EAA — Capítulo 34

0

Capítulo 34: Empieza la Competición


45 minutos después del mediodía, la multitud que rodeaba el escenario marcial discutía con entusiasmo quién ganaría la competencia. Algunos incluso establecen algunas apuestas. Por supuesto, todos pensaron que Mu Ting Er, que estaba en la Cuarta Etapa Marcial, obtendría la primera posición, mientras que el último lugar sería naturalmente Mu Ru Yue. Después de todo, ¿quién le dijo que fuera basura?.

«A continuación, Mu Ting Er, de la Familia Mu, contra la Joven Maestra Zhang Ya Xin, de una honorable casa marquesa.»

Finalmente fue el turno de Mu Ting Er.

El humor de todos mejoró cuando colocaron sus miradas en la joven vestida de verde. Mu Ting Er parecía disfrutar de esas miradas mientras sonreía con elegancia, caminando con pasos tan suaves como una flor de loto, mientras subía al escenario marcial.

«Padre, es el turno de la Hermana Mayor Ting Er». Mu Yi Xue tiró de la manga de Mu Qing mientras saltaba emocionada. «La hermana mayor Ting Er es increíble. Una vez que ella entró en el escenario marcial, la multitud se calmó. Excluyendo a la hermana mayor Ting Er, ¿quién puede provocar tal efecto?”

Levantando un poco su mentón tan blanco como la nieve, Mu Yi Xue expresó una sonrisa complaciente. ¿Cómo no sentirse orgullosa de tener una hermana mayor tan sobresaliente?.

Los príncipes y la realeza de la ciudad no pudieron evitar mirar cariñosamente a Mu Ting Er, pero los ojos del otro lado parecían mirar a Ye Tian Feng con una mirada sentimental.

Incluso cuando esos hombres con miradas afectuosas reconocieron que ella solo tenía a Ye Tian Feng en sus ojos, no estaban desconsolados. Sentían que solo un hombre sobresaliente como Ye Tian Feng era lo suficientemente digno para ser su pareja.

Eran una pareja perfecta, destinados a estar juntos. ¿Cómo podría Mu Ru Yue, a quien se le retiró su matrimonio, ser compatible con él? ¿Cómo era ella comparable a Ting Er?.

Si estuvieran en los zapatos de Ye Tian Feng, definitivamente elegirían a Mu Ting Er sobre la basura, que solo tenía una apariencia hermosa.

«Joven Maestra Zhang, empecemos.»

Mu Ting Er volvió su mirada hacia Zhang Ya Xin, con una amigable sonrisa en su rostro. No importaba quién viera su rostro, no sentirían incomodidad hacia ella.

«Señorita Mu, no necesita ser cortés». Zhang Ya Xin sonrió y soltó el látigo largo que estaba sujeto a su cintura. Era un largo y brillante latigo, el cual se elevó de inmediato en el aire.

Escuchando el viento en su oreja, Mu Ting Er movió su cuerpo a un lado para evitar ese golpe y cargó rápidamente por el escenario. En unas pocas respiraciones, ya se había ubicado detrás de su oponente.

Sintiendo una espada helada contra su cuello, el cuerpo de Zhang Ya Xin se estremeció mientras sonreía con ironía. «Señorita Mu, parece que no soy tu oponente. De buena gana reconozco la derrota.»

«Me dejas ganar.»

Mu Ting Er retiró su espada mientras lanza una mirada llena de sentimientos hacia Ye Tian Feng.

Los resultados del combate estaban dentro de las expectativas de todos, ya que había una gran disparidad entre sus habilidades. Ni siquiera era una competencia. Zhang Ya Xin definitivamente no era rival para Mu Ting Er.

Parecía que el campeonato sería suyo sin dificultades.

«Feng Er, ¿esa es la chica que amas?» El Emperador de Zi Yue se acarició la barba mientras sonreía satisfecho. «No está mal, su talento y personalidad es de primer nivel. Tu vista es realmente buena. Entre las tres hijas de la Familia Mu, solo Mu Ting Er, quien no estaba relacionado con la sangre de la familia, es la más sobresaliente.»

«Abuelo Real, si ella te agrada, entonces eso es genial». El corazón de Ye Tian Feng se sacudió. Parecía que a su Abuelo Real realmente apreciaba a Ting Er. Si este fuera el caso, entonces el Maestro no necesitaría aparecer y Abuelo Real no lo obstaculizara al casarse con Ting Er.

Al escuchar la conversación entre abuelo y el nieto, Ji Ru Ya, que estaba sentada a un lado, hizo un puchero, sus ojos expresaron desdén. Esa Mu Ting Er realmente tenía una apariencia hermosa y un gran talento, pero parecía demasiado hipócrita.

Ella admiraba, en cambio, a la Mu Ru Yue que había visto hacía unos meses.

En este momento, el comentarista anunció una vez más.

«A continuación, Mu Ru Yue de la Familia Mu contra el noble hijo del Protector General del Reino, Li Lu.»