EAA — Capítulo 234

0

Capítulo 234: Rango Máximo de la Etapa Tierra (3)


En este momento, Ye Qiu se recuperó de su asombro. Se rió del pálido rostro de Ye Wu Chen. «No esperaba que un experto así estuviera protegiendo esa basura. Esa niña sí tiene una gran apariencia, por lo que no es de extrañar que la protegerías hasta la muerte. Jeje, admito que eres muy poderoso; sin embargo, es una pena que tu estado físico actual no sea bueno. Si lo fuera, no sería tu rival si peleamos.»

El corazón de Ye Wu Chen se estremeció ligeramente; sabía que este anciano estaba diciendo la verdad.

Si su condición fuera estable, ellos dos ya habrían muerto bajo su espada…

«Incluso si tengo lesiones graves ahora, todavía puedo tratar con los dos. ¡Mi poder todavía es suficiente!” Ye Wu Chen agitó su mano y una espada púrpura apareció en ella. «¡No dejaré que nadie la moleste!»

Dentro de la habitación, Mu Ru Yue estaba concentrada en refinar su píldora y no tenía ni idea de lo que estaba sucediendo afuera. Con su mirada fija en el Horno Fénix, la transpiración bajó por su pálido rostro.

Justo en este momento, su poder mental estaba en su límite. Si no tenía cuidado, la fabricación de esta píldora fallaría…

Pero solo había un solo conjunto de ingredientes medicinales en su poder. ¡No podía cometer ningún error!

De repente, el cuerpo de Mu Ru Yue perdió fuerza y casi se derrumbó en el suelo. Ya había agotado la mayor parte de su fuerza e incluso había perdido la capacidad de levantarse…

Rápidamente sacó una Píldora Recuperadora de Energía y la tragó sin dudarlo por un segundo.

La píldora era como caramelo. Al instante, su rostro pálido comenzó a recuperar su usual coloración rosada, y la tenue llama en su mano recuperó su vigor inicial una vez más.

Si ella no hubiera usado la Píldora Recuperadora de Energía para recuperarse, entonces tal vez no podría refinar una píldora de rango máximo en la Etapa Tierra. Después de todo, este tipo de píldora realmente requiere una gran cantidad de energía.

Mu Ru Yue apretó los labios con firmeza, mientras miraba fijamente el Horno Fenix ante ella…

Bajo la luz de la salida del sol, la túnica púrpura del hombre ondeaba, incluso sin viento. La sangre fluía de sus labios seductores, pero limpió su boca con su mano antes de levantar la cabeza para mirar una vez más al anciano que se encontraba en un estado lamentable.

Por supuesto, este anciano no tenía el poder de lastimarlo.

La extensión del daño que sufría se debia completamente a las llamas que aún arrasaban su cuerpo…

«Mocoso, esta es la Secta de Medicina, ¡no deberías ser tan imprudente!» La expresión de Ye Qiu se oscureció. Miró a los discípulos de la Secta de Medicina a un lado y les indicó que llamaran rápidamente al jefe de la Secta de Medicina.

Este hombre era demasiado poderoso. A pesar de que tenía una lesión grave, Ye Qiu aún no era su rival…

Las llamas negras se expandieron gradualmente desde los pies del hombre. Dentro de esa aura fría y siniestra había otra aura que podía destruir el cielo y la tierra. Este poder ya no podía ser suprimido por mucho tiempo ya que él estaba llegando a su límite.

Además, ya era demasiado tarde para huir…

«¡Vayanse!»

Ye Wu Chen rugió de ira cuando vio que Ye Qiu todavía quería acercarse. Desde su cuerpo, un poder tiránico fue lanzado directamente hacia Ye Qiu, enviándolo hacia atrás.

A un lado, Fu Lin estaba estupefacto.

¿Su maestro, un practicante marcial de rango medio del Reino Xiantian no podía derrotar a este joven?

Los ojos de Ye Wu Chen se llenaron de intenciones asesinas cuando lanzó su mirada hacia Ye Qiu. Se acercó a él, con pasos ligeros, y dijo: «Si no hubieras venido a molestarla, entonces tal vez podrías haber conservado tu vida. Es una pena que eso ya no sea posible.”

Después de eliminar la amenaza que este viejo hombre representaba, él iba a anular de una vez por todas sus propios poderes…

Él había querido poseer un poder tiránico para protegerla, pero si este poder estaba destinado a hacerle daño, entonces ¿para qué tenerlo?