Capítulo 212: ¿Tu eres Wu Chen, no? (1)


“¡Mu Ru Yue, ya que no puedo tener al hermano mayor Zi Huang, no dejaré que nadie más lo tenga!”

Nangong Zi Feng rió con descaro. ¿Quién podría imaginar cuánto dolor había sufrido a lo largo de los años? No pudo evitar querer destruir su felicidad al mirarlos tan enamorados el uno del otro. Su lindo niño también parecía casi idéntico al hermano mayor Zi Huang… Ese niño pequeño y lindo era el producto de su amado hombre con otra niña, por lo que incluso si ella no lo hubiera usado para desbaratar su enfoque, todavía no lo habría asesinado.

Mu Ru Yue miró sin emoción a Nangong Zi Feng.

¿Qué tan venenosa debe ser para impedir que otros obtengan lo que no pudo obtener? Era una pena…

“No sé de lo que estás hablando, ni conozco a ningún Zi Huang. Ya tengo un prometido.”

Ese hombre era alguien a quien odiaba lastimar, y a quien protegería y amaría de por vida. A ella no le importaba su vida anterior. El único que reconocería solo era Ye Wu Chen en su vida.

Nangong Zi Feng rio. “¡Mu Ru Yue, no te culpo por no recordar el pasado, pero debes morir hoy! No dejaré que nadie se interponga entre nuestro hermano mayor Zi Huang y yo. Permaneceré constantemente a su lado hasta que él me acepte, pero solo si no estás aquí…”

Después de decir eso, su cuerpo se movió en un instante hacia Mu Ru Yue. Y en ese instante, una implacable aura impregnó el área, cubriendo todo el patio…

“¡Rango Medio Xiantian!”

Hubo un ligero cambio en la expresión de Yan Jin cuando rápidamente se puso de pie ante Mu Ru Yue, protegiéndola. Ya no contuvo su aura cuando recibió el ataque de Nangong Zi Feng.

¡Hong!

Los árboles circundantes cayeron, el polvo y la suciedad se levantaron, cubriendo el terreno.

Lo extraño fue que, a pesar de que hubo una gran conmoción, nadie de la Familia Nangong envió personas a investigar. Era muy silencioso, como si ahora fueran los únicos en toda la mansión…

La mirada de Nangong Zi Feng se dirigió a Yan Jin, vestido de negro. El frío en sus ojos se intensificó. “Mu Ru Yue, no importa si es el pasado o el presente, siempre tienes tantos hombres a tu alrededor. Inicialmente, también tenías a Bai Ze, quien te amaba de todo corazón, y tu relación con él era muy buena. ¿Cómo puede una puta como tú adquirir el profundo amor del hermano mayor? Es normal que un hombre tenga más de una esposa y varias concubinas, pero como mujer, debemos mantener una distancia de otros hombres. Ni siquiera he echado un vistazo a ningún otro hombre después de todos estos años.”

Si… si solo su hermano mayor Zi Huang hubiera aceptado acoger a una concubina, tal vez el asunto de ese año no hubiera ocurrido.

Ella no había esperado ganar la posición de la esposa principal. Ni siquiera le había importado tener la identidad de hija adoptiva. Ella solo quería servirle. ¿Por qué no estaba dispuesto a darle siquiera una mirada?.

“Diré esto de nuevo. Yo soy la prometida de Ye Wu Chen. ¿Qué tiene que ver Zi Huang conmigo? No importa lo que sucedió en el pasado, ahora soy la mujer de otro.”

La mirada de Mu Ru Yue se heló. No era que no supiera que el amor podía volver loca a la gente, pero era la primera vez que veía a alguien tan afectado al grado de Nangong Zi Feng.

Debido a su obsesión, ahora estaba sufriendo esta calamidad injustificada.

Ella ya tenía a alguien con quien quería casarse, así que no tenía intención de arrebatarle a su hermano mayor Zi Huang. Ella, Mu Ru Yue, solo necesitaba un hombre, y ese era Ye Wu Chen.

Nangong Zi Feng rió entre dientes sin alegría antes de lanzar un tiránico poder que cubría los cielos y la tierra hacia Mu Ru Yue.

¡Hong!

Entonces la mano grande de Yan Jin estaba allí, colisionando con su poder.