EAA — Capítulo 30

0

Capítulo 30: Discípula (3)


“¿Quién te dijo que ser mi discípula no conlleva ningún beneficio? Puedo darte cualquier cosa que quieras, ya sea píldoras o influencia. Incluso si fueras a invadir la Secta Qing Yun, te puedo prometer que nadie tocara ni un solo pelo de tu cuerpo.” Wu Yu sonrió mientras juraba esto.

‘¿Beneficios? ¿No sería fácil darle lo que ella quiere? Con su presencia, incluso la hija del jefe de la Secta no se atrevería a tocarla.’

Un destello repentino iluminó los ojos de Mu Ru Yue. En este continente, sería mejor tener el equivalente a una montaña de apoyo como protección. Al escuchar el tono del anciano, parecía ser un gran candidato para empezar a construir dicha montaña.

Más importante aún, con la tutela de un maestro, definitivamente habría menos desvíos en su camino de cultivación.

“De acuerdo, aceptaré de mala gana”.

‘¿De mala gana?’

Yi Xu casi se cae de espalda. El Gran Maestro Wu Yu quería reclutarla como su discípulo, ¿pero ella lo aceptó a regañadientes? Todo el mundo debería saber que ser el discípulo del Gran Maestro Wu Yu significa estar en una posición que abrumaba el estado de la princesa de un Reino en muchas maneras.

¿Se atrevería a seguir enfureciendo a la gente con sus palabras?

Wu Yu, sin embargo, no le importó si aceptaba con renuencia o no. El punto más importante fue que Mu Ru Yue había aceptado ser su discípula.

“Niña, ya que te has convertido en la discípula de este anciano, ¿puedes decirme tu nombre?” Wu Yu expresó emoción en sus ojos.

Para ser honesto, en este continente, ¿qué experto no quería que alguien continuara su legado? Pero sus parámetros eran demasiado altos y ningún talento había entrado en sus ojos hasta ahora.

Hoy, finalmente tenía un sucesor. ¿Cómo no podría estar emocionado?

Mu Ru Yue levantó su mano para levantar su capucha, revelando momentáneamente su aspecto excepcional. A pesar de que su apariencia aún era inmadura, ya tenía un rostro que podría destruir un país.

El Anciano Zhao suspiró. Esta chica era realmente ese genio sin par que había visto ese día.

“Soy Mu Ru Yue de la Familia Mu, la basura número uno del Reino de Zi Yue.”

¡Plaf!

Yi Xu no podía pararse correctamente mientras caía al suelo, golpeándose la cabeza en la esquina de la mesa. No pareció sentir ningún dolor ya que estaba completamente aturdido.

¿La basura número uno… del Reino de Zi Yue?.

‘¿Debe asustar a la gente así? Si esa jovencita era basura, ¿quién en el mundo sería capaz de llamarse a sí mismo como un genio?’

“¿Mu Ru Yue?” El Anciano Zhao se sobresaltó. Él pareció sorprendido por su apariencia excepcional y preguntó: “¿Eres Mu Ru Yue? ¿La chica que retiró su matrimonio con Ye Tian Feng, el discípulo del Gran Maestro Tian Yuan? Previamente, había escuchado la conversación del Gran Maestro Tian Yuan y Ye Tian Feng que decía que Mu Ru Yue era una basura incompatible con él. El chico también se había enamorado de Mu Ting Er de la Familia Mu. A pesar de que Mu Ting Er no se puede comparar con las discípulas en la Secta, todavía se puede contar como un talento más en este mundo. Quién lo hubiera pensado…”

‘¿Quién hubiera pensado que la joven que había despreciado desdeñosamente era en realidad uno de los genios más incomparables desde el principio de los tiempos?’

El Anciano Zhao se rió entre dientes, mientras pensaba: ‘¿Algunos asuntos estaban realmente predestinados? Cuando se dio cuenta de que la persona con la que había retirado el matrimonio era tan talentosa, ¿no se arrepentirá?’

“¿Retirar un matrimonio con mi discípula?” Wu Yu resopló con frialdad. Con una expresión sombría, se enfureció: “Realmente tuvo el valor de atreverse incluso a retirar un matrimonio con mi discípula… ¿Él piensa que es omnipotente con el apoyo de Tian Yuan? Realmente se sobreestimó a sí mismo. Mi discípula es más importante que ese mocoso en innumerables aspectos.”

El Anciano Zhao sacudió la cabeza impotente. Sabía que el Gran Maestro Wu Yu estaba realmente enojado esta vez, pero el Gran Maestro Tian Yuan y Ye Tian Feng no sabían cómo ofendieron a este anciano. Ni siquiera sabían que Mu Ru Yue era su discípula.

Aunque, en ese momento, ella ni siquiera se había convertido en la discípula del Gran Maestro Wu Yu. Si lo hubieran sabido, entonces, Ye Tian Feng no habría hecho eso, incluso si le hubieras dado una cantidad de valor incalculable.