EAA — Capítulo 28

0

Capítulo 28: Discípula (1)


“Sí, Gran Maestro Wu Yu.”

Yi Xu sacó la píldora del Retorno de Primavera y respetuosamente caminó para detenerse frente a Wu Yu.

La apariencia tranquila del viejo rostro de Wu Yu cambió drásticamente. Todo su cuerpo parecía estar experimentando una sacudida indescriptible. Usó el dedo índice y el pulgar mientras sostenía la píldora en la palma de la otra mano para aplastar la píldora del Regreso de Primavera, saboreando el liquido que salió al instante.

“Gran Maestro Wu Yu, ¿cómo está la píldora del Retorno de Primavera?” Yi Xu estaba aturdido puesto que no sabía qué estaba pasando.

Con un ligero suspiro, Wu Yu colocó esa píldora del Retorno de Primavera sobre la mesa. Con impotencia marcada en su rostro envejecido, respondió: “La tasa de fusión de la fuerza en la planta medicinal alcanzó el 95%.”

“Gran Maestro Wu Yu, ¿que significa la fuerza de la planta medicinal…?”

Yi Xu expresó curiosidad ya que sabía sobre la tasa de fusión, pero no sabía nada acerca de la fuerza de una planta medicinal.

“La fuerza de una planta medicinal es una medida de cuánto del poder de la planta medicinal se había disuelto durante su creación. Todo el mundo sabe que esta píldora del Regreso de Primavera es una píldora que recupera la energía de un practicante dentro de las primeras etapas marciales. Con un 80% de fuerza, su energía tardaría tres horas en recuperarse. Aquella medicina que alcanzara un 100% permitiría una recuperación instantánea.”

Yi Xu jadeó en estado de shock. No era de extrañar por qué la expresión de Wu Yu había cambiado drásticamente. Una persona capaz de fabricar una píldora que podría recuperar casi instantáneamente la energía del usuario solo podía descubrirse, no buscarse.

“Mantendré esta Píldora del Retorno de la Primavera y personalmente me dirigiré al Salón Retorno de Primavera mañana.”

Wu Yu sonrió, ¿cómo podría renunciar a un discípulo tan bueno?.

Al amanecer del día siguiente, Mu Ru Yue abrió con lentitud los ojos y soltó una bocanada de aire. “Finalmente llegué a la Segunda Etapa Marcial. Aunque mi poder todavía es demasiado débil, es suficiente para demostrar que ya no soy una basura.”

Entrecerrando los ojos, Mu Ru Yue tenía una mueca llena de burla en su rostro. Definitivamente ayudaría a la Mu Ru Yue anterior a pagar su falta de voluntad y humillación en recompensa por otorgarle ese cuerpo.

“Pero ahora, debería ir hacia el Salón Retorno de Primavera.”

Justo cuando salía de la cama, una pequeña figura negra voló hacia ella, aterrizando firmemente en su abrazo, frotando felizmente su cabeza sobre su cuerpo.

Sintiendo el toque suave, el rostro de Mu Ru Yue se oscureció. “Yan Jin, ¿sabes que hay diferencias entre hombres y mujeres?.”

Yan Jin rodó los ojos mientras decía con desdén: “Este Mayor es solo una bestia, así que no sé de qué hablas.”

Parecía que el lugar donde vivía la había estropeado tanto que su cuerpo de 15 años no había madurado, pero después de unos años, su cuerpo definitivamente se volvería impresionante. Por el momento, era un poco plano.

Mientras tanto, los oscuros ojos de Yan Jin estaban siendo iluminados con siniestros destellos de luz ‘Niña, este Mayor realmente espera que crezcas rápido…’

De regreso en el Salón Retorno de Primavera.

Cuando Yi Xu vio a una niña vestida con un manto negro, sus ojos dejaron escapar destellos de luz e inmediatamente fue a saludarla. “Señorita, finalmente ha llegado. La he estado esperando.”

“¡Uun!” Respondió Mu Ru Yue. Con una voz helada y sin ningún tipo de calidez, preguntó: “¿Cómo estuvo la píldora?”

“¡Jeje! Señorita, nuestro Gran Maestro Wu Yu desea encontrarse con usted.”

“¿Gran Maestro Wu Yu?”

Mu Ru Yue arrugó ligeramente las cejas. Antes de que ella pudiera decir algo más, se escuchó la voz de un anciano. “¿Eres tu quien aumentó la edad de las plantas medicinales de 50 años y las convirtió en plantas medicinales de 100 años de edad?”

“En efecto”. Mu Ru Yue alzó las cejas mientras observa a la persona que camina hacia ella. Con unos ojos tan oscuros como la noche, desprovistos de emoción, preguntó: “¿Por qué quieres encontrarte conmigo?.”

Wu Yu se rió entre dientes. “¡Hehe! Niña, este anciano no tiene malas intenciones. Solo quiero tener una conversación privada contigo. ¿Estás dispuesta?”

Mu Ru Yue no levantó su mirada, acariciando a la pequeña bestia en su abrazo, antes de responder con calma, “Bien.”