EAA — Capítulo 264

0

Capítulo 264: Crisis por Doquier (4)


Dentro de la Familia Xiao, los pasos de Ye Wu Chen vacilaron, su hermoso rostro incluso palideció bajo la luz de la luna mientras sentía un dolor abrupto en su corazón, como si estuviera perdiendo algo…

«¡Mu’er!»

El hombre apretó el puño con fuerza cuando un sudor frío comenzó a formarse en su cuerpo. «Algo debe haberle sucedido a Mu’er…»

Solo ella podía despertar tal sentimiento de ansiedad en él.

Fuego…

Llamas heladas tan azules como el cielo se elevaron. Dentro de esas llamas, sintió que su cuerpo no le pertenecía.

Definitivamente no podía morir aquí, con su familia y su amado esperándola en la Familia Xiao.

“¡Mu Ru Yue, muere de una vez! ¡Jajaja!»

La carcajada de Nangong Zi Feng impregnó el cielo.

Las llamas celestes, acompañadas por tal risa enloquecida, se volvieron cada vez más violentas e hicieron que Mu Ru Yue sintiera como si un frío muy intenso la envolviera.

Sin embargo, definitivamente no estaba en la personalidad de Mu Ru Yue quedarse quieta y esperar la muerte.

Unos pocos destellos de luz bailaron en sus ojos mientras pensaba en una solución a su problema, y de pronto, giró su cabeza hacia el acantilado detrás de ella. Si saltara por el acantilado, tendría una posibilidad de sobrevivir… De lo contrario, definitivamente moriría bajo la mano de esta mujer malévola.

Poder. Ella todavía estaba demasiado débil para seguir en el camino que decidió tomar. Si poseyera un poder lo suficientemente fuerte, entonces esta mujer no sería una amenaza para ella.

“Nangong Zi Feng… Yo, Mu Ru Yue, definitivamente grabaré este rencor desde hoy en mi corazón. ¡Definitivamente te lo devolveré algún día!”

¡Puff!

El pecho de Mu Ru Yue fue golpeado por una llama azul que la envió volando hacia el acantilado. Simultáneamente, ella consumió una píldora y luego cerró los ojos lentamente…

Nangong Zi Feng frunció el ceño mientras observa a la joven caer por el acantilado.

Era una persona cautelosa, por lo que Mu Ru Yue y su cadáver debían desaparecer. Ella quería incinerarla en cenizas para eliminar la posibilidad de problemas en el futuro.

Justo cuando quería perseguirla, una figura familiar apareció en el horizonte. El corazón de Nangong Zi Feng se sacudió. Apresuradamente retiró las llamas azules que cubrían la Montaña Sur y un rayo de luz brilló en sus ojos.

«¡Nangong Zi Feng!»

Ante ella, se escuchó un furioso rugido que llenó los cielos, como si una bestia primordial descendiera de ahí en cualquier momento. Sin embargo, bajo la luna, una figura vestida de púrpura se elevó y aterrizó ante Nangong Zi Feng. Los ojos de dicha figura emitían una intención asesina sin límites.

‘Yo… ¿todavía llegué demasiado tarde?’

«¿Dónde está Mu’er?»

El corazón de Ye Wu Chen se estremeció cuando un miedo sin precedentes abrumó su corazón, y al mismo tiempo un aura dominante surgió de su cuerpo, reduciendo la temperatura de esa noche.

Nangong Zi Feng se mordió el labio. Con ojos brillantes, ella respondió: “Se escapó con Feng Jing Tian, ​​y lo vi por coincidencia. Pero esto es genial. Al igual que con esto, el hermano mayor Wu Chen será mío, así que no los detuve…»

Al decir eso, levantó la cabeza para mirar a Ye Wu Chen con lastima. Este era el hombre que amó por dos de sus vidas.

“Hermano mayor Wu Chen, ¿qué tiene de bueno esa perra? Ella solo te engañará al final. Acabo de escucharla decir que en realidad amaba a un hombre como Feng Jing Tian, ​​pero tu poder era más fuerte, por lo que decidió estar con usted. Ella no tiene derecho a estar contigo, solo yo puedo ser compatible con el hermano mayor Wu Chen en este mundo.»

Nangong Zi Feng apretó los dientes mientras decía cada palabra.

Como una persona que vivió dos vidas, todavía no podía entender por qué el hermano mayor Wu Chen todavía no estaba dispuesto a echarle un vistazo. Mayor Yue fue extremadamente sobresaliente en su vida anterior, pero su poder era demasiado insignificante ahora…