EAA — Capítulo 300

0

Capítulo 300: Un Corazón Unido (3)


Tal resultado sería inimaginable…

Mu Ru Yue levantó la espada en su mano para bloquear el ataque que se acercaba. En ese instante, sintió que el poder superó la defensa formada por la espada y le azotaba el pecho, por lo que se vio obligada a retroceder rápidamente, con un rastro de sangre filtrándose por la comisura de sus labios.

Cuando sus miradas chocaron, Mu Ru Yue vio claramente los celos no disimulados y la intención asesina en los ojos de Nangong Zi Feng.

Tal locura impulsada por un hombre…

“Nangong Zi Feng, Wu Chen es mi marido”. Mu Ru Yue miró seriamente el rostro helado de la otra mujer. Se rió débilmente y continuó: “Por lo tanto, no permitiré que nadie se encapriche de él, y de todos modos, ya sea en la vida pasada o en la presente, él no se enamorará de ti. Nunca ha habido ni habrá amor en sus ojos cuando se fijan en ti”.

¡Boom!

Una intensa y ferviente intención asesina surgió del cuerpo de Nangong Zi Feng. Sentía como si su pecho fuera a explotar por su ira, mientras las llamas de la furia brillaban en sus ojos. ¡Quería torturar viciosamente a la mujer que tenía delante antes de matarla!.

“¡Mu Ru Yue, no te dejaré escapar!”

La furiosa Nangong Zi Feng atacó con toda su potencia, sin contenerse. Una intensa intención asesina envolvió su cuerpo y un siniestro rayo de luz brilló dentro de sus ojos.

Bajo el ataque de Nangong Zi Feng, Mu Ru Yue se vio abrumada. Con los ojos entrecerrados, bloqueó el ataque de Nangong Zi Feng con su espada mientras sacaba numerosas píldoras y las consumía.

“Mu Ru Yue, he recordado cómo provocaste anteriormente a un hombre para obligarle a usar todo su poder. Por desgracia para ti, este método no funcionará conmigo. Admito que yo, Nangong Zi Feng, he caído en tu provocación; sin embargo, mi energía como experta Xiantian de Rango Medio es varias veces mayor que la de ese hombre. ¡No será difícil para mí matarte antes de usar toda mi energía! Definitivamente no serás mi rival ni siquiera con la ayuda de las píldoras”.

Nangong Zi Feng rió cuando incluso ella se convenció de sus propias palabras. Nadie conocía a Mu Ru Yue más que ella, especialmente en lo que respecta a esa batalla con un hombre después de la asamblea de píldoras…

Por lo tanto, había visto a través de los pensamientos de Mu Ru Yue de un vistazo.

La expresión de Mu Ru Yue se mantuvo tranquila y serena mientras miraba a Nangong Zi Feng. En este momento, ya estaba tan cubierta de heridas que era imposible ver el color blanco nieve original de su túnica.

¡Crack!

Y entonces, una pequeña grieta apareció en la barrera. Emocionada, Xiao Tian Yu gritó: “¡Todos, trabajen más duro! Podemos romper esta barrera y dejar este lugar pronto”.

Como si la grieta en la barrera los revitalizara, todos se concentraron y golpearon la barrera obstaculizadora con todas sus fuerzas en ese momento.

¡Boom!

El humo se extendió.

La barrera transparente fue pulverizada por el ataque de la multitud, convirtiéndose en motas brillantes que desaparecieron en el aire…

¡Bang!

Nangong Zi Feng golpeó a Mu Ru Yue, que cayó y escupió una boca llena de sangre antes de levantarse con gran dificultad.

“¡Yue’er!”

La expresión de Madam Sheng Yue cambió drásticamente y se precipitó hacia la joven.

“¡Madre, no te acerques!”

La mirada de Mu Ru Yue se alzó mientras su túnica ensangrentada ondeaba al viento. Sus ojos se centraron en la risueña Nangong Zi Feng, y dijo con indiferencia: “Ahora necesitaré la ayuda de todos”.

La Madam Sheng Yue se sobresaltó. “Yue’er, ¿qué quieres que hagamos?”

Con una ligera sonrisa, Mu Ru Yue se mostró confiada.

“Todos los practicantes marciales de elemento fuego aquí deben concentrar su energía en mí. Recuerden vaciar todo su poder, no se contengan”.

Alarmada por sus palabras, Madam Sheng Yue exclamó: “Yue’er, ¿cómo voy a dejar que eso ocurra? Tu cuerpo no será capaz de soportar tanta energía!”