Capítulo 225: Mi Hombre (4)


“Además…” Ella sonrió fríamente a la multitud atónita. “Siempre he estado aquí, durmiendo con mi hombre y nunca salí de la tienda, sin embargo, alguien vino a buscar a mi hombre y nos dijo que saliéramos de este lugar temprano por la mañana. Mi hombre tenía miedo de que ella interrumpiera mi sueño, así que la echó. No sé nada sobre este abuso; ¿como pasó? No creo que con él estando conmigo, todavía miraría a otras mujeres.”

Mu Ru Yue estaba muy segura de si misma. Si Ye Wu Chen la hubiera tenido y todavía le gustaran otras chicas o incluso quisiera traicionarla por otras, entonces él no sería digno de su amor…

Las miradas de las otras personas recorrieron a Mu Ru Yue y Ji Shui Rou.

Fue realmente el caso, ya que Mu Ru Yue era mucho mejor que Ji Shui Rou. Si una persona no fuera ciega, él no abandonaría la perla para elegir un ojo de pez…

“Rou’er, ¿qué está pasando?” La expresión de Qin Yi se oscureció mientras gritaba con dureza.

El delicado cuerpo de Ji Shui Rou se estremeció, solo se mordió con firmeza el labio inferior sin decir una palabra. Ella realmente había sido demasiado descuidada. Si hubiera sabido que esta mujer estaba aquí, no habría inventado una mentira así.

“¡Rou’er, discúlpate con la Señorita Mu y el Señor Ye!” Qin Yi frunció el ceño, su sobresaliente rostro tenía una expresión fría y molesta.

Los hermosos ojos de Ji Shui Rou se llenaron de lágrimas. ¿Él quería que ella se disculpara? ¿Cómo podría desear hacer eso? Sin embargo, si no lo hace, su primo estaría enojado y ya no se preocuparía por ella. ¿Qué debería hacer ella?.

“Lo… lo siento.”

Ji Shui Rou parecía haber utilizado todas sus fuerzas solo para decir esa palabra. Su cuerpo se balanceó un par de veces y casi cayó al suelo.

“Wu Chen, aún nos vamos mañana”. Mu Ru Yue miró con frialdad a la multitud de la Familia Qin. Cuando vio que Qin Yi quería decir algo, no le dio la oportunidad de hablar. “Esta vez, Wu Chen y yo seremos inflexibles. Si no fuera por ti insistiendo en que nos quedáramos, no lo haríamos. Como no todos ustedes nos reciben, no puedo seguir extendiendo mi cara y quedarme aquí.”

Qin Yi sabía que ya no había posibilidad de que Mu Ru Yue cambiara de opinión, así que no pudo evitar mirar a Ji Shui Rou.

Tal vez fue por su bondad que quiso ayudar a esta chica, pero luego, después de ver su fuerza tiránica, supo que si esta joven chica los protegía, entonces no enfrentarían ningún peligro en su camino.

Sin embargo, el egoísmo de Ji Shui Rou la obligó a irse, molesta…

Nunca pensó que Mu Ru Yue y su compañero tuvieran tal relación. Qué ridículo que siempre haya pensado que este hombre de aspecto ordinario era su subordinado…

Después de todo, los dos se veían realmente incompatibles cuando estaban juntos.

“Rou’er, sígueme.”

Parecía que realmente la había estado echando a perder demasiado…

Ji Shui Rou apretó los dientes y lo siguió. No sabía cómo la trataría su primo después de este incidente…

Al día siguiente, cuando la gente de la Familia Qin quería convencer a Mu Ru Yue para que se quedara, descubrieron que su tienda estaba vacía, ya que ella se había ido ya con Ye Wu Chen. Solo podían regresar vergonzosamente para informar de esto a Qin Yi.

Cuando Qin Yi escuchó que los dos se habían ido sin decir una palabra, solo pudo suspirar.

Mu Ru Yue y Ye Wu Chen se habían ido antes del amanecer. Tuvieron suerte esta vez, ya que cuando dejaron el grupo de la Familia Qin, encontraron a otro grupo de personas que pasaban por la Cordillera de las Bestias Mágicas. Fue debido al incidente de ayer que no iniciaron ningún contacto con este grupo y simplemente los siguieron en silencio.

Con su habilidad, estas personas naturalmente no los descubrirían.

Después de un día de caminata, finalmente salieron de la Cordillera de las Bestias Mágicas. Pero justo cuando Mu Ru Yue quería dar un paso más y bajar la colina, una mano grande la empujó hacia un lado. Su cuerpo rodó colina abajo…