EAA — Capítulo 259

0

Capítulo 259: Noche de bodas (3)


“Yu’er, pasó tanto tiempo desde aquel año… ¿sigues culpando a tu maestro? Aunque no eras una alquimista, sigues siendo la discípula más querida del maestro. El poder de La Familia Xiao no era tan fuerte esos días, solo quería que fueras la Patriarca de la Secta de Medicina y encontraras otro compañero porque no quería que sufrieras dentro de la Familia Xiao.»

Había escuchado sobre cómo la Familia Xiao intentó forzar a Xiao Tian Yu a tomar otras esposas, pero como era el camino que su discípula había elegido, decidió respetar su decisión.

Sin embargo, cuanto más se enteró de lo que le sucedió, más melancólico se volvió. Al final, cortó por completo todos los canales de información sobre ella, por lo que, naturalmente, no sabía que Mu Ru Yue había sido secuestrada por la Familia Nangong. De lo contrario, con su personalidad, no habría podido soportarlo; él habría llevado a Yu’er a la Secta de Medicina y exterminaría a la Familia Nangong por secuestrar a la descendencia de su discípula.

Tendría la mayor protección en la Secta de Medicina y no sufriría como lo había hecho en la Familia Xiao…

Los ojos de Madame Sheng Yue se enrojecieron. Recordó todas las quejas que se acumularon durante todos esos años de velar por su familia. Tenía muchas ganas de llorar en los brazos del Mayor Dan mientras tales recuerdos seguían pasando por su cabeza.

“Maestro, ¿cómo puede culparte Yu’er? Yu’er solo siente culpam ya que no escuché tu consejo y me casé con la Familia Xiao; sin embargo, Yu’er no siente remordimiento ni está arrepentida por haber podido obtener tal hijo e hijas en su vida. Nunca me he arrepentido de casarme con mi esposo y jamás lo haré… Aunque tuvimos un comienzo realmente difícil, mi esposo no se fue ni me abandonó. No le importaba luchar contra si propia familia por mí.”

El Mayor Dan rió, satisfecho. Había reunido toda la información que pudo sobre esta familia antes de acudir a la boda, descubriendo que Xiao Tian Yu no había acogido a otras esposas. Esto podría contarse como que estaba enamorado de Yu’er.

Pero como se sometió a un entrenamiento a puerta cerrada en el pasado y no quería intensificar su dolor por su discípula, no prestó atención a ninguna noticia sobre Madame Sheng Yue. Entonces, hasta hoy, él todavía no sabía que ella se había convertido en la mujer más importante del Dominio Sheng.

¿Cómo podría ser esta discípula del Mayor Dan como otras mujeres? No había manera de que sucediera tal hecho

«Yu’er, realmente tienes una hija muy sobresaliente». Dan rió, aunque esta vez con un poco de amargura. «Esa pequeña Yue’er no solo trató la enfermedad de Qing Chu, su cultivo también está en el Reino Cuasi-Xiantian. Estaba realmente asombrado cuando supe eso… ¡Jaja! Te tengo mucha envidia por tener una hija tan talentosa.

Silencio…

Todo el salón de bodas se volvió extrañamente silencioso.

Cuando las palabras del Mayor Dan cayeron en sus oídos, el salón pareció ser un mundo lleno de absoluto silencio. Todos estaban tan estupefactos que se quedaron sin palabras, y solo podían mirar aturdidos el rostro descuidado del Mayor Dan.

Fue especialmente así para el padre y la hija de la Familia Wu. Ya sentían pesar hasta el punto en que sus intestinos se volvieron verdes.

Si se les diera una segunda oportunidad, definitivamente no rechazarían otra vez a Xiao Feng. Si hubieran podido conectarse con la Familia Xiao, sin importar si Xiao Feng realmente fuera una basura, habría valido la pena…

♡♡♡

En este momento, en la habitación nupcial, Ye Wu Chen levantó el velo nupcial rojo, sus labios se curvaron en una encantadora sonrisa mientras miraba a la joven con un rostro tan impecable. «Mu’er, finalmente estamos juntos.»

Ya había esperado años para este día…

Su mirada se centró en la joven y su Manzana de Adán se movió hacia arriba y abajo un par de veces. Una sensación de calor también estalló en todo su cuerpo. Como no quería faltarle el respeto al tomarla antes de su boda, solo los cielos sabían cuánto anheló esta noche. No podía esperar más…

«Mu’er». La voz del hombre era baja y ronca mientras los sentimientos surgieron, observando a la mujer que, a su vez, lo miraba. Su sonrisa se volvió más encantadora. Con una mirada centrada y un tono serio, dijo: «Serás mi única mujer, y también la última, en mi vida.»

Esta fue una promesa a ella, y sería por toda su vida.

Por la eternidad…