EAA — Capítulo 25

0

Capítulo 25: La Sorpresa de Mu Qing


¡Tos! ¡Tos!

Mu Qing tosió, interrumpiendo a la pareja. «Su Alteza, ¿puedo preguntar quién es nuestro invitado?»

Ye Tian Feng volvió a la realidad. Anteriormente, había estado consolando a Mu Ting Er y olvidado a su maestro. Pensando que realmente se había olvidado de la existencia de su maestro, expresó un sentimiento de culpa.

«Patriarca de la Familia Mu y Ting Er, este es mi maestro, el Gran Maestro Alquimista Tian Yuan de la Secta Qing Yun.»

Fue como un fuerte golpe que impactó la cabeza de Mu Qing.

Poco después, pasó de estar aturdido a expresar euforia. Inmediatamente se adelantó y, con una sonrisa halagadora en el rostro, saludó al anciano. «Entonces, es un Gran Maestro el que nos honra por su llegada. Yo no conocía la identidad del Gran Maestro. Abogo por el perdón del Gran Maestro por cualquier acción insatisfactoria.»

Tian Yuan asintió con arrogancia mientras cambiaba su mirada hacia Mu Ting Er, quien todavía tenía una tez pálida. «¿Esta es la chica que Feng Er había mencionado? No está mal. La vista de Feng Er siempre ha sido buena.»

Al escuchar las alabanzas de Tian Yuan, la piel de Mu Ting Er se recuperó lentamente mientras se apoyaba tímidamente en el abrazo de Ye Tian Feng.

«No sé quién era esa chica de antes», preguntó Tian Yuan, frunciendo el ceño.

«Es mi hija mayor». Mu Qing respondió apresuradamente: «Sus meridianos bloqueados le imposibilitaron cultivar. Además, dado que nadie la había disciplinado desde que era una niña, se volvió astuta y rebelde, desarrollando una personalidad que desprecia a todos. Ting Er a menudo había sido intimidada por ella.»

«¡Unn!» Tian Yuan asintió. «Ella también es hija de tu Familia Mu, pero hay una diferencia de cielo y tierra entre ellas. Parece que fue una decisión muy inteligente terminar el matrimonio de Feng’er.»

En este momento, ¿cómo podría saber Tian Yuan que la basura en la que no prestó más atención sería el genio sin igual que Wu Yu había estado buscando en secreto?.

«Así es, he venido hoy por un favor que Feng Er me pidió. He oído que su hija se encuentra actualmente en la Tercera Etapa Marcial. En mi mano hay una píldora verde de alto grado en Etapa Humana. Cuando se use, tu avanzarás a la Cuarta Etapa Marcial.»

«¿Qué?» Mu Qing estaba aturdido. ‘¿Una píldora verde de alto grado en Etapa Humana? ¿Lo oí bien?.’

Mu Ting Er olvidó su anterior dolor mientras observa con una expresión aturdida al Gran Maestro Tian Yuan.

Tian Yuan disfrutó esas miradas reverenciadas, mostrando una sonrisa ligera. Con un movimiento de su dedo, una píldora voló hacia Mu Ting Er. «Espero que no me decepciones durante la competencia de talentos dentro de unos meses.»

Mu Ting Er pronto recibió la píldora. Con la cabeza baja, sus largas pestañas cubrían la emoción en sus ojos.

«Lo haré, Gran Maestro Tian Yuan. Definitivamente no te decepcionaré.»

‘Mu Ru Yue, incluso si eres la verdadera Joven Maestra de la Familia Mu, mientras que yo, Mu Ting Er, soy la niña adoptada… ¿y qué? ¿Cuál fue el resultado? Tu ex novio está enamorado de mí, y tu padre y tu hermana me protegen. Por último, también he podido obtener una pastilla que el Gran Maestro Tian Yuan había fabricado.’

‘La píldora verde de alto grado en Etapa Humana es probablemente algo que alguien como tú no podría tocar. Además, te he arrebatado todo.’

Con un ligero movimiento de sus cejas, Mu Ting Er mantuvo la cabeza baja, por lo que nadie podía notar la perversidad en sus ojos.

En el instante en que Mu Ru Yue entró en su habitación, la luz del sol que tenía delante quedó bloqueada por una figura negra.

Yan Jin levantó sus cejas como espadas. Miró a la joven delante de él con una sonrisa que no era una sonrisa.

«Niña, ¿por qué has vuelto tan tarde?»

Mu Ru Yue frunció el ceño cuando ella lo miró. «¿No te dije que no te transformaras casualmente en tu forma humana? Si te descubrieran, no sería bueno.»

«¡Jeje! Niña, no te preocupes. Con el poder de este superior, incluso si alguien estuviera cerca, no podrían sentir mi presencia.»

Yan Jin se sentó y se sirvió una taza de té. Cuando miró a Mu Ru Yue, pensó que era innegable que, a pesar de que su apariencia y figura corporal aún estaban poco desarrolladas, en unos años, ella definitivamente sería una belleza excepcional.

Mu Ru Yue no se molestó con él mientras sacaba las plantas medicinales que había comprado en esa farmacia. Después de colocar lentamente su mano sobre las plantas medicinales, una débil energía fluyó desde su palma…