EAA — Capítulo 260

0

Capítulo 260: Noche de bodas (4)


«Wu Chen, tu cuerpo…»

La mirada de Mu Ru Yue aterrizó en el cuerpo del hombre, lo que provocó que se sobresaltara un poco. “Recuerdo tu cuerpo cubierto de cicatrices. ¿Cómo desaparecieron?”

«No lo sé». Ye Wu Chen sacudió la cabeza, un delgado dedo acariciando los párpados de sus ojos morados. “Después que mi rostro cambió, el veneno desapareció por sí solo. Yo tampoco sé cómo sucedió.»

Después de escuchar las palabras del hombre, Mu Ru Yue lanzó un suspiro de alivio. Para ser honesta, lo que más le preocupaba era el cuerpo de Ye Wu Chen, así que sabiendo que el veneno había desaparecido por sí solo, finalmente pudo relajarse.

Así, unos labios cálidos, pero llenos de ternura, cubrieron los de ella.

El cuerpo de Mu Ru Yue se puso rígido, un leve sonrojo coloreando sus mejillas. Ella cerró los ojos, abrazando a su hombre con fuerza, mientras sus labios se curvaban en un suave arco.

Ye Wu Chen puso sus labios cerca de su oreja. «Mu’er, todavía no puedo creer que ya estemos casados. De ahora en adelante, usaré mi poder para despejar tus caminos”. Su suave aliento y su voz emocional pusieron nerviosa a Mu Ru Yue.

Ella se aferró fuertemente a la mano del hombre, mirando profundamente sus ojos morados llenos de fuertes sentimientos.

«Wu Chen, un día, me volveré más fuerte y caminaré a tu lado.»

Pararse en el pináculo del mundo junto a este hombre no era solo su sueño, sino también el objetivo que ella perseguía.

✶ ♡♡♡♡ ✶

En una montaña no muy lejana, Feng Jing Tian se levantó contra el viento mientras miraba hacia la Familia Xiao. Un rastro de luz peculiar brilló en sus ojos entrecerrados.

Deberían tener su noche de bodas en este momento…

Solo imaginar a Mu Ru Yue con ese hombre le dio a Feng Jing Tian una sensación incómoda. Pero ese hombre era demasiado poderoso, así que no era su rival…

«¡Jeje!» Feng Jing Tian rió por lo bajo. Una sonrisa llena de auto compasión apareció en su rostro. «Mujer, aunque te hayas convertido en la mujer de alguien más ahora, te robaré de él. Pase lo que pase, no me rendiré ante ese hombre. ¡Solo serás mía en esta vida! »

De repente, una voz helada sonó detrás de Feng Jing Tian. «¿Amas a Mu Ru Yue?»

Las cejas largas y bien formadas de Feng Jing Tian se fruncieron cuando se dio la vuelta para mirar a la mujer detrás de él. Esta mujer desconocida era bonita, pero le dio una sensación incómoda, con su temperamento muy diferente al de Mu Ru Yue.

«¿Quién eres?», Preguntó con frialdad, una aterradora sensación de frialdad en sus ojos de fénix, generalmente cálidos.

Nangong Zi Feng rió. Con una voz helada que parecía venir del infierno, se presentó: “Mi nombre es Nangong Zi Feng. El hermano mayor, Wu Chen, es mi hombre, pero esa mujer me lo robó, así que quiero conseguir lo que es mio. ¿Qué tal cooperar conmigo? No te preocupes, no habrá condiciones o pérdidas; solo se obtendrán ganancias si lo hace.»

«¿Cooperar?» Feng Jing Tian rió con desdén. «Mis disculpas, no tengo la voluntad de cooperar contigo. ¡Buscaste a la persona equivocada!”

La expresión de Nangong Zi Feng se congeló mientras se burlaba. “¿Quieres conseguir a esa mujer, verdad? También quiero atrapar a ese hombre. Aunque su poder es un poco insatisfactorio, todavía necesito una persona para hacer que el hermano mayor Wu Chen lo malinterprete. Buscaré una manera de hacer que Mu Ru Yue se vaya, y luego le diré al hermano mayor Wu Chen que se fugó contigo. En ese momento, ¿no podrás aprovechar la situación?»