EAA — Capítulo 271

0

Capítulo 271: El más fuerte de la Familia Feng (4)


“Feng Jing Tian”. Mu Ru Yue sonrió fríamente. “No tendrás oportunidad. ¿Crees que me enamoraré de un hombre que trata de obligarme a tener sentimientos por él? En el momento en que hiciste esto, perdiste cualquier oportunidad. ¿No querías saber por qué he aceptado a Wu Chen? Déjame decirte…”.

Con una ligera pausa, su voz se volvió suave mientras hablaba de Ye Wu Chen.

“Wu Chen me respeta y nunca me obliga a hacer nada… Por mi seguridad, no dudó en revelarse a la Secta Santa e ir en contra de todos sus expertos. Además, nunca pidió nada por todo lo que hizo. Por ejemplo: Cuando me drogaron con un afrodisíaco una vez, pudo haber aprovechado la oportunidad de aprovecharse de mí, pero no lo hizo: Honró mi voluntad. Recientemente, él tuvo un súbito aumento de poder, lo que provocó explosiones tan grandes que podrían perjudicarme. Así que, para evitar herirme, ese hombre planeó paralizar sus poderes. Si no lo hubiera sabido a tiempo, él sería una basura en estos momentos”.

»Dijo que sus poderes, ya de por sí extraordinarios, eran para protegerme; por lo tanto, si existiera una gran posibilidad de que estos poderes podrían hacerme daño, ¿de qué le servirían esos asombrosos poderes? ¿Qué opinas tú? ¿Crees que renunciaré a un marido tan bueno por ti? Feng Jing Tian, me molesta que lo tenga que repetir: Yo, Mu Ru Yue, sólo amaré a Ye Wu Chen en mi vida. ¡¡Si tuviera que traicionarlo, preferiría destruir mi cuerpo!!”.

La mirada de la joven era tan firme, tan decidida que fue como un puñal directo al corazón.

‘¿Quizás he llegado demasiado tarde? Si no hubiera desaparecido durante medio año, ¿habría tenido una oportunidad?’

En ese medio año, realmente había perdido demasiados puntos, todo debido a que cada vez que esta mujer estaba en peligro, Ye Wu Chen siempre estaba a su lado.

Feng Jing Tian escondió el rastro de pena y remordimiento en sus ojos, y levantó su mano para agarrar el brazo de Mu Ru Yue. “Mujer, ven conmigo. No importa lo que pase, tienes que venir conmigo a un lugar, y tiene que ser hoy”.

“Feng Jing Tian, ¡déjame ir!”.

La expresión de Mu Ru Yue se enfrió otra vez, pero esta vez sus ojos estallaron con tanta ira que bien podían salir llamas de estos. Pero Feng Jing Tian parecía incapaz de sentir la intensa intención asesina proveniente de la ira que ella estaba reprimiendo y la sacó de la habitación. En ese momento, nadie podía saber el desastre que había dentro de su corazón…

Dentro de una torre, una poderosa aura se elevó hacia todas las direcciones. La expresión de Mu Ru Yue cambió por un momento y luego cerró los ojos. Inesperadamente recibió una iluminación de esta torre.

Observando que Mu Ru Yue estaba más tranquila, Feng Jing Tian soltó su mano y se giró para observar con más atención a la chica detrás de él.

‘Iluminación…’

Eso era cierto; Mu Ru Yue estaba teniendo una iluminación. La iluminación que uno puede recibir al observar a varios expertos en el Reino Xiantian. Por lo tanto, con sólo entrar, podía sentir la singularidad de esta torre. Si se quedaba aquí por medio mes, definitivamente podría alcanzar el Reino Xiantian en el menor tiempo posible.

“¿Hmm?”.

Se escuchó una voz con un tono de sorpresa desde atrás. Un espíritu translúcido flotó al lado de Feng Jing Tian mientras miraba asombrado a Mu Ru Yue, quien estaba teniendo una extraordinaria “iluminación” sobre el poder del Reino Xiantian.

“Mocoso Feng, esta chica no debería ser de la Familia Feng, ¿verdad? ¿Es ella a la que amas? ¡Jeje! Este lugar está prohibido para cualquiera que no sea de la Familia Feng, pero si esta chica es el amor de tu vida, entonces la situación cambia por completo”.

El espíritu de barba blanca chasqueó su lengua y se lamentó, “¡Qué talento! ¡Realmente lo es! Hace mucho tiempo, varios expertos Xiantianos irrumpieron aquí, así que inconscientemente quedó una especie de iluminación por aquí. Durante incontables miles de años, cualquier miembro de la Familia Feng que se haya atascado en el camino hacia el Reino Xiantian siempre vendrá aquí para ser iluminado. Pero esta chica… ¡Esta tiene que ser la mejor de todos hasta ahora!”.