EAA — Capítulo 23

0

Capítulo 23: El Amor es Egoísmo


¿Realmente Mu Ting Er quería ayudar a Mu Ru Yue?

¡No!

Cuando Mu Yi Xue estaba a punto de levantar su mano contra Mu Ru Yue, vio que dos personas llegaban desde el exterior. Estos dos eran su amante Ye Tian Feng y un anciano con una apariencia inmortal.

Al ver la respetuosa apariencia de Ye Tian Feng, ya había adivinado la identidad de anciano.

«¡Hermana Mayor Ting Er!» Mu Yi Xue tenía lágrimas en los ojos por sentirse mal. «Hermana Mayor Ting Er, ¿en realidad me estás regañando por esa basura? ¿Qué tiene de bueno esa basura? No importa cuán bien la hayas tratado, ella no te mostró ningún respeto, y solo te ha reprendido diciendo que solo eres una hija adoptiva y que no eres compatible con la Familia Mu.»

«Xue’er, no importa qué, somos una familia; una familia debe estar en armonía. Por el contrario, deberías levantar tus manos contra los forasteros.» Mu Ting Er frunció el ceño, obviamente descontenta con lo que Mu Yi Xue había dicho. «Además, lo que ella dice es correcto. Solo soy una hija adoptiva que no tiene el linaje de la Familia Mu.»

Mu Ru Yue acababa de cruzar sus brazos, viendo el buen espectáculo desde el comienzo.

Mu Ting Er realmente sabía cómo actuar, por lo que esa escena la dejó satisfecha. Pero…

Los ojos de Mu Ru Yue se entrecerraron ligeramente. Había ignorado sus innumerables provocaciones ya que ella no se había preocupado por eso. Pero incluso si no le importaba, eso no significaba que ella lo toleraría más.

«Creo que has malinterpretado un asunto. Para un hombre como Ye Tian Feng, incluso si fuera enviado frente a mi, ni siquiera le daría una mirada. Además, mi padre también escuchó lo que dije en la sala del trono. No fue la familia real la que retiró el matrimonio: Fui yo, Mu Ru Yue, quien no quería casarme con un hombre que está lleno de gérmenes.

«Así que Mu Ting Er, ¡felicitaciones! Has recogido a una basura que no quería. Escuché que en la casa hay dos hermosas concubinas y que incluso ese número podría aumentar. Para ese momento, estarás lleno de gérmenes. ¡Oh! Así es, tampoco sé si Ye Tian Feng tiene la costumbre de que dos niñas lo atiendan a la vez. Realmente me imagino tu expresión cuando veas a tu marido rodando en la cama con otras dos chicas.»

¡Silbido!

La expresión de Mu Ting Er se volvió mortalmente fría mientras su delicado cuerpo se balanceaba. Era como si fuera una vela atrapada en el viento.

Ella amaba a Ye Tian Feng con todo su corazón, así que cuando pensó en su amado hombre haciendo ese tipo de cosas con otras chicas, sintió un intenso dolor en su interior. Le hizo querer morir de inmediato.

Si ella fuera a ver ese tipo de escena en el futuro, realmente no sabía si tendría el coraje de vivir más tiempo. La expresión de Mu Qing cambió drásticamente, y él quería estallar. Antes de que pudiera abrir la boca, se escuchó un grito detrás de Mu Ru Yue, expresando una furia no reprimida.

«¡Mu Ru Yue, ¿¡qué estás diciendo?!»

Cuando Ye Tian Feng dijo eso, abraza el delicado cuerpo de Mu Ting Er. Con profundos sentimientos en sus ojos, preguntó: «Ting Er, no escuches esa basura. ¿Cómo puedo tener ese tipo de hábito?”

«Su Majestad.» Mu Ting Er firmemente se aferró a la mano de Ye Tian Feng. Con lágrimas en los ojos, preguntó: «¿Dejarás que otras chicas entren a la mansión en el futuro y hagan ese tipo de actividades con usted? ¿Estarán embarazadas con tu hijo?”

Ye Tian Feng estaba aturdido. Él frunció los labios, sin saber qué decirle.

Poco a poco, la esperanza en los ojos de Mu Ting Er disminuyó a medida que las lágrimas corrían lentamente por su adorable rostro.

‘Él siempre decía que me amaba, pero cuando me amaba, todavía se acostaba con otras chicas. ¿Es esto el amor? El amor debería ser más egoísta. No quiero compartir a mi hombre voluntariamente.’

La idea de que él se divirtiera con otras chicas la hacía sentir un dolor que la hacía querer morir. Era igual a sentir que innumerables cuchillas perforaban su cuerpo.

«Ting Er, no te preocupes. Definitivamente te trataré bien por el resto de nuestras vidas.» Ye Tian Feng abrazó con fuerza el adorable cuerpo mientras decía con un corazón dolorido,»Tu serás la mujer más querida de mi vida.»

‘Ser la mujer más querida de su vida’… pero lo que ella quería, era ser su única mujer.