Capítulo 223: Mi Hombre (2)


Qin Yi sonrió. “Señorita Mu no necesita preocuparse por eso, definitivamente no habrá nadie que te moleste. Haré que algunas personas preparen una tienda para ti y tu subordinado.”

‘¿Subordinado?’ Ye Wu Chen alzó las cejas. ¿Realmente se veía como un subordinado? Pero ¿qué podía hacer? Quien le dijo que estuviera dispuesto a servir a esta mujer…

La noche era como el agua, tranquila y silenciosa.

Ye Wu Chen junto los brazos detrás de su cabeza y se acostó en silencio en la cama del suelo. Él sonrió, haciendo que su cara ordinaria pareciera más vibrante y encantadora. Este hombre tenía una cara común, pero era difícil ocultar su innegable nobleza y su temperamento perezoso.

De repente, la entrada de la tienda se abrió. Los ojos morados de Ye Wu Chen se enfriaron, y lanzó una mirada aguda y amenazante hacia afuera, pero él dijo suavemente, “¡Largo!”

Mientras se enfrentaba a este hombre, Ji Shui Rou sintió un rastro de miedo que no podía explicar.

Su rostro palideció y parecía muy débil. Incluso sus pasos eran debiles, como si fuera a colapsar al siguiente momento, pero cuando pensó en su propósito aquí, se mordió el labio inferior y dijo: “Quiero que los dos dejen este lugar. Con tu habilidad, no será difícil.”

Un destello siniestro era visible en el encantador rostro de Ye Wu Chen. Con una voz ligeramente sombría, dijo una vez más: “¡Largo!”

El corazón de Ji Shui Rou se sacudió. Este hombre era claramente solo un subordinado. ¿Por qué le tenía miedo?.

“Si necesitas un mapa, puedo dártelo. Solo deseo que tu maestra deje de atraer a mi primo.”

Su voz era débil e indistinta, apenas audible, pero con la audición superior de Ye Wu Chen, ¿qué no podía oír?.

Si Ji Shui Rou no hubiera mencionado a Mu Ru Yue, entonces quizás Ye Wu Chen habría tomado el mapa y se habría ido con Mu Ru Yue. Sin embargo, ella menospreció a su amada mujer, causando que su expresión se oscureciera.

El hombre se levantó de su cama y con sus encantadores ojos morados irradiando amenaza, lentamente levantó su mano. Después de un destello de luz negra, el cuerpo de Ji Shui Rou fue arrojado fuera de la tienda.

Fuera de la tienda, el viento de la noche soplaba con fuerza, haciendo que Ji Shui Rou se estremeciera por el frío.

Desde un principio, su cuerpo no estaba bien y ahora su rostro había palidecido.

De repente, ella vislumbró una figura delgada. Ji Shui Rou se mordió el labio y rasgó su ropa, exponiendo su bella y tierna piel.

“¡Primo, sálvame rápido!”

En ese momento, Qin Yi había planeado salir y hacer sus necesidades, cuando de repente escuchó la voz de Ji Shui Rou. Volteó su cabeza para ver a Ji Shui Rou correr frenéticamente hacia él.

“¡Prima!”

Ji Shui Rou agarró a Qin Yi como si fuera su salvador mientras decía, jadeando: “El subordinado de esa señorita… él… quería violarme. Primo, rápidamente… ahuyentalos.”

Las brillantes lágrimas podían verse en los bellos ojos de la chica mientras su esbelto rostro expresaba una evidente vergüenza.

Era innegable que Ji Shui Rou era una rara belleza. A pesar de que no tenía el hermoso y cálido aspecto de aquellos en la antigua Hua Xia, su apariencia era similar. Era extremadamente atractiva para los hombres cuando veían una cintura tan esbelta, no muchos podrían resistirse a su débil y adorable voz.

Ese subordinado no se atrevería a poner su mano sobre su maestra, pero no era imposible para él haber intentado intimidar a Ji Shui Rou…

“Rou’er, ¿estás bien?” Qin Yi miró preocupado a Ji Shui Rou. A pesar de que no le gustaba particularmente su prima, ya había prometido cuidarla bien en esta vida.