EAA — Capítulo 273

0

Capítulo 273: Avanzando hacia el Reino Xiantian (1)


Huo Hun rió con amargura dos veces y lanzó una mirada de “te deseo lo mejor” hacia Feng Jing Tian. ¿Cómo no vió que esta niña obviamente era infeliz de ser mantenida en cautiverio?

‘El mocoso Feng se ha excedido en esta ocasión…’

Aunque lo hizo para tener una oportunidad con esta chica, debió conquistarla a través de su corazón. ¿Cómo podría mejorar su relación con ella si la mantiene encerrada por la fuerza, en especial a una chica que no lo amaba? Este método sólo la haría incapaz de desarrollar ningún sentimiento por él.

“Ancestro, te hemos molestado.” Feng Jing Tian hizo una ligera reverencia. Su rostro encantador y apuesto transmitía un carisma magnífico. Se dio la vuelta y tiró de la mano de Mu Ru Yue, haciendo que se mueva con él.

Era como si Feng Jing Tian no viera la expresión asesina en el rostro de la joven mientras su sonrisa se volvía cada vez más encantadora con cada paso que daba. “Mujer, te he traído a este lugar. ¿Te sientes un poco mejor? ¿Puedes acompañarme a dar un paseo ahora?”.

Inclinó la cabeza para mirar a Mu Ru Yue, quien estaba a su lado; su voz baja incluso tenía un rastro de súplica. El corazón de Mu Ru Yue se estremeció, pero después de pensar en lo que Feng Jing Tian le había hecho, su expresión se enfrió una vez más; sin embargo, no se resistió y le permitió sacarla de la torre.

“Feng Jing Tian…” Bajo el atardecer, la joven detuvo sus pasos para levantar la cabeza y observar el cielo gris. Continuó con una voz suave, “Tomaste una mala decisión. De no haber sellado mis poderes con el objetivo de obligarme a quedarme aquí, quizás podríamos haber sido amigos…”

‘¿Amigos?’

Feng Jing Tian apretó la mano de Mu Ru Yue, cerrando sus ojos de fénix para cubrir el rastro de auto-burla en ellos. “Mujer, te equivocas. Nunca he pensado en hacerme amigo tuyo.”

Lo que él quería era toda ella, incluido su corazón… No una lamentable amistad…

Mu Ru Yue sabía que era inútil seguir hablando del tema: Este hombre nunca la dejaría ir, así que no dijo nada más y continuaron su camino fuera de la Familia Feng. Caminando por las calles, Feng Jing Tian observó con frecuencia a la joven a su lado, con una sonrisa llena de júbilo. Para él, esto era algo para disfrutar.

Si pudiera interactuar con ella de esta manera por el resto de su vida, sin tantas peleas, qué grandiosa sería esa vida…

“Háblame de la Región Central”. Mu Ru Yue levantó la mirada cuando preguntó con un tono neutral, sin intención asesina pero sin ninguna calidez. Aun así, Feng Jing Tian estaba eufórico porque esto podría contarse como la primera vez que Mu Ru Yue tomó la iniciativa de hablar con él, así que le dijo todo sobre la Región Central.

“En realidad, este lugar no debe ser considerado como la genuina Región Central. Es sólo una parte de ella.” Feng Jing Tian levantó la comisura de sus labios y miró fijamente a la joven que estaba a su lado, sin pestañear. “Si generalizamos los cuatro reinos, mi familia Feng de la Ciudad Feng está en la frontera de la Región Central, pero no dentro de ella. La genuina Región Central está completamente rodeada por el mar: La tierra en el centro consiste en un área más grande que los cuatro reinos… Esa es la Región Central”.

Las cejas de Mu Ru Yue se levantaron con sorpresa.

‘¿Este lugar no es la Región Central?’

¿Cómo es posible que Feng Jing Tian no comprendiera sus pensamientos?.

Él continuó, después de una pequeña risa. “Por ejemplo, se puede decir que las fronteras del Reino de Zi Yue separan a dicho reino de los demás. En cambio, mi Ciudad Feng se puede contar como un territorio dentro de la Región Central, porque está en la ‘frontera’. Has visto al antepasado de mi Familia Feng. La Familia Feng fue originalmente un gran clan en la Región Central hace mil años, pero después de algunos acontecimientos mis antepasados terminaron en esta frontera, junto con el resto del clan.”

Cualquier familia gloriosa caería con el tiempo; la Familia Feng fue el mejor ejemplo.

“¿Ancestro?” Mu Ru Yue pensó en el espíritu de la torre. Se frotó la mandíbula con suavidad mientras continuaba: “El poder de ese anciano no es malo. Cuando estaba vivo, debió haber estado en el Reino del Gran Círculo Completo Xiantian”.