó los dientes mientras miraba a Mu Ru Yue con odio.

En ese momento, sus sentimientos no habían cambiado: aún consideraba que su hija era basura, y tampoco le quitaba la sensación de humillación que sentía por ella. En su lugar, sintió que ella había ocultado deliberadamente su fuerza para ir contra él al lavar su título de basura frente a la multitud.

Hubo otros dos que tampoco tuvieron una expresión agradable.

Como a menudo la llamaba basura, Mu Yi Xue de repente se sintió disgustada de no poder llamarla basura nunca más. Por otro lado, Mu Ting Er claramente sabía que ella era la razón por la cual Mu Ru Yue no podía cultivar.

‘Definitivamente la había envenenado, y la prueba de talento innato había demostrado que sus meridianos estaban sellados. Ella debería ser incapaz de cultivar. Además, enviar al practicante de la Tercera Etapa Marcial Li Lu a un empate es una cosa, pero ¿cómo lo obligó a escupir un bocado de sangre?’

¿Qué tan cómico fue que las dos hijas y su padre, quienes la habían insultado como basura, la odiaban aún más después de haber lavado su título de basura? Incluso pensaron que les había hecho más difícil el que levantaran la cabeza y que ya pensaran en quitarse la vida por odio.

“Admito la derrota”. Li Lu levantó su mano mientras lo decía con satisfacción. “Señorita Mu, realmente ocultó sus poderes profundamente, me dio un susto. Sin embargo, hay algo que no entiendo. Los dos estamos en la Tercera Etapa Marcial, pero ¿por qué siento que eres mucho más poderosa que eso?”

Fue precisamente este sentimiento lo que hizo que Li Lu supiera que no tendría sentido continuar, ya que definitivamente iba a perder.