EAA — Capítulo 33

0

Capítulo 33: Mi Esposa, Te Extrañe


“Mi esposa, te extrañé. ¿Por qué no viniste a buscarme?”

Al decir eso, el joven se sintió ligeramente molesto y con sus inocentes y seductores ojos, todo esto hacia que a la gente le costara resistirse. Sin saberlo, Mu Ru Yue pensó de repente, ‘¿Realmente tiene la mentalidad de un tonto infantil? ¿Por qué siento que este tipo es en realidad un zorro astuto?’

“Parece que estás socializando bien.”

Una pequeña risa se escuchó desde un lado.

Se podía ver a Ye Yi Hua agitando su abanico mientras se dirigía hacia Mu Ru Yue. Con una sonrisa increíblemente falsa en su rostro, observó con su par de ojos de melocotonero a Ye Wu Chen antes de mirar a Mu Ru Yue.

“Ustedes dos no se han casado todavía, pero ¿ya parecen tan íntimos? Parece que la Señorita Mu es una persona abierta.”

Su observación obviamente insinuaba el acto de estar abierto a situaciones íntimas antes de casarse, ¿no sería eso un comportamiento promiscuo?.

Al pensar en eso, sonrió con sus acuosos ojos de melocotón. Continuó hablando sombríamente: “Es una pena que el tonto no sepa nada. Si la Señorita Mu necesita un hombre, la Mansión Hua de este Príncipe siempre está abierta para su llegada. En ese momento, este príncipe definitivamente no decepcionará a la Señorita Mu.”

La mirada de Mu Ru Yue se heló cuando todo su cuerpo emitió un aura asesina. Cuando noto que Ye Yi Hua se alejaba, sonrió burlonamente.

“Dado que Su Alteza ya había dicho ese tipo de palabras varias veces y parecía haber olvidado lo que dije, si insiste, iré a visitarlo.”

Diciendo eso, ella dejó de hablar por un momento mientras la frialdad en sus ojos se intensificó, perforando directamente su corazón.

“Eso es si no te importa que tu mansión sea destruida por mí.”

Al escuchar sus palabras, Ye Yi Hua no estaba enojado, pero una extraña emoción apareció en sus ojos. “Este Príncipe esperará a que la Señorita Mu destruya la mansión de este Príncipe. ¡Jaja!”

Lanzando una risa, no siguió mirando a la pareja y se fue.

La hija de la Familia Mu era realmente interesante. Si ella no fuera una basura, realmente le pediría a su padre real que se la otorgue. Pero fue una pena que no pudiera renunciar a su futuro por una niña.

“Vámonos”. Mu Ru Yue dirigió su mirada hacia Ye Wu Chen, pero ella vió que él estaba mirando aturdido a Ye Yi Hua.

Después de escuchar a Mu Ru Yue, Ye Wu Chen volvió a la realidad y negó con la cabeza. “Mi esposa, quiero regresar a mi mansión.”

“Bien, puedes regresar primero. Después de un tiempo, iré a buscarte.”

Dado que la competencia estaba comenzando, Mu Ru Yue arrojó con prisa esas palabras antes de correr a la arena. Después de que su figura desapareció, Ye Wu Chen se movió en la dirección opuesta.

Como se trataba de una gran competencia, las personas de la Ciudad Fénix disfrutaban viendo la bulliciosa escena.

En ese momento, en un solitario callejón en el que Ye Yi Hua acababa de entrar, una figura de repente aterrizó frente a él, bloqueando su camino.

Esa persona llevaba una túnica larga, de color blanco lunar, adornada con hilos dorados y plateados en el borde. También llevaba una deslumbrante máscara de plata en su rostro mientras miraba siniestramente a Ye Yi Hua mientras tenía una expresión de burla adornando sus hermosos labios.

Ye Yi Hua frunció el ceño. “¿Puedo preguntar quién es usted? ¿Por qué has bloqueado el camino de este príncipe?”

Tenía gran poder e influencia, por lo que no pensó que tendría enemigos. ¿Quién era ese frente a él?.

¡Peng!

El hombre pateó el estómago de Ye Yi Hua sin decir una palabra. Esa patada lo había enviado volando al suelo. Luego fue levantado para ser violentamente golpeado con un puño.

La cultivación de Ye Yi Hua no era baja, pero frente al misterioso hombre, se sentía como si todos sus poderes estuvieran restringidos, lo que le impedía resistirse.

Un golpe final aterrizó en su nariz, y la sangre fluyó de inmediato. El hombre miró con satisfacción a Ye Yi Hua, que tenía una cara similar a la de un cerdo debido a los golpes, antes de tirarlo al suelo y agregar algunas patadas más.

“Recuerda, no todas las chicas son tuyas cuando las deseas.”