EAA — Capítulo 268

0

Capítulo 268: El más fuerte de la Familia Feng (1)


Mu Ru Yue entrecerró sus ojos un poco y levantó la pierna para patear sin piedad la hombría de Feng Jing Tian. y este, conociendo la personalidad de aquella mujer, ya había predicho tal movimiento. En un instante, su figura vestida de rojo esquivó con facilidad.

El de ojos de fénix levantó sus cejas un poco mientras observaba la expresión helada de la joven, sin sonreír ni fruncir el ceño. “Sería bueno si usted fuera menos vulgar. Debería dejar de intentar destruir las partes privadas de los hombres. Por supuesto, si te casas conmigo, no importaría si me pateas allí unas cuantas veces… Pero tu forma de pagarle a tu benefactor es realmente única”.

En realidad, Mu Ru Yue quería reprenderlo diciendo que no le pidió ayuda. Después de todo, incluso si Feng Jing Tian no la ayudaba, estaba segura de que las bestias mágicas no serían capaces de sentir su presencia debido al consumo de esa píldora que consumió cuando cayó. ¿Cómo podría salir sola para encontrarse con Nangong Zi Feng sin estar preparada? Siempre se ha preocupado por su vida, entonces ¿cómo podría ser tan estúpida? Sin embargo, fue un hecho que Feng Jing Tian le salvó la vida. Ella realmente no podía pagar un favor con rencor.

“Encantador, te devolveré este favor, pero no pienses que voy a desarrollar sentimientos por ti. Yo, Mu Ru Yue, solo tendré un hombre en esta vida. La existencia de ese hombre ocupa mi corazón por completo, dejando a los demás sin espacio, así que ni siquiera menciones dedicar mi vida a ti, simplemente no tienes oportunidad”.

Mu Ru Yue dirigió una mirada llena de resolución hacia la figura excepcional de Feng Jing Tian y la sonrisa en el hermoso rostro de Feng Jing Tian desapareció entonces, la ira surgió en su corazón.

‘¿A esta mujer realmente no le gustará nadie, excepto ese hombre?’

“Mujer, todavía hay mucho tiempo en el futuro. Haré que me aceptes en ese período de tiempo”. La sonrisa volvió a la cara de Feng Jing Tian otra vez, no tenía prisa por conseguir a esta mujer.

“Si me quiero ir, ¿serás capaz de detenerme?”, Preguntó Mu Ru Yue con indiferencia, y esta vez fue ella quien levantó sus cejas.

“Mujer, probablemente no sepas dónde nos encontramos en este momento, pero ya dices eso”. Feng Jing Tian hizo una pausa, antes de continuar: “Esta es la Región Central del Continente Dios Marcial. Además, ya había sellado tus poderes antes de que despertaras, no me culpes por hacer eso. Solo quiero pasar un tiempo contigo, y si tuvieras tus poderes, probablemente no podría evitar que te vayas.”

Una sonrisa siniestra apareció en el rostro de Feng Jing Tian cuando dijo eso. ¡No estaba dispuesto a cooperar con Nangong Zi Feng, pero aún no dudaría en utilizar cualquier método para obtener a esta mujer! Si fuera posible obligarla a quedarse, ¿y qué si él sellaba sus poderes? Él todavía la adoraría y la apreciaría para siempre, incluso como basura…

La mirada de Mu Ru Yue se enfrió mientras su anterior sentimiento de gratitud hacia Feng Jing Tian desaparecía. Miró con frialdad al hermoso hombre encantador que, a sus ojos, no era más que uno del montón.

“¡Feng Jing Tian, ​​te arrepentirás de esto!”, Gritó Mu Ru Yue con voz fría, y toda la intención asesina que pudo expulsar.

“¡Jaja!” Feng Jing Tian se rió con la cabeza echada hacia atrás. Su risa era muy salvaje y, aun así, atractiva. “Mujer, he dicho que haré que te decidas por ser mi mujer. Tendrás que quedarte en mi Familia Feng durante un cierto período de tiempo, será inútil intentar abandonar este lugar sin mi permiso”.

El hombre se elevó en el aire y se fue después de lanzar esas palabras.

La expresión de Mu Ru Yue se volvió cada vez más fría mientras miraba la figura con túnica roja que desaparecía de su vista. Soltó una bocanada de aire gradualmente…

Era cierto, había un sello en su cuerpo. Aunque, en comparación con el sello que Nangong Zi Feng había colocado en Xiao Feng, era mucho más débil. Era obvio que Feng Jing Tian acababa de entrar en el Reino Xiantian…

Por lo tanto, a pesar de que había un sello, no podría afectar su cultivo en lo más mínimo.