EAA — Capítulo 274

0

Capítulo 274: Avanzando hacia el Reino Xiantian (2)


Incluyendo a los expertos de la Región Central, no había muchos en el Reino del Gran Círculo Completo Xiantian. Ese anciano debería haber alcanzado ese nivel cuando aún estaba vivo…

“Mujer, no tengo un conocimiento profundo de la situación allí, pero conozco a un par de las grandes potencias de la Región Central. La Secta Médica es una potencia ahí, pero hay otros grupos más fuertes. En cuanto a cuán poderosas son esas fracciones, por supuesto que no lo sé, ya que no puedo asociarme con ellas”.

La expresión de Feng Jing Tian se volvió seria. Había tigres y dragones escondidos dentro de la Región Central, cualquiera de esos poderes podía proclamarse sin ningún inconveniente como monarca del exterior. Simplemente en la Región Central estaba lo mejor de lo mejor.

Justo cuando Mu Ru Yue quiso preguntarle algo, olió algo. Una débil fragancia que hizo que ella, como mujer, no pudiera resistir la tentación de levantar la cabeza para observar quien emitía dicho olor…

Y observó a una impresionante chica en un vestido azul, cuyo sedoso cabello era suave y brillante bajo la luz del atardecer y, aún así, lo que resultó más impresionante fue el rostro de la chica: Con ojos tan azules como el mar más hermoso, sus labios dibujando una tenue sonrisa en su excepcional cara. Su belleza, algunos dirían, sería la de una Diosa del Agua. La frase “belleza incomparable” era incapaz de describir su aspecto.

Cuando la chica apareció, su mirada se posó en Feng Jing Tian, antes de decir:

“Jing Tian, ¿has vuelto?” La belleza de su gentil sonrisa parecía emitir esa extraña fragancia. Sus profundos ojos azules estaban llenos de distintas emociones mientras fijan su interés en el encantador hombre que estaba delante de ella.

Era como si sus ojos sólo pudieran verle, incapaz de permitir que ningún otro entrara en su visión.

“He oído que has vuelto desde hace algún tiempo, pero hasta hace poco estuve bastante ocupada y no pude visitarte. Casualmente, como hoy estoy libre, planeaba verte. No me culparas, ¿verdad?”.

La chica miró a Feng Jing Tian con una expresión tan suave como el agua, por lo que ¿cómo podría un hombre resistirse a ella? Pero las largas y bien formadas cejas de Feng Jing Tian fruncieron un poco el ceño, mirando con impaciencia la suave expresión de la chica antes de decir con toda la indiferencia que fue capaz de reunir, “Lan Yue, ¿qué clase de relación crees que tenemos? ¿Culparte de qué? Apártate, ¡deja de bloquear mi camino!”.

La expresión de Lan Yue cambió por un instante, pero rápidamente volvió a la normalidad cuando rió con suavidad. “Jing Tian, ¿estás enojado conmigo? ¿Me estás regañando por no haber ido a verte antes? Jeje ¿pero no estoy aquí ahora? ¿No puedes perdonarme solo esta vez?”.

‘Esta mujer, ¿no entiende las palabras humanas?’

La expresión de Feng Jing Tian se volvió sombría mientras gruñía con una siniestra y fría voz: “¡Lárgate!” En la calle, esa palabra sonó con la fuerza de un rayo, por lo que todos volvieron la cabeza en esa dirección y empezaron a analizar la situación. Cuando vieron a la pareja discutiendo, entendieron por qué tanto escándalo.

Feng Jing Tian siempre ha caminado entre las flores más hermosas sin ser pinchado por sus espinas, pero aún así no le podía importar menos lo que sucediera con su prometida, Lan Yue, quien era reconocida por sus modales gentiles y hermoso rostro. Todo se debía a su identidad como su prometida.

Él desapareció de la Ciudad Feng por un par de años debido a su disgusto por esa chica.

El destello de amor y cariño en la mirada de Lan Yue se atenuó ligeramente mientras la amargura empezaba a adueñarse de su corazón. Un corazón que ya era de aquel hombre cuando ella fue salvada por él, hace diez años. Sin embargo, no importaba cuánto la odiaba este hombre, estaba dispuesta a soportar cualquier clase de humillación mientras pudiera convertirse en su esposa…

“Jing Tian, yo sólo…”

“¡Desaparece!”.

Feng Jing Tian no esperó a que terminara de hablar, interrumpiendo con furia.

La delicada cara de Lan Yue palideció entonces, mordió con fuerza su labio inferior y un rastro de desesperación y dolor estaba en sus ojos mientras observan a este hombre sin corazón. Él podía compartir una parte de sí mismo con otras personas, así que ¿por qué no podía compartir un poco de sí mismo con ella?.

Aunque fuera un poquito, habría sido suficiente para ella…