EAA — Capítulo 31

0

Capítulo 31: El Protector Wu Yu


“Mi querida discípula, no te preocupes. Desde que eres mi discípula, tu Maestro no permitirá que nadie te intimide. Di solo una palabra y sin dudas castigare brutalmente a ese mocoso.”

Mientras pensaba en cómo se había retirado el matrimonio de Mu Ru Yue cuando tenía tal apariencia y talento, Wu Yu no podía soportarlo y quería castigar de inmediato al idiota que había pasado por alto tal tesoro.

‘¿Cómo podría ser intimidada mi discípula? Si alguien puede ser tan atrevido, solo le espera la muerte.’

“No es necesario.” Mu Ru Yue negó con la cabeza y respondió sonriendo: “Incluso si él no lo hiciera, me habría retirado de ese matrimonio por mi propia cuenta. Ese tipo de caballo lleno de gérmenes no es compatible conmigo.”

Las palabras de la joven calmaron la ira del Gran Maestro Wu Yu. Él rió. “Así es, ese mocoso no tuvo suerte al abandonar a mi discípula. Con tu talento, puedes encontrar a un hombre que es cien veces… no, incluso mil veces mejor que él. Un hombre como él no es compatible con mi discípula.”

Algunos tenues destellos brillaban en los ojos de Mu Ru Yue. “Además de eso, ¿puedes no decirle a nadie que yo soy tu aprendiz? Aunque esto sería temporal.”

“¿¡Por qué!?” Wu Yu parpadeó, curioso. Inicialmente quería que todos en la Secta Qing Yun supieran que había encontrado un buen discípulo, para incluso aturdir al Gran Maestro Tian Yuan y a su discípulo.

“Es simple lógica; no necesito demasiado apoyo en mi camino hacia la madurez. Solo necesitas protegerme y ayudarme para que mi crecimiento sea más rápido que antes.”

‘Solo necesito encontrar una montaña de apoyo para enfrentar situaciones que no pueda resolver, en lugar de simplemente dejar que mi Maestro resuelva todos mis problemas y peligros.’

‘Sin peligro, ¿cómo puedo crecer?’

Ella entendió esta lógica.

“¡Jaja! De acuerdo, mi discípula.” Wu Yu alabó con elocuencia, y en el fondo pensó que realmente no había encontrado a la persona equivocada. Solo Mu Ru Yue podría ser quien dijera esas palabras como si fuera simple “sentido común.”

Esta niña no era una heredera mimada de una familia aristocrática, por lo que sabía cómo sobrevivir en el continente.

“Niña, deberías venir a verme todos los días después de hoy. Te enseñaré algunos métodos que puedes usar en la fabricación y cultivo de píldoras. Solo tengo una solicitud: Durante la competencia entre practicantes marciales en la Ciudad Fénix, que será dentro de dos meses, debes regresar victoriosa.”

Wu Yu sonrió mientras acariciaba su barba. Quizás, de ahora en adelante, empezaría la era de los jóvenes. Su generación ya había envejecido.

“¿El primer lugar?” Mu Ru Yue sonrió y se rió entre dientes. “Eso es lo que había planeado hacer.”

Ella no estaba interesada en la competencia, pero sabía que Mu Ting Er definitivamente iba a participar. Además, ¡también quería decirle al mundo que ya no era una basura!.

Wu Yu miró con curiosidad a Mu Ru Yue. A pesar de que ella estaba sonriendo, dicha sonrisa podía hacer que el corazón de una persona se estremezca con escalofríos.

Era de noche. La luz de la luna, como siempre, brilló como las ondulantes olas de agua.

Dentro de una casa cerca de la Familia Mu, un hombre tenía ambas manos a la espalda. Su mirada profunda era dirigida hacia el cielo nocturno con emociones complejas dentro de sus ojos.

El hombre vestía una larga túnica plateada. Con su celestial apariencia perfecta cubierta por la tenue luz de la luna, se veía realmente hermoso, lo suficiente como para hacer que la gente se sintiera sofocada al verlo. Era tan guapo que parecía que podía abrumar la belleza de la misma luna.

“Maestro, ¿debería su subordinado ocuparse de la chica con la que se va a casar?”

Detrás de él, había una chica vestida de negro, arrodillada con la cabeza inclinada. Sabía que a su Maestro no le gustaba que la gente lo mirara, incluso si estaba solo de espaldas.

“¡Es innecesario!”

“Pero Maestro, si esa chica llega a la casa podría descubrir algo. Si otros supieran que el Maestro es…”

“¡Desaparece!”

Su voz baja contenía una tristeza que hizo estremecer el corazón de Die Yi.

‘¿El maestro está protegiendo a esa chica? ¿Por qué? Esa chica es solo basura. ¿Por qué mi Maestro, que nunca ha sido afectado por los hechizos femeninos, la protege?’

La cabeza de Die Yi se mantuvo baja mientras reprimía los temblores en su corazón.

“Entendido, este subordinado se irá.”

Sabía que no debería tener esos sentimientos, pero a veces no podía reprimirlos. La única solución era no dejar que nadie supiera de sus sentimientos…