EAA — Capítulo 269

0

Capítulo 269: El más fuerte de la Familia Feng (2)


El sello se romperá por sí mismo una vez que logre su avance al Reino Xiantian. Volvería a tener sus poderes llegado ese momento…

Lo único que podía hacer, por lo tanto, era cultivar constantemente.

Era una pena que no pudiera refinar píldoras debido al sello, de lo contrario, sería mucho más fácil llegar hasta allí… Ahora necesitaba buscar métodos alternativos para mejorar rápidamente su cultivo.

Entonces, la puerta de la habitación se abrió sin previo aviso y, debido a la intensa luz del exterior, Mu Ru Yue cerró un poco los ojos. Luego observó con frialdad a la criada que entró sin llamar.

“¡Fuera!”

La criada se congeló antes de decir, “El Joven Amo le ha ordenó a esta criada que sirva a usted, mi dama”.

La voz de Mu Ru Yue se volvió más fría. “¡Fuera! ¡No me hagas repetirlo otra vez!”.

La sirvienta mordió su labio inferior y colocó el recipiente de agua sobre la mesa. Luego se dio la vuelta y se fue sin mirar a Mu Ru Yue, cerrando la puerta de un portazo.

“Es una basura, pero piensa tan bien de sí misma sólo porque tiene el respaldo del Joven Amo. Es realmente una maravilla cómo esta zorra fue capaz de seducirlo, pero es un hecho que sólo la Joven Señorita Lan Yue es compatible con él. ¡Esta chica no tiene ni siquiera la calificación para ser una concubina del Joven Amo!”

Aunque la criada dijo esas palabras después de cerrar la puerta, aún fue escuchada por Mu Ru Yue debido a sus poderes.

‘¿Basura?’

Mu Ru Yue soltó una amarga risa. En efecto. En ese momento, ella no era diferente de una basura. Esta situación se parece a cuando acababa de transmigrar, sin ningún poder. Sin embargo, seguía pensando con toda seguridad que esta foca enclenque no sería capaz de contenerla para siempre…

¡Cuando llegue el momento, ese hombre pagará el precio! Con ese pensamiento, los ojos de Mu Ru Yue emitieron un aura helada, su impecable rostro tomó incluso un aspecto más frío y despiadado…

“¿Joven… Joven Amo?”

Una figura roja apareció ante la criada después de caminar un par de pasos. Su corazón saltó, observando cada movimiento de este hombre. Simplemente era muy atractivo. Era como un hechicero que era capaz de arrastrar a todo una multitud a sus pies. Describirlo como “una belleza que derriba naciones” no era suficiente para abarcar su atractivo.

“¿Qué acabas de decir?” Los ojos del hombre eran, al igual que los de Mu Ru Yue, siniestros. Su mirada sanguinaria y despiadada estaba en la criada, y sin darle la oportunidad de hablar, le cortó la cabeza con un destello de luz roja. La sangre brotó de su cuerpo sin cabeza al segundo siguiente. Las cejas largas y bien formadas del hombre se retorcieron cuando levantó la manga de su túnica roja para impedir que la sangre cayera sobre su cuerpo.

“¡Alguien limpie este desastre!”

Feng Jing Tian miró la puerta bien cerrada y sacudió sus mangas antes de darse la vuelta para salir. Estaba seguro de que esta mujer sería suya al final, por lo tanto, no permitiría que nadie la humillara.

Desde el principio, Feng Jing Tian ni siquiera miró a la criada que ahora yacía en un charco de su propia sangre. Era como si para él algunas vidas humanas fueran tan insignificantes como las hormigas, y al ser así ¿cómo podrían algunas hormigas ser dignas de su atención?.

La conmoción de afuera fue escuchada por Mu Ru Yue, quien sólo levantó sus cejas ligeramente, pero en realidad su expresión era tan fría como siempre.

Ella no tenía vergüenza en admitir que era una persona que guardaba rencor y ese hombre había tratado de matarla cuando se conocieron. Desde ese momento, estaban destinados a no ser amigos…

“Wu Chen”.

Mu Ru Yue levantó su mirada al cielo azul de su ventana. Una emoción peculiar surgió en sus ojos, eclipsando la fría y sangrienta asesina que la rodeaba. “No te preocupes. Pronto atravesaré el Reino Xiantian y podré volver a tu lado…”

Mientras tanto, ella tenía cosas más importantes que hacer…