EAA — Capítulo 230

0

Capítulo 230: Importante Evento de la Secta de Medicina (4)


«Gran Maestro Wu Yu, ¿está diciendo que la uva es muy ácida solo porque no puede comerla?» Ye Qiu lo miró complacientemente y dijo con desdén: «Mi discípulo alcanzó el rango alto de la Etapa Tierra a la edad de veinte años. Si él no es un talento, ¿no sería tu discípula algo más bajo que una basura? ¡Jaja! Suponiendo que no lo hubiera adivinado mal, ella debería tener unos diecisiete años. Solo es un Rango Medio de la Etapa Humano en este momento, así que si ella no es una basura, entonces, ¿qué es? Con su talento, no podría alcanzar el rango alto de la Etapa Tierra antes de los cuarenta. Realmente no sé por qué aceptarías a una discípula tan inútil. ¿Puede ser que ella sea tu hija ilegítima?”

El viejo rostro de Wu Yu cambió. Sabía que incluso si explicaba que Mu Ru Yue había alcanzado el rango alto de la Etapa Tierra, Ye Qiu no lo creería e incluso pensaría que estaba mintiendo, por lo que Wu Yu también podría quedarse callado. Él podría probar que su discípula no era una basura más tarde.

“¿Rango medio de la Etapa Humano?” Mu Rong Tian miró asombrado a Wu Yu. Este anciano tenía buena vista. ¿Por qué reclutó a una basura?

¿Podría su discípula realmente ser su hija ilegítima?

“¡Jeje! Grandes maestros, no voy a seguir molestándolos. Dejaré que mi hijo se reúna con los grandes maestros al mediodía en la plaza pública mañana. Espero que los grandes maestros puedan averiguar la condición del cuerpo de mi hijo.»

Dejando esas palabras, Mu Rong Tian ya no habló y simplemente ahuecó su puño como antes hacia la multitud antes de girarse e irse. Fruncía el ceño en una muestra clara de ansiedad.

Estas personas eran su última esperanza…

El estatus de su hijo era único. Si algo le pasara a él, entonces ciertas personas dejarían de lado a la Secta de Medicina en el futuro.

Mu Rong TIan suspiró, preocupado. Sus pasos se aceleraron y pronto desapareció de la vista de los demás. Necesitaba prepararse para mañana…

Si uno preguntara quién era la persona más misteriosa en el Dominio Sheng, muchos evitarian escoger el nombre de Madam Sheng Yue, actual gobernante del Dominio Sheng, o el de Nangong Zi Feng, quien había realizado cambios masivos en los últimos dos años.

El personaje que merece aquel título dentro del Dominio Sheng es el Joven Maestro de la Secta Medicina.

Pocos habían visto a este joven, especialmente después de que desapareció de la Secta de Medicina debido a una enfermedad hace unos años. Nadie supo a dónde fue, tampoco ha sido visto públicamente desde entonces…

El Patriarca de la Secta de Medicina también comunicó que el joven maestro de la secta aparecería en la plaza pública mañana al mediodía para permitir que todos los alquimistas revisen su cuerpo.

Por lo tanto, aunque aún no era mediodía, muchas personas estaban en la plaza pública.

Cuando los discípulos de la Secta de Medicina escucharon que el joven maestro aparecería, dejaron de hacer lo que estaban haciendo solo para ir y ver su rostro. Aunque eran discípulos de la Secta de Medicina, tampoco habían visto a ese joven maestro de los rumores.

Mu Ru Yue vio a las personas de la Familia Qin con solo un vistazo.

Sus cejas se levantaron ligeramente, ya que esas personas no deberían ser alquimistas: ¿Cómo entraron a la Secta de Medicina?.

Tal vez Qin Yi sintió una mirada en él, así que giró la cabeza y se encontró con la mirada fría de Mu Ru Yue. Vio que Ye Wu Chen no estaba a su lado y quería hablar con ella. Pero sabía que después de lo que Ji Shui Rou había hecho, ella no querría tener nada que ver con la Familia Qin.

Por lo tanto, sólo podía tragarse sus palabras.

«¿Ella es una alquimista?» Ji Shui Rou estaba alarmada. Su mirada se posó en la insignia en el pecho de Mu Ru Yue. Ella frunció ligeramente los labios. «Rango medio de la Etapa Humana?»

Rango medio de la Etapa Humana no era nada para los demás, sin embargo, para la familia Qin, incluso si se tratara de débiles alquimistas de tal rango, todavía deben tratarlos con respeto.

Esta era la diferencia entre los alquimistas y los practicantes marciales.