Capítulo 226: Mi Hombre (5)


“¡Mu’er, vete rápido!”

La ansiosa voz del hombre sonó a su lado…

Mu Ru Yue se volvió y vio algo que nunca podría olvidar.

Líneas negras emergieron lentamente del patrón de la trampa del diablo y reemplazaron el encantador color púrpura. Sus ropas púrpuras revoloteaban como si hubiera viento alrededor.

Fuego…

Innumerables llamas negras emergieron del cuerpo del hombre y estallaron hacia afuera con el hombre como su centro. Parecía estar sufriendo mucho. Había una expresión horrible en su encantador rostro.

El bosque que entró en contacto con la llama se convirtió en una tierra estéril y ese negro y quemado suelo era realmente impactante.

Sintiendo ese poder, Mu Ru Yue estaba un poco aprensiva. Si Ye Wu Chen no la hubiese apartado de la colina, quizás el resultado hubiera sido inimaginable…

Ye Wu Chen ahora parecía haberse calmado mientras el sudor en su frente goteaba por su rostro. Mientras jadeaba profusamente, un par de brazos lo abrazaron.

Mu Ru Yue abrazó fuertemente el cuerpo del hombre. Ella bajó la mirada y lo miró con una angustia distinta.

No importa si era el tonto él o el actual él, siempre hacía que el corazón de la gente doliera por él…

Aunque solo había sido por un instante, Mu Ru Yue podía sentir su dolor. ¿Quién dijo que los fuertes poderes eran algo bueno? Este poder solo trajo un dolor interminable a Ye Wu Chen.

“Tú… ¿viste lo que sucedió hace un momento?”

Ye Wu Chen rió amargamente. Incluso él mismo sintió que había sido aterrador en ese momento.

“Wu Chen, pase lo que pase, siempre estaré a tu lado.”

Incluso si los cielos y la tierra fueran destruidos, esto no cambiaría.

El corazón de Ye Wu Chen tembló y una encantadora sonrisa apareció en su rostro. Tal vez había sido destinado que la encontraría en su vida y se enamoraría de ella en un corto período de tiempo…

¿Por qué esa fortuna cayó sobre él?.

“Wu Chen, créeme, pronto podré fabricar la Píldora de Oro Púrpura. Una vez que consumas esa píldora, esa energía no volverá a estallar sin previo aviso.”

Después de que el gran evento de la Secta de Medicina haya terminado, debe aumentar su habilidad y alcanzar el rango máximo de la Etapa Tierra.

Las pestañas de Mu Ru Yue se agitaron levemente, y una firme determinación se dibujó en su exquisito rostro…

El gran evento organizado por la Secta de Medicina estaría, por supuesto, en la Secta de Medicina.

Si alguien quería ir a la Secta de Medicina para participar en su gran evento, primero debe dirigirse a la Ciudad Nan Luo. La Secta de Medicina había enviado protectores a la Ciudad Nan Luo para traer a esos alquimistas, sin importar su rango. Mientras tuvieran una insignia distribuida por el Pabellón de Píldoras, podrían participar.

Pero en la mano de Mu Ru Yue todavía estaba la insignia de Rango Medio en la Etapa Humana que Wu Yu le había dado anteriormente.

Por lo tanto, una vez que Mu Ru Yue sacó su insignia, provocó muchas risas en el pasillo. El rango más bajo que había llegado previamente a este evento fue un Rango Alto de la Etapa Humana. Ella era, de hecho, la primera en llegar allí con un rango más bajo que eso.

Con ese tipo de habilidad, ¿realmente quería participar en el gran evento de la Secta de Medicina?.

Una pequeña persona de Rango Medio en la Etapa Humana no conocía su habilidad lo suficientemente bien. Mira a los otros alquimistas de bajo rango; ¿había alguien como ella que tuviera la cara para participar en este gran evento organizado por la Secta de Medicina?.

¿Realmente creía que cualquiera podía participar en el evento de la Secta Medicina?.

Mu Ru Yue miró al protector que tenía delante y le preguntó con calma: “¿Hay algún problema?”

El protector se burló y sonrió cínicamente. Inicialmente, quiso decirle a esta joven que el rango más bajo que llegó anteriormente al gran evento de la Secta de Medicina fue un alquimista de en el pico de la Etapa Humana. Pero luego recordó las palabras del Patriarca de la Secta. “No importa de qué rango sea el participante, siempre y cuando la persona tuviese una insignia, se les permitía participar”. Por lo tanto, solo podía tragarse con amargura sus palabras.

“Entra y espera. ¡Nos dirigiremos a la Secta de Medicina pronto!”